Posts etiquetados ‘arrepentimiento’

santa cena 2Generalmente se hace una vez al mes. Es una ceremonia sencilla y breve. El pastor casi siempre dice lo mismo.Lo cierto es que quizás estas cosas hacen que los creyentes no mediten en la importancia de la cena del Señor y pase a ser como algo rutinario, que hay que hacer apurados para terminar el culto e irnos a casa a ver el partido de fútbol o de baloncesto. 

Lo cierto es que no por sencilla, breve y periódica esta ceremonia sacramental debería ser tomada como a la ligera pues tiene profundos y ricos frutos espirituales para los creyentes los cuales quisiera compartir con los lectores de IGLESIANDO.

1).- ES UN PRIVILEGIO SER INVITADOS POR EL SEÑOR A SU MESA. 

En la ultima pascua de Jesús se instituye la cena. Una sale de la otra como una continuidad sacramental solo cambiando algunas cosas como que ya el cordero no era necesario comerlo mas pues iba a ser sacrificado una vez y para siempre. Una sale de la otra porque el Pacto es el mismo, solo cambio la forma externa del sacramento. Así tambien sucedió con la circuncisión y el bautismo. El Señor no manda a “id y haced discípulos a todas las naciones, circuncidandolos….” sino a “id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos”(Mateo 28:19). Así mismo, en el aposento alto de Jerusalem, el Señor, rodeado de sus discípulos, partió el pan y les dio, sirvió el vino y les extendió la copa pidiéndoles que hicieran eso en memoria de El (Lucas 22:19). Ya no son solo sus doce discípulos, la mesa del Señor se ha llenado de invitados por El, todos esos discípulos de todas las naciones se acercan a su mesa a participar del pan y de la copa. Ya la mesa no esta solo en Jerusalem, sino que ha sido puesta delante de todas las naciones, por lo tanto, es un privilegio que no deberíamos tener en poco, sino participar con gratitud y gozo….. ¿Con que actitud participas de la cena?

2).- LA CENA ES SEÑAL Y SELLO DE LA GRACIA DE DIOS MOSTRADA EN SU PACTO

Los sacramentos son señales externas, visibles, de la gracia de Dios. Es lo que Agustín de Hipona le llamaría en su tiempo “palabra visible”. Ellos son tambien sellos que aseguran como Dios en su liberalidad y gracia derrama esas bendiciones sobre el pueblo de su Pacto (Romanos 4:11). El sacramento de iniciación es el bautismo, el sacramento de continuidad es la cena. Por lo tanto, cada vez que la cena del Señor es servida en la Iglesia es una confirmación de la gracia del Pacto de Dios con su pueblo. Cuando tomamos la cena, entre otras cosas, estamos confirmando nuestra permanencia y continuidad en el Pacto de Dios con su pueblo. ¡Que bendición tan grande!

3).- LA CENA ES OPORTUNIDAD DE CONFESIÓN, ARREPENTIMIENTO Y RENOVACIÓN

La cena del Señor tambien nos da la oportunidad de ordenar nuestras vidas conforme a la Palabra de Dios. La Palabra nos llama a participar de ella dignamente (1 Corintios 11: 27-34) ¿que es participar dignamente? Si en la cena estamos haciendo memoria del sacrificio del Señor por el pecado no se supone que debamos participar de ella con pecados inconfesos. Entonces, es tiempo de revisar nuestras vidas y confesar todo pecado, arrepentirnos de ellos, si hay litigios o pleitos con otros, ponernos a cuentas y reconciliarnos. Muchos se cohíben de participar de la cena porque no han arreglados sus cosas, porque consideran que esa es la solución: no participar, pero esa no es la solución. No participar de la cena es una afrenta tan grande como no arrepentirnos de los pecados. Porque la cena no es opcional para el creyente, es un mandato (1 Corintios 11: 24-25), entonces, no participar de la cena es desobediencia, lo cual es pecado. ¿Cual entonces es la solución? ¡deberíamos hacer las dos cosas! Confesar, arrepentirnos y participar.

4).- LA CENA ES COMUNIÓN

En primer lugar, es comunión con nuestro Señor (1 Corintios 10:16). El nos llama a participar de su mesa porque somos sus hijos y tenemos comunión con El. En segundo lugar, comunión con el resto de nuestros hermanos de la congregación local (Hechos 2:42). En tercer lugar, comunión con el resto de nuestros hermanos alrededor del mundo, la Iglesia universal de Cristo (1 Juan 2:2).

Antes de cerrar mi escrito, creo que se imponen aquí las palabras dichas por el reformador Juan Calvino en su exposición acerca de la cena del Señor. Considero que fueron escritas con el corazón de  un pastor.

Calvino2Los frutos de la Santa Cena
      Nuestras almas pueden sacar de este sacramento gran fruto de confianza y dulzura; pues tenemos testimonio de que Jesucristo, de tal manera es incorporado a nosotros, y nosotros a Él, que todo cuanto es suyo lo podemos llamar nuestro; y todo cuanto es nuestro podemos decir que es suyo. Por eso con toda seguridad nos atrevemos a prometernos la vida eterna y que el reino de los cielos en el que Él ha entrado no puede dejar de ser nuestro, como no puede dejar de ser de Jesucristo; y, por el contrario, que no podemos ser condenados por nuestros pecados, puesto que Él nos ha absuelto de ellos, tomándolos sobre sí y queriendo que le fueran imputados, como si Él los hubiese cometido. Tal es el admirable trueque y cambio que Él, meramente por su infinita bondad, ha querido hacer con nosotros. Él, aceptando toda nuestra pobreza, nos ha transferido todas sus riquezas; tomando sobre sí nuestra flaqueza, nos ha hecho fuertes con su virtud y potencia; recibiendo en sí nuestra muerte, nos ha dado su inmortalidad; cargando con el peso de todos nuestros pecados, bajo los cuales estábamos agobiados, nos ha dado su justicia para que nos apoyemos en Él; descendiendo, a la tierra nos ha abierto el camino para llegar al cielo; haciéndose hijo del hombre, nos ha hecho a nosotros hijos de Dios.
(Juan Calvino, Institución de la Religión Cristiana, IV, XVII, 2)

Estoy seguro que la próxima vez que se sirva la cena del Señor en tu iglesia, te vas a acordar de estos 4 frutos espirituales y yo me voy a gozar con eso.

En el amor de Cristo, vuestro consiervo,

Felipe Gonzalez

Anuncios

Estaba vestido con piel de camello, y se la ataba con un grueso cinturon de cuero que se cruzaba sobre la espalda y le daba vuelta a su cintura. Su aspecto era tosco, su piel curtida por el sol, sus cabellos largos y ajenos de todo cuidado. Nadie sabia de el, solo que un dia salio asi vestido de los montes  diciendo: “arrepientanse, que el reino de los cielos se ha acerdado”. Cuando alguno le pregunto quien era, su respuesta  fue cortante: “yo solo soy  una voz que clama en el desierto.”  Era un hombre raramente vestido, de aspecto tosco y salvaje, pero era un hombre llamado por Dios. Fue preparado por Dios mismo en los montes de Judea, en los lugares desiertos, donde nadie iba. El fue separado de la gente por Dios, para despues hablarles de Dios a las gentes. No importa el atuendo, ni la apariencia de un hombre, sino lo que ese hombre dice de parte de Dios. Juan descalificaba para nuestros ‘standares’ ministeriales por su atuendo y apariencia, sin embargo, era el escogido de Dios, el cumplimiento de la profecia, el mensajero de Dios que venia delante del Mesias preparando su camino.

Juan estaba metido dentro del agua del rio Jordan bautizando a las gentes del pueblo, y mientras les bautizaba repetia una y otra vez: “arrepientanse de sus pecados…..yo les bautizo hoy en agua, pero detras de mi viene uno, al cual yo no soy digno ni de desatarle una sandalia de sus pies, el sí es poderoso, el les bautizara en Espiritu Santo y fuego”.

El bautismo de Juan ha sido parte de toda la confusion que hay en la cristiandad acerca del bautismo.

Estoy casi seguro que la gran mayoria de los que estan leyendo estas letras, en este punto de mi escrito piensan que el bautismo de Juan de alguna manera fue un bautismo diferente al bautismo que  administraron posteriormente los apostoles, y el que se administra hoy dia.

Quiero presentar a los creyentes y lectores en general algunas consideraciones acerca de este tema, porque tambien ha sido caldo de cultivo del error anabaptista del rebautismo.

EL BAUTISMO DE JUAN NO FUE  “OTRO” BAUTISMO.

No hay dos bautismos. El bautismo administrado por Juan el Bautista en el rio Jordan es el mismo bautismo que los apostoles administraron posteriormente. La unidad de la doctrina es clara: “…un Señor, una fe, un bautismo….” Efesios 4:5. Si se busca en la Biblia alguna diferencia entre el bautismo de Juan y el bautismo de los apostoles hay solo una: Juan bautizaba en el nombre del que habia de venir, y los apostoles en el nombre del que habia ya venido. No son dos bautismos, es el mismo bautismo.

Se menciona el bautismo de Juan como ‘bautismo de arrepentimiento’, ¿acaso el bautismo que administraron los apostoles y la iglesia no es un bautismo de arrepentimiento? La persona que se bautiza esta diciendo eso con el acto, que reconoce su pecado, y que se arrepiente de el. Los niños de los creyentes que son bautizados tambien se esta diciendo que ese pequeño es pecador, que necesita arrepentimiento, y que necesita la obra expiatoria de Cristo sobre el, la cual El mismo ha prometido.

Juan el Bautista salio de su anonimato para ser el precursor, el mensajero de Dios que fue enviado a preparar el camino del Señor. Juan comenzo a bautizar con agua antes que Jesus hablara del bautismo porque asi lo envio Dios. Juan anunciaba con el agua lo que hace el Espiritu Santo. ¿Donde aprendio Juan a bautizar si estaba recluido en lugares inhospitos? Creo que esto se responde con otra pregunta, ¿quien le enseño al fariseo Saulo de Tarso toda la doctrina que el pudo enseñar en sus escritos neotestamentarios? ¿Quien le enseño a Moises todo lo que tenia que hacer en el Tabernaculo, y como hacerlo? Tanto Juan el Bautista como Saulo de Tarso, como Moises recibieron lo que hicieron y enseñaron. Estuvieron en el mejor seminario, se sentaron en la mejor aula, tuvieron los mejores libros, y sobre todo, tuvieron el Mejor Maestro.

DIOS ESTABA ANUNCIANDO QUE PRONTO SE CUMPLIRIA LO QUE PROMETIO.

Muchos creyentes no logran todavia ver la gran relacion que existe entre la circuncision y el bautismo. Dios con Juan estaba anunciando que muy pronto cumpliría lo que habia prometido hacia muchos años atras. Con el agua del bautismo de Juan, Dios estaba anunciando que muy pronto iba a cumplir su promesa dicha en Deuteronomio 30:6, y por el profeta Joel.

“… el SEÑOR tu Dios CIRCUNCIDARA TU CORAZON, Y EL CORAZON DE TUS DESCENDIENTES, para que ames al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.”  Deuteronomio 30:6  LBLA.

“Y sucederá que después de esto,  derramaré mi Espíritu sobre toda carne;  y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños,  vuestros  jovenes verán visiones. Y aun sobre los siervos y las siervas  derramaré mi Espíritu en esos días.”   Joel 2: 28-29 LBLA.

Dios siempre anuncia lo que va a hacer, Noe comenzo a hacer el arca antes de enviar el diluvio; Abraham casi sacrifica a su hijo Isaac anunciando el sacrificio del Hijo de Dios, el pueblo de Israel fue liberado de la esclavitud de Egipto anunciando que el Israel de Dios (la Iglesia) iba a ser liberada de la esclavitud del pecado; Dios condujo a Israel a la Tierra Prometida anunciando que El tambien esta conduciendo y entrara a su Israel a la Jerusalem celestial.

Lo anuncio primero con el profeta Joel, y ahora con el agua del bautismo de Juan, Dios estaba anunciando lo que iba a pasar en un aposento alto el dia de Pentecostes, que el Espiritu Santo ya no vendria en ciertos momentos sobre ciertos hombres, sino que vendria sobre la iglesia universal para quedarse con ella.

AGUA PRIMERO, ESPIRITU DESPUES.

Uno de los argumentos en contra del bautismo de los niños es que en ellos primero debe ser el Espiritu luego el agua. ¿Acaso no vieron lo que hizo Juan? ¿Eran regenerados por el Espiritu Santo todos los que venian a Juan a bautizarse? ¿Acaso Juan no les estaba aclarando que aunque ese dia podian recibir el bautismo en agua de parte de el, no necesariamente eso queria decir que ellos ya tenian el  bautismo del Espiritu, ya que solo  Aquel que venia despues de el tenia la potestad de darlo o no? Juan no le nego el agua a nadie, creo que ni siquiera a los fariseos y saduceos que el mismo les grito que eran viboras huyendo del fuego. Todo el que venia a su llamado, recibia el agua, porque Juan sabia que no le tocaba a el estar discriminando quien sí, quien no. Creo que esa es una de las razones por la cual muchos quieren ver el bautismo de Juan como “otro bautismo” diferente. Si aceptan que el bautismo de Juan es el mismo bautismo administrado por los apostoles y por la iglesia, tienen que aceptar que el agua puede preceder al Espiritu sin ningun dilema doctrinal.

Los adultos se bautizan porque bajo su confesion, han sido salvos, los niños se bautizan para ser salvos. Los adultos son santos salvos, los niños son declarados por Dios, santos para ser salvos. (1Corintios 7: 14).

DIOS NUNCA SE HA OLVIDADO DE LOS HIJOS DE SUS HIJOS.

Es interesante ver como nosotros hemos quitado lo que Dios ha puesto. Hemos desechado lo que Dios ha tenido en cuenta. Hemos menospreciado lo que Dios ha tenido en gran estima. Hemos falseado lo que Dios ha dicho en verdad.

Desde Abraham, Dios esta diciendo que su Pacto es CON ABRAHAM Y SUS DESCENDIENTES, (Genesis 17:7) Dios prometio a Abraham ser su Dios y el de sus descendientes, y lo ha repetido muchas veces para que lo oigamos, pero no lo escuchamos.

Lo ha dicho a traves de sus profetas y sus apostoles lo confirmaron:

“… el SEÑOR tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para que ames al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.”  Deuteronomio 30:6 LBLA.

“No trabajarán en vano,   ni darán a luz para desgracia,  porque son la simiente de los benditos del SEÑOR,  ellos, y sus vástagos con ellos.”  Isaias 65: 23 LBLA

“Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame.”  Hechos 2:39 LBLA.

El bautismo en agua de los hijos de los creyentes no es otra cosa que la confirmacion en fe de lo que Dios mismo ha prometido en Su Palabra:

“Sábelo bien: el Señor tu Dios es Dios, el Dios fiel que cumple con su pacto y su misericordia con aquellos que lo aman y cumplen sus mandamientos, hasta mil generaciones…”  Deuteronomio 7:9  RVC.

“Nunca se olvida de su pacto, de la palabra que dictó para mil generaciones.” 1Cronicas 16:15 RVC.

“Nunca se olvida de su pacto, de la palabra que dictó para mil generaciones.”  Salmo 105:8 RVC.

Dios mismo puso la señal de su Pacto en el cuerpo de los descendientes de Abraham, eso no ha cambiado, Dios quiere que sigamos poniendo la señal de su Pacto sobre el cuerpo de nuestros hijos. El es quien pone sus hijos en nuestra descendencia, y en virtud de eso, su promesa es sellada en ellos con el agua.

Dios lo ha dicho, pero nosotros hemos escuchado otras explicaciones, y hemos decidido creerle a ellos antes que a Dios. Hemos rechazado el bautismo de nuestros hijos alegando cientos de argumentos los cuales todos son vanos y se derrumban ante la promesa de Dios, pero hemos insistido en seguir levantando la pared que Dios ha derribado. 
No dudo del amor a Dios de muchos creyentes, pero lo que si queda claro es que no siempre le creemos a todo lo que ha dicho, y hemos desconfiado de Aquel  que nombra las cosas que no son, como si fuesen. 

¿DISCIPULOS REBAUTIZADOS POR PABLO?

Y aconteció que mientras Apolos estaba en Corinto, Pablo, habiendo recorrido las regiones superiores, llegó a Efeso y encontró a algunos discípulos, y les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le respondieron: No, ni siquiera hemos oído si hay un Espíritu Santo. Entonces él dijo: ¿En qué bautismo, pues, fuisteis bautizados? Ellos contestaron: En el bautismo de Juan. Y Pablo dijo: Juan bautizó con el bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyeran en aquel que vendría después de él, es decir, en Jesús. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y cuando Pablo les impuso las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo, y hablaban en lenguas y profetizaban. Eran en total unos doce hombres.”  Hechos 19: 1-7 LBLA

Este texto fue el estandarte de los anabaptistas para justificar el rebautismo de creyentes, y sigue siendo el preferido de los que promueven el rebautismo. Segun sus argumentos, Pablo aqui rebautizo a estos discipulos que ya estaban bautizados. Al menos estos rebautizadores admiten que el bautismo de Juan era el mismo bautismo que administraban los apostoles, pero ese punto que obtienen a favor lo pierden cuando dicen que aqui hubo un rebautismo.

Estos discipulos del texto NO FUERON REBAUTIZADOS EN AGUA. Pablo no los bautizo en agua de nuevo, SINO QUE ESTOS DISCIPULOS MANIFESTARON LA EVIDENCIA MILAGROSA DE LA PRESENCIA DEL ESPIRITU SANTO DE LA MISMA FORMA QUE LOS DISCIPULOS DEL APOSENTO ALTO, HECHO QUE VARIAS VECES EN EL N.T SE LE LLAMA “BAUTISMO DEL ESPIRITU” (leer tambien Hechos 11: 15-16 LBLA). El mismo apostol que escribio “….un Señor, una fe, un bautismo….” no puede estar aqui rebautizando discipulos, porque el bautismo es uno solo, y es administrado una sola vez. El Espiritu Santo ese dia manifesto en aquellos 12, lo que habia manifestado antes en los 120.

¿NO SABIAN QUE HABIA UN ESPIRITU SANTO?

Algunos interpretan este texto aduciendo que estos discipulos  no sabian de la existencia del Espiritu Santo, lo cual es inverosimil. Primero, eran judios en cuyas escrituras abundan las menciones y referencias al Espiritu Santo de Yahve. Segundo, el mismo bautismo de Juan, el cual ya ellos habian recibido, hablaba del Espiritu Santo. Tercero, la construccion gramatical del griego en este texto nos anuncia que ellos no estaban diciendo que no sabian de la existencia del Espiritu Santo, SINO QUE ELLOS NO CONOCIAN QUE EL ESPIRITU SANTO SE DERRAMO, O SE DERRAMABA SOBRE LOS CREYENTES. Estos discipulos no habian echo la conexion doctrinal entre la figura del agua y la realidad del Espiritu.

Pablo los ubico rapidamente en la doctrina: ‘¿Recibieron ustedes al Espiritu Santo cuando creyeron? –  NO, NOSOTROS NO SABEMOS QUE SE RECIBE ALGO DEL ESPIRITU SANTO CUANDO SE CREE. –  Eso fue lo que quisieron decir esos creyentes de Efeso. – ¿Fueron ustedes bautizados ya, con cual bautismo entonces? –  Con el bautismo de Juan. – Ah, ese es el bautismo del agua del arrepentimiento CON EL CUAL JUAN LE ANUNCIABA AL PUEBLO QUE VENIA UNO DESPUES DE EL BAUTIZANDO CON ESPIRITU SANTO Y FUEGO –  (¿notan como el mismo Pablo vuelve a repetir lo que anunciaba Juan?) Acto seguido aquellos efesios manifestaron el mismo poder milagroso del Espiritu Santo, y al imponer Pablo sus manos sobre ellos se vieron las mismas señales de Pentecostes, anunciando que ERA EL MISMO ESPIRITU. Al manifestarse en aquellos discipulos las mismas señales que se vieron en los creyentes del aposento alto, se daba a entender que HABIAN RECIBIDO EL MISMO ESPIRITU.

El bautismo en agua antes de Cristo, y el anuncio de Juan dejaba claro que el ministro del Espiritu es Cristo. PERO NO VENIA A SERLO, SINO PORQUE SIEMPRE LO HA SIDO. Una vez que vino Cristo, el agua sigue anunciando al mundo que el Espiritu Santo HA SIDO DERRAMADO (adultos, credobautismo) O QUE SERA DERRAMADO CUANDO DIOS ASI LO QUIERA (niños, paidobautismo). El agua siempre es confirmacion, y anuncio del Espiritu. Juan el Bautista fue ministro del agua, al igual que todos los ministros que hoy dia bautizan a los fieles, y a sus hijos. Hay un solo ministro del Espiritu y ese es Jesus el Cristo. Son muchos los ministros del agua que anuncian y confirman la obra del Espiritu, pero es uno solo quien da el Espiritu Santo, para que asi la unidad de la fe y de la Escritura quede confirmada, “un cuerpo, y un Espiritu […]un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.”

CONCLUYENDO

La doctrina es clara, no hay dos bautismos, como tampoco hay rebautismo, como tambien el agua puede preceder al Espiritu. De hecho es lo que sucede cuando un adulto es bautizado en agua, diciendo que cree, sin embargo, no se ha operado en el la regeneracion del Espiritu. Cuando esto ocurre, ese adulto recibio primero el agua, luego el Espiritu. ¿Como entonces alguien puede argumentar en contra de que los niños no pueden ser bautizados en agua primero para despues recibir el Espiritu?

Siempre ha estado delante de nuestras narices, pero la explicacion anabaptista lo ha ensombrecido para que no lo veamos, y le hemos creido a ellos antes que a Dios.

El hombre tosco y salvaje, vestido de piel de camello salio del agua del Jordan, y regreso a sus lugares inhospitos. Pero volvia a salir una y otra vez diciendo lo mismo: “arrepientanse, el reino de los cielos se ha acerdado”, y bautizaba en agua a todo el que venia respondiendo a su llamado.  Ese bautismo en agua, le anunciaba a la gente lo que hace el Espiritu. Asi sucede con aquellos que somos llamados por Dios a decir lo que El quiere decir, no importa nuestra apariencia, ni nuestra calificacion, Dios nos ha preparado para decir lo que El quiere decir. Esto cuenta para la proxima vez que escuches a un hombre, que no califica para los ‘standares’ oficiales, decir cosas en nombre de Dios.

“He aquí, yo envío a mi mensajero, y él preparará el camino delante de mí.”    Malaquias 3:1 LBLA

Pero, ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y uno que es más que un profeta.  Este es de quien está escrito:  “HE AQUI, YO ENVIO MI MENSAJERO DELANTE DE TU FAZ,   QUIEN PREPARARA TU CAMINO DELANTE DE TI.”  Mateo 11: 9-10 LBLA

He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del SEÑOR, día grande y terrible.”  Malaquias 4:5 LBLA.

“Y sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué, pues, dicen los escribas que Elías debe venir primero? Y respondiendo El, dijo: Elías ciertamente viene, y restaurará todas las cosas; pero yo os digo que Elías ya vino y no lo reconocieron, sino que le hicieron todo lo que quisieron. Así también el Hijo del Hombre va a padecer a manos de ellos. Entonces los discípulos entendieron que les había hablado de Juan el Bautista.”  Mateo 17: 10-13 LBLA.

SOLI DEO GLORIA!!