LeviatanLa mayoria de los comentaristas biblicos estan de acuerdo que el Leviatan que es descrito en Job 41 fue una especie de antepasado del cocodrilo actual. Un mounstruo marino de aspecto feroz y con una fortaleza increible. La descripcion no la hace Job sino el mismo Dios, en este dialogo inusual que nos aparece en ese maravilloso libro. Dios tenia un proposito con esta descripcion, y no solo el mensaje fue para Job en su momento, sino que trasciende el velo de la Historia y llega hasta nosotros para decirnos algo que el hombre olvida con la caida de las hojas del almanaque.

Les invito a tomar asiento unos minutos, y leer Job 41, pueden hacerlo AQUI.

La descripcion que hace Dios de ese mounstruo marino antepasado del cocodrilo es bien detallada. La cabeza, los dientes, la piel como una coraza, su aspecto fisico, su fuerza, y sobre todo….su indomabilidad.

La pregunta a la cual quiero llamar la atencion es a la que aparece repartida en los versos 10 y 11:

“¿Quien podra permanecer delante de mi?…porque, ¿quien me ha dado a mi primero para que yo restituya? ¡Todo lo que hay debajo del cielo, es mio!”

Vivimos en un mundo cristiano donde muchos proyectan una imagen de Dios a los pecadores completamente falsa. El dios que se predica en muchos pulpitos hoy dia, o del cual a veces se conversa en encuentros casuales, es un dios que es un monigote del hombre, es una mascota para jugar con ella, o para ponerla donde querramos. Un dios domesticado a los antojos del hombre y para cumplir sus caprichos. La Palabra de Dios ya no es respetada, sino que cada dia mas es cuestionada, y es tomada como una alternativa entre muchas. La rebeldia que impera a todos los niveles en contra de la autoridad llega hasta la sujecion que debemos tener los cristianos a Dios y a Su Palabra.

Dios le dibujo a Job la imagen del Leviatan, un animal fuerte, a quien no se podia pescar al antojo, a quien no se podia domesticar para usarlo de mascota. Le estaba llamando la atencion que El es Soberano sobre nuestras vidas, y que somos como nada delante de Su Majestad, Autoridad y Poder.

Nuestro Dios es Amor, El nos ha pedido que nos acerquemos con confianza al trono de la Gracia (Hebreos 4:16),  pero debemos tener cuidado con el abuso de confianza, Dios no es nuestra mascota, si se nos olvida , El tambien nos puede recordar como era el Leviatan.

Anuncios