¡Llegaron de nuevo las calabazas, los gatos negros, las brujas, los disfraces, el “trick or treat”,  las casas embrujadas! ¡Llego Halloween de nuevo a esta parte del mundo!

En un país de emigrantes como Estados Unidos, Halloween es una fiesta de opiniones. Para mi, Halloween no es nada, porque en mi país nunca se celebro, ni siquiera sabíamos de que se trataba. En otros países considero que tampoco, entonces algunos emigrantes se “hallowinizan”, otros no nos interesa en lo mas mínimo,  otros están todavía ni de un lado ni del otro, y a otros no les interesan las calabazas ni los gatos negros, solo la fiesta y la comilona.

Pero llegaron también las alternativas a Halloween. Muchas iglesias evangélicas se preparan para hacer alguna actividad que sea una “buena alternativa” a la fiesta pagana de Halloween. Algunas organizan una actividad para niños, donde les piden a los padres que les pongan “disfraces buenos”. Otras hacen una especie de “Harvest Fest” (fiesta de la cosecha) que también es una fiesta para niños, con juegos, golosinas, y entretenimientos para ellos.

Aunque las “buenas alternativas” a Halloween sean tenidas por positivas, no juzgo la motivación de nadie, pero doy mi opinión: me parece que lo mas sano, como cristianos,…. ¡es no hacer nada! ¡Tan sencillo como eso!

Por otro lado, el mismo 31 de octubre se celebra un aniversario mas (el 495) de la Reforma Protestante. ¡Tiempo de disfraces también para los cristianos evangélicos !! Si porque ese día  muchas iglesias evangélicas se reúnen para celebrar un año mas de la Reforma protestante, muchos cristianos sacan sus mejores disfraces de reformados pero terminadas las fiestas, comilonas  y celebraciones del día, se quitan el disfraz de reformados y todo el resto del año combaten las doctrinas reformadas, y se oponen a todos los creyentes que sí son reformados.

¡Basta de hipocresías, pseudoreformados!!! ¿Como se puede celebrar la Reforma sin doctrinas reformadas? ¡Sean fríos o calientes, que a los tibios, Dios los vomita de su boca!!

Yo no se lo que hará el resto de mis hermanos, pero yo soy de los que le digo ¡NO A HALLOWEEN!!….pero también soy de los que tampoco aprueban las “buenas” alternativas. Ese día  nada de disfraces alternativos, prefiero sentarme cómodamente a hojear una vez mas mi libro, “HISTORIA DE LA REFORMA”.

 

No se lo que harán los demás, pero yo y mi casa, honraremos al Señor.

Anuncios