corredoresFue el titulo del mensaje de la Palabra de hoy abril 26 en la Iglesia Bautista Coral Park Kendall. El pastor Guillermo Hernadez fue usado por Dios como instrumento para llegar a nuestras vidas. Aqui estan algunas notas de su mensaje mezcladas con otras que Dios puso en nuestra mente meditando en el tema y el texto biblico. Con el deseo que pueda ser de bendicion a otros, que Dios pueda hablarles como nos hablo a nosotros, las compartimos hoy. Todos somos corredores en la carrera cristiana.

Texto biblico: Hebreos 12:1-2

1.- El ministerio de despojarnos.

– El texto biblico separa dos cosas: el peso, y el pecado que nos asedia. Hay  cosas en tu vida que no son pecado, pero te pesan para correr. Tienes que definir en tu vida lo que te esta pesando para correr. ¿Que es lo que te pesa hoy en tu vida que no te deja correr? Si estas cargando maletas de mas, aligera tu equipaje. ¿Como definir lo que debes echar a un lado o cual “maleta” dejar? Precisamente, lo que te impida correr.

– El pecado no va a dejar de asediarte. Siempre esta ahi, a la puerta. Despojarte de el es no prestarle atencion. Ya tu moriste al pecado, no se puede enseñorear de ti. Somos libres de la culpa y del castigo por el pecado….pero no todavia  de su presencia.

– Hazlo tu mismo. El texto nos exhorta a despojarnos nosotros mismos. Nadie vendra a hacerlo por ti. Estamos acostumbrados a que otros vengan en nuestro auxilio. El texto biblico nos pide que despojarnos…. lo tenemos que hacer nosotros mismos.

Ilustracion: Cuando hace poco un avion tuvo que acuatizar de emergencia en el rio Hudson, ningun pasajero en ese momento se acordo de sus maletas, ni de reclamar sus pertenencias. Hubo una razon muy grande que les hizo “despojarse” de esa preocupacion: el conservar la vida y salir vivos de aquel accidente. Aplicalo a tu vida espiritual.

2.- Correr con paciencia

– nos vamos a cansar en la carrera y necesitamos que alguien nos de palabras de aliento para no pararnos. Habra momentos duros, de debilidad, faltas personales, donde la carrera casi se detiene, es el momento que vengan otros corredores a darnos animo. ¿lo has hecho con otros? ¿otros lo han hecho contigo?

– Revisa tus motivaciones para correr la carrera. ¿Cual es la meta?

– No hay nada mas frustrante para un deportista que anotar un gol en la misma porteria, o meter el balon en la propia cesta. Es el lugar equivocado. Chequeate porque puedes estar corriendo en direccion contraria. A veces piensas que llevas tremenda ventaja de los demas corredores, que te has quedado solo….y en realidad es que vas en sentido contrario.

– La carrera es personal. Nadie puede correr por ti. No puedes culpar a otros de no mantenerte en la carrera. Podemos recibir ayuda de pastores, hermanos, consejeros, pero somos personalmente responsables de mantenernos corriendo hacia la meta. No puedes echarle la culpa a nadie por no correr.

Conclusion y aplicacion personal:

Muchas veces se confunde la carrera cristiana con la salvacion. Se interpreta que si dejas la carrera cristiana es que perdiste la salvacion….esa idea arminiana tenebrosa que tiene a muchos cristianos dudando constantemente si son salvos o no. NADA DE ESO……NUESTRA SALVACION ESTA ASEGURADA EN CRISTO, PERO SOMOS RESPONSABLES DE MANTENERNOS EN LA PISTA CORRIENDO LA CARRERA CRISTIANA. PUEDES QUEDARTE EN CASA, SENTADO COMODAMENTE VIENDO PASAR LA VIDA, Y OYENDO EL TIC-TAC DEL RELOJ…..IGUAL VAS A SER SALVO, Y VAS A ESTAR EN LA PRESENCIA DEL SEÑOR……PERO VAS A PERDER EL GOZO DE HABER SERVIDO CON GRATITUD A TU SEÑOR QUE DIO SU VIDA POR TI, NO HAY MOTIVO MAS GRANDE QUE ESE PARA MANTENERNOS CORRIENDO. Recuerda que hemos sido llamados para “…llevar fruto”, y el fruto se tiene, corriendo.

No importan los obstaculos, no importa el dolor, el sufrimiento o el desanimo  que otros puedan ocasionarte, mantente corriendo, unas veces mas rapido, otras mas despacio……pero mantente corriendo. Si por cualquier razon que ahora no entiendes termino tu tiempo, o servicio en una congregacion….no te quedes ahi parado tratando de buscar una explicacion……dejale las explicaciones a Dios en Su tiempo, y tu…..¡vuelve a la pista corredor!…¡¡¡mantente corriendo!!!, pidele al Señor te muestre otro lugar donde puedas servir y adorar a tu Rey como El lo merece, y pronto veras la respuesta.

Anuncios