Ayer 24 de marzo, a las 9:30 de la mañana mi madre subio al santuario celestial. Su Señor la llamo. Tenia 90 años al partir, Dios le concedio una larga vida. Despues de la salvacion, el mas grande regalo de Dios para mi y para mi hermano fueron nuestros padres. Con los defectos que a todos nos acompañan, pero cargados del amor de Dios para nosotros. Ellos nos cuidaron, nos protegieron y nos enseñaron, fue el ministerio que Dios les dio.

Hace poco mas de un año sembre este lirio en mi patio, lo regue, le puse un cantero alrededor, le eche tierra buena. El lirio crecia, pero no florecia. Ayer sali a mi patio en la mañana, y me sorprendi al ver el lirio florecido. Este lirio florecio el mismo dia que mi madre partio hacia la presencia de nuestro Señor. Fue un regalo de El. Ese lirio es para mami, pero no se secara sobre su tumba sino que estará vivo y florecido en mi patio, y seguirá dando flores, recordándome siempre la alegría de mi vieja, que encontraba felicidad y alegría en las cosas mas pequeñas y comunes de la vida, tales como un simple lirio en el campo.

No quise que mi agradecimiento a Dios quedara solo en mi mente y corazon, sino quise tambien escribirlo aqui, en presencia de mis hermanos en la fe, los cuales también forman parte de esas grandes bendiciones de Dios que a veces nosotros no tenemos muy en cuenta. Se agolpan en mi mente tantos recuerdos que no puedo seguir escribiendo. Solo darle gracias a Dios por mis padres, y dejarle saber a Timoteo que no me aventaja con su madre Eunice.

..vieja, hasta pronto, segun Dios lo disponga, yo voy a ir a verte, o tu vendrás con Jesús por mi.

 

Anuncios