El ejercito boliviano disparo contra la gente indefensa tratando de luchar contra la oposicion. Entre los dos “bandos” se encontraba Luis Antonio Rivero, un pastor evangelico que trataba de mediar para que no hubiera violencia. Fue impactado por los disparos con su Biblia en la mano y acompañado por un grupo de su congregacion. La reaccion evangelica boliviana por el asesinato del pastor Rivero termino logrando un acuerdo pacifico entre las partes beligerantes. La sangre del pastor Rivero no fue derramada en vano. Los martires de la fe, no se acaban. ¿Estariamos dispuestos a dar la vida si es necesario por el evangelio?

Para leer toda la informacion del suceso, hagan click AQUI.

Anuncios