fireAntiguo no quiere decir viejo. “Viejo” se usa casi siempre como sinonimo de “atrasado”, “obsoleto” “inservible”. Muchas cosas antiguas nunca pierden su valor, por eso vayamos al Antiguo Testamento: “Hablo aun Jehova a Moises diciendo,……el fuego encendido sobre el altar no se apagara, sino que el sacerdote pondra en el leña cada mañana……el fuego ardera continuamente en el altar, no se apagara.”

Continuemos leyento el Antiguo….no el viejo,

“Hablo Jehova a Moises diciendo: manda a los hijos de Israel que te traigan para el alumbrado aceite puro de olivas machacadas, para hacer arder las lamparas continuamente.”

Ahora, veamos que dice Jesus en el Nuevo, que no es tan nuevo, pero nunca llegara a ser viejo……..

“…esten preparados, vestidos y sus lamparas encendidas…..”

El fuego del altar nunca se podia apagar. Era tarea del sacerdote mantener el fuego ardiendo. No era necesario un gran fuego, solo mantener la llama encendida. Los sacerdotes tambien tenian que mantener las lamparas de aceite del alumbrado constantemente encendidas, no se podian apagar. El fuego de las lamparas no se podia apagar. Jesus recoge el mensaje de estos mandamientos para decirnos que mantengamos nuestras lamparas encendidas y estemos preparados para su regreso. Esa debe ser nuestra actitud. Hoy dia hay multitud de cosas que pueden apagar el fuego del Señor en nosotros, pero si conocemos esta peticion de nuestro Señor vamos a estar preparados. Puedes estar atravesando cualquier situacion en tu vida que tiende a apagar el fuego del Señor en tu corazon, no lo permitas. No importa que no puedas estar en la plataforma, si estas en el banco mantente ardiendo, eso es lo que quiere el Señor. El es quien pone en la plataforma y quita de la plataforma. No permitas que nada ni nadie te apague.

Mi herman@, en Cristo, no permitas que nada ni nadie apague el fuego del Señor en ti. Manten ese fuego ardiendo. No tienes que tener una gran llama, ni mirar si otro tiene una lampara mas bonita que la tuya, un altar mas sofisticado, y una llama mas alta. Tu deber es mantener el fuego del Señor ardiendo en tu corazon. Dios no te ha pedido nunca que seas exitos@, pero si que seas fiel. Mantente encendid@. Tu mente encendida. Tu corazon encendido. Listos para El.

Tu corazon es un altar. Tu mente es una lampara. En el altar se ofrenda a Dios. La lampara alumbra tu vida. Que tu corazon sea un altar de constantes sacrificios de alabanza, con las mejores ofrendas. Que tu mente simpre este alumbrando tu vida, disipando las tinieblas del error. No permitas que el fuego del Señor se apague en ninguna de las dos.

Dios te bendiga, es un mensaje que Dios me dio para ti.

En el amor de Cristo, vuestro siervo y hermano,

FELIPE.

Anuncios