Posts etiquetados ‘huracán Irma’

Hay huellas, cicatrices y marcas. Las huellas están frente a nosotros. Las cicatrices quedan en nuestro cuerpo. Las marcas quedan en nuestra alma. Hay personas que nos dejan huellas, marcas y cicatrices. Hay algunas que quedan en nuestra memoria, otras no se van de la mente nunca. El huracán Irma dejo su huella a su paso, dejó cicatrices y tambien marcas en todos los que sufrimos su embate. Cientos de árboles derribados, líneas eléctricas colapsadas, vías cerradas, techos destruidos, autos aplastados por árboles, botes dentro de la ciudad porque las olas y el viento los movieron de su lugar adecuado. Varios muertos, muchos heridos, inundación, destrucción y muerte. Cientos de personas con más de 5 días sin fluido eléctrico. Cientos de personas en apenas 18 horas vieron retroceder sus vidas mas de 15 años porque todo lo perdieron. San Martin, Barbuda, Cuba, Sur y Centro de Florida fueron las víctimas de este poderoso huracán de nombre “Irma”. Estas fueron sus huellas.

El cuerpo de emergencia de los hospitales con muchos pacientes heridos de machete, de sierras, heridas de clavos en sus pies, picaduras de arañas u otros insectos, golpes en la cabeza. Esas fueron las cicatrices.

No me interesan ni las huellas ni las cicatrices del huracán Irma. Seran historia. Temprano o más tarde pasarán o serán casi imperceptibles. Me interesa analizar las marcas que quedaron en nuestras almas. Irma nos tocó con sus vientos y nos zarandeo nuestra alma tambien.

  1. Nos enseno cual fragiles somos frente al Creador y su creacion. Ante toda la tecnologia humana, los vientos se impusieron, dejandonos saber que Dios aun esta en control de todo, aun de nuestras vidas.
  2.  Nos enseno cuan apegados estamos a las cosas materiales. Nos desesperamos, nos angustiamos, nos preocupamos por lo que nos podia destruir el huracan. Nos dejo ver que casi no podemos vivir ya sin electricidad, sin electronicos, sin television y cable.
  3. Nos enseno a amar a nuestro projimo. Hay vecinos que no se hablaban por anos. Luego del huracan, se saludaron, se hablaron, e inclusive, trabajaron juntos para ayudar a otros en la limpieza y organizacion de las casas y calles del vecindario.
  4. Nos enseno a los cristianos a comprender mas profundamente la importancia del Pacto de Dios con su pueblo. He escuchado ya varias anecdotas de como las casas de los cristianos fueron minimamente danadas o casi sin dano alguno. Conozco un caso de que en ese vecindario la unica casa que no fue danada fue la de un miembro de nuestra iglesia, todas las demas fueron voladas. Quiero citar aqui las palabras del profeta Isaias:

Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti.  (Isaias 54:10)

¿Creemos eso, o es solo para leerlo en la Iglesia?

5. Nos dejó ver el egoísmo y la maldad del hombre, aun en los peores momentos de crisis. Acaparadores de alimentos sin pensar en los demás. Estafadores haciéndose pasar por inspectores de la ciudad, saqueadores y ladrones despojando tiendas aprovechando que el viento rompió sus puertas.

6. Vecinos compartiendo comidas, electricidad de generadores portátiles, cortando árboles, despejando calles.

7. Iglesias ayudando a sus miembros y a la comunidad.

8. El país ha sido tocado dos veces en menos de un mes por dos poderosos huracanes. Son avisos de Dios para que los hombres levanten sus ojos al cielo y se despeguen de sus pecados. Ahora, después de la tormenta, hay oportunidad. Viene un dia conforme a las Escrituras, en que Dios va a juzgar este mundo (Hechos 17:31), ese dia no habrá más oportunidad. Hoy hubo muchos refugios donde las personas se guarecieron de la tormenta. El único refugio el día del juicio será Cristo. No habrá otro lugar donde esconderse de la ira de Dios. Pero ahora y hoy es el tiempo de salvación, no se puede esperar ese dia, porque ese dia no se sabe cuando sera. La tormenta tuvo un pronóstico bastante acertado, pero el dia grande y temible de Jehova será sin avisar, como ladron en la noche. Aun hoy es el tiempo aceptable, aun hoy es el dia de salvacion.

9. El huracán Irma suena como a transgénero. “Huracán” es masculino e Irma es nombre femenino. Esta conforme a los tiempos que se viven hoy en que los hombres creen que pueden cambiarse el género con el cual nacieron. Creen que pueden más que Dios y esta demostrado con Irma que no es así. Es un aviso del Creador, el cual nos hizo hembra y varon. No hay mas.

Estas son marcas de Irma. No son todas, quizas haya mas, pero para mi es suficiente.

Hay muchos que solo les preocupaba pasar la tormenta. Luego del susto siguen la misma vida que llevaban antes. Con otros no sera igual. Analizaran, meditaran en todo lo acontecido y haran sus ajustes. Hablo aun de cristianos, no estamos exentos. A veces tenemos que ser sacudidos para que despertemos del letargo en que el pecado y la sociedad nos sumerge olvidando que nuestra vida está escondida con Cristo en Dios y que las cosas materiales no significan para nada, por muy valiosas que parezcan ser.

No se si este proximo domingo, dia del Senor, los hombres detendrán sus sierras, machetes, podadoras, y acudiran a las iglesias a darle gracias a Dios, junto a los demas, por estar vivos despues del huracan. No se lo que otros haran. Yo y mi casa si iremos.

En Cristo hay huellas, cicatrices y marcas. Sus huellas están en su revelación general (la Creación) y en su revelación especial (la Biblia). Sus marcas están en todos los creyentes, por su gracia, por medio de la fe, somos justificados, santificados y adoptados en la familia de Dios. Sus cicatrices están en sus manos y pies, recordándonos su sumo sacrificio.

Irma me dejo una cicatriz. Sufrí una herida en mi pierna, irónicamente, en forma de I, como de “Irma”. Yo me acordare de Irma cada vez que vea la cicatriz, pero no de su caos y destrucción, sino del poder y la fidelidad de mi Padre celestial, el cual nos protegió, en medio de los vientos.

Anuncios
Irma3El rumbo de Irma no lo tienen los vientos, ni las aguas calientes del océano, ni la confluencia de las corrientes marítimas, ni la influencia de la luna, lo tiene el Dios Altísimo, el creador de los vientos y el mar, grande en misericordia y temible en juicio. El rumbo de Irma tiene su propósito soberano y se va a cumplir. El protegerá y sostendrá a su pueblo en medio de la tormenta, porque El mira al Pacto y al pueblo de su Pacto. Así como sucedió en Egipto con las casas de los hebreos, así hoy y así sera siempre, hasta su 2da. venida en gloria, poder y majestad.
Los cristianos que todavía no entienden muy bien lo que le dijo Pablo al centurion romano Cornelio y al carcelero de Filipos, (Hechos 11: 14 y Hechos 16:31) «seras salvo tu y tu casa» tiene que ver con esto. La salvación es eterna, pero tiene implicaciones para el aquí y ahora. No solo seremos salvos, sino que somos salvos hoy y eso implica que Dios nos libra aquí y ahora, no solo al creyente, sino a toda su casa, aunque no lo sean aun, por causa de su Pacto y sus promesas. Hay versiones bíblicas antiguas que traducen SALVACIÓN como SALUD (Reina-Valera Antigua). Hay cristianos que se han alejado de la doctrina del Pacto de Dios por prestar oído a doctrinas ajenas al Pacto de Dios y su correcto entendimiento. Mis hijos no heredan mi salvación, sino que son declarados por Dios, como HERENCIA SUYA (Salmo 127:3) y como SANTOS consagrados a El (1 Corintios 7:14) y su salvación esta en sus manos como la de todos. No me toca a mi discutir cosas que Dios no quiere discutir, sino quiere que le obedezcamos con fe.
Cuando Dios revelo el Pacto de Gracia a Abraham, no le dijo: «en ti serán benditos todos los individuos de la tierra», sino que la promesa del Altísimo fue, «en ti serán benditas, todas las familias de la tierra» (Genesis 12:3 y Hechos 3:25). Dios mira al Pacto y a la familia del Pacto. Así fue, así es, y así sera siempre, hasta su venida. Hemos sido llamados para obedecer y creer, no para desobedecer y dudar (1 Pedro 1:2), mucho menos para discutir con Dios. Si mi esposa y yo somos cristianos, mis hijos y toda mi casa están comprendidos bajo las promesas del Pacto de Dios. La sangre del cordero de la Pascua en Egipto fue ordenada por Dios ser pintadas las puertas, las columnas y los dinteles de los hogares de los hebreos (Exodo 12). Dios no mando a ponerla sobre los individuos que creían solamente, sino sobre toda la casa. Esa noche, los hebreos fueron salvos del angel destructor. ¡Esa noche! El Evangelio es poder para salvación (Romanos 1:16), quiere decir mucho mas que salvación eterna. Por no comprender eso, muchos creyentes viven angustiados hoy a cada paso, porque solo ven su salvación en el futuro.
Irma, Katia, Jose, Andrew, Gilberto, los huracanes, los terremotos, son mensajeros de juicio y advertencia de oportunidad de parte de Dios a la vez (Salmo 104:4). Llegara el día en que no habrá mas advertencia, solo juicio. La advertencia es la misma desde el principio: «arrepiéntanse de sus pecados y huyan de la ira de Dios», pero «huir» no es viajar a otro país, no es irse a otro estado, no es esconderse en una cueva, ni subirse a un edificio fuerte, huir es ir a Cristo que es el único refugio contra la ira de Dios. Hay un huracán mas fuerte que todos los huracanes, y este se llama, LA IRA DE DIOS.
Cristo es el Salvador, y Cristo nos salva de Dios. ¿No habías leído eso? Pues léelo de nuevo, ¡CRISTO NOS SALVA DE DIOS! El día que se desate la ira de Dios sobre el mundo, sera como el poder de 1000 huracanes juntos. Ese día no habrá aviso. No habrá pronósticos, no habrá días para prepararse. Viene como ladrón en la noche. Sin avisar.
Dios protegió y guió a su pueblo en el pasado, con una columna de fuego les guió, con una columna de nubes los protegió del sol abrazador en el desierto. Los hizo beber agua fresca de una roca. Les dio a comer pan y carne.  Los protegió de los vientos y les proveyó alimento. Así seguirá sucediendo, porque es el mismo Dios y el mismo Pacto. El con una mano guía los vientos conforme a su propósito y con la otra protege a su pueblo del azote.
El mensaje y el refugio es el mismo. No ha cambiado. Esta vigente hoy tal como el día que fue dicho:
«Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio…..[…]……. esperando de los cielos a Su Hijo, al cual resucitó de entre los muertos, es decir, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.»
(Marcos 1: 14-15 y 1 Tesalonicenses 1: 9-10)
Noten el tiempo del verbo LIBRAR. Esta en presente activo. Hoy nos libra y ese día, nos librara tambien. A El sea la gloria!
PUEBLO DEL PACTO, CONFÍA EN TU DIOS! FAMILIA DEL PACTO, CONFÍA EN TU DIOS!
Y LOS QUE NO ESTÁN EN CRISTO, ¡HUYAN DE LA IRA VENIDERA, CORRAN A CRISTO Y REFÚGIENSE EN EL!

irma2Mientras escribo estas letras, escucho a cada momento, por todos los medios, las opiniones de los expertos y los pronósticos. No se habla en Miami de otra cosa que del huracán Irma. ¡Ni siquiera se habla de Donald Trump! Se avecina un huracán, categoría 5, la mayor de la escala Zaphir-Simpson, con vientos que superan las 180 millas por hora. Según las estadísticas, el huracán mas grande y mas poderoso de la historia de los huracanes en esta parte del Atlántico. Se llama Irma. Es un nombre de origen germánico, que significa “que se consagra a Dios” o “aquella con gran fortaleza”. Lo de consagrada a Dios tiene mucha tela para hablar de eso. Lo de gran fortaleza es cierto. Es una tormenta con gran fortaleza. El significado del nombre da para pensar un poco, pero no es mi propósito eso ahora, sino pensar sobre estos desastres naturales como una muestra, un atisbo, un adelanto de los juicios de Dios sobre los hombres y los países, y a la vez analizar la actitud del pueblo de Dios en medio de estos desastres.

Los desastres naturales no son casuales. Son parte de los juicios providenciales de Dios en la tierra. Leamos lo que dice Eliu, uno de los amigos de Job…

«He aquí, Dios es grande, y nosotros no le conocemos,
Ni se puede seguir la huella de sus años.

El atrae las gotas de las aguas,
Al transformarse el vapor en lluvia,

La cual destilan las nubes,
Goteando en abundancia sobre los hombres.

¿Quién podrá comprender la extensión de las nubes,
Y el sonido estrepitoso de su morada?

He aquí que sobre él extiende su luz,
Y cobija con ella las profundidades del mar.

Bien que por esos medios castiga a los pueblos,
A la multitud él da sustento.

Con las nubes encubre la luz,
Y le manda no brillar, interponiendo aquéllas.

El trueno declara su indignación,
Y la tempestad proclama su ira contra la iniquidad.» (Job 36: 26-33)

 

«Asimismo por sus designios se revuelven las nubes en derredor,
Para hacer sobre la faz del mundo,
En la tierra, lo que él les mande.

Unas veces por azote, otras por causa de su tierra,
Otras por misericordia las hará venir.» (Job 37: 12-13)

 

Paradojicamente, el  hombre le teme a los desastres naturales y no le teme al Dios Santo. Se aterra ante una tormenta y no le importa pecar contra Dios y sus mandamientos, por cuya causa vienen estos desastres, cuando desborda la paciencia de Dios. Hace muchos años que el liberalismo, en varios de sus diferentes rostros, atenta contra los cimientos cristianos de E.U.A. El aborto y el matrimonio homosexual son los caballos de batalla que hoy abundan en este país. El aborto es un desafío asesino sobre la vida que proviene del Creador. El matrimonio homosexual es un ataque al diseño de Dios para la familia. En las escuelas se enseña la evolución y no la creación. La oración se quito para no ofender a otros credos. El Evangelio es usado por una banda de ladrones y delincuentes como fuente de ganancias, despojando en nombre de Dios a la gente del dinero de sus familias que han ganado honestamente. La copa de la paciencia de Dios se rebosa a menudo con estas cosas y El descarga sus juicios providencialmente sobre los hombres por causa de sus iniquidades.

Estoy completamente seguro que Irma es mensajera de los juicios de Dios para esta parte de E.U.A, los hombres, solo piensan en pasar la tormenta, pero no se detienen a pensar en el motivo de la tormenta.

¿Que deben hacer los cristianos en medio de estos desastres providenciales de parte de Dios? ¡Seguir confiando en Dios! Estar tranquilos, confiados en que Dios mira al pueblo de su Pacto. No nos sacara de la tormenta, sino que con poder nos protegerá en medio de ella. El mismo poder que hizo que Irma se formara como un poderoso huracán, es el que nos librara de ser dañados por ella.

Busca tu Biblia, ábrela en Éxodo capitulo 12, y antes de seguir leyendo mi escrito, lee ese capitulo, luego vuelve conmigo. Las casas de los hebreos no fueron tocadas por el angel de la muerte que voló sobre Egipto matando a todos los primogénitos. La sangre del cordero pascual, mandada a poner por Dios en los dinteles y columnas de las puertas hizo que pasara de largo el destructor. Así mismo ha pasado y seguirá pasando con los hijos de Dios, porque es el mismo Dios y el Pacto con su pueblo no ha caducado. Cristo, nuestra Pascua, ya fue sacrificada por nosotros (1 Corintios 5:7) su sangre ya fue puesta a nuestro favor. Si sobre nuestros corazones su sangre fue derramada, ¡cuanto mas sobre nuestros hogares! Hoy quizás para muchos que dudan o que no lo creen, cobren valor las palabras del apóstol Pablo al carcelero de Filipos: «SERAS SALVO TU Y TU CASA»

Aun con esa demostración del poder y la protección de Dios sobre su pueblo, hay cristianos angustiados, preocupados, temerosos, alterados, huyendo hacia otros lugares porque tienen miedo de Irma. Los cristianos no debemos temer a Irma, sino confiar en el poder de Dios y en sus fieles promesas para con el pueblo de su Pacto.

Hoy hay pastores huyendo hacia otras ciudades dejando a sus congregaciones detrás porque temen a Irma. No juzgo mas alla. Si ellos decidieron huir de Irma, yo quiero ver el poder de mi Dios en Irma. Confío en las promesas de un Dios fiel y justo que no ha llamado a sus hijos para juicio, sino para alcanzar salvación en Cristo Jesus. (1Tes. 5:9)

¿Que ha de hacer el justo, como deben pensar, como deben hablar? Esa pregunta ya fue respondida hace siglos por el rey David, inspirado por el Espíritu Santo dijo lo siguiente:

«En Jehová he confiado;
    ¿Cómo decís a mi alma,
    Que escape al monte cual ave?

Porque he aquí, los malos tienden el arco,
Disponen sus saetas sobre la cuerda,
Para asaetear en oculto a los rectos de corazón.

Si fueren destruidos los fundamentos,
¿Qué ha de hacer el justo?

Jehová está en su santo templo;
Jehová tiene en el cielo su trono;
Sus ojos ven, sus párpados examinan a los hijos de los hombres.

Jehová prueba al justo;
Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.

Sobre los malos hará llover calamidades;
Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.

Porque Jehová es justo, y ama la justicia;
El hombre recto mirará su rostro.» (Salmo 11)

 

Dios no nos libra de Irma, sino que nos librara en Irma. A El sea la gloria y la honra por siempre.