La verdadera razon por la que los evangelicos no bautizan infantes

Publicado: 13 mayo, 2017 en bautismo, Doctrina, doctrina reformada, Eclesiologia, Otros autores, Sacramentos
Etiquetas:, , , , ,

bautismoLA VERDADERA RAZON DE POR QUE LOS EVANGELICOS NO BAUTIZAN INFANTES

«Amigos, (especialmente los que esperan niños) me preguntan con una frecuencia sorprendente por qué creo en el bautismo infantil. Durante un par de años, respondía con lo que creía eran los mejores motivos bíblicos. Pero usualmente no tomo ese camino nunca más, porque me he dado cuenta que no es lo que convence.
Para la mayoría de los evangélicos, lo que se destaca en la forma de bautizar a los niños no es una falta de evidencia bíblica, sino el lente interpretativo con el cual leen la Escritura. Esa lente en forma de avivamientos, individualismos, y una teología sacramental sin ataduras de los medios de gracia de la iglesia, hace de la conversión el principal artículo de fe. Debemos esperar esto, ya que la teología evangélica estadounidense se forjó en el frente de batalla, en reuniones de acampada, al sonido de la predicación de fuego y azufre.

El supuesto básico aquí es que tienes que tener una experiencia de conversión que te salvó. Tu debes alejarte de una vida pasada hacia una nueva, por lo general con lágrimas y lamentos que acredite tu sinceridad. Y este punto de vista del cristianismo funciona bien en un entorno de evangelización, donde muchos han vivido como incrédulos abiertos. El problema es que es un ajuste difícil cuando se trata de la fe de varias generaciones.
Cualquier persona que se crió en un hogar cristiano y todavía cree en Jesús sabe que no hubo un momento en que él o ella se dieron cuenta de la transición de “incredulidad” a “creencia”. Nosotros nunca fuimos “convertidos”. Se inculca simplemente desde la infancia, y durante el tiempo que podemos recordar, hemos confiado en Jesús para el perdón de nuestros pecados, hayamos sido bautizados como un bebé o no.

Sin embargo, debido al énfasis bautista en la conversión, muchos (si no la mayoría) criados en esas iglesias, nos encontramos con el “convertirse” una y otra vez, con el recitar la “oración del pecador”, con innumerables llamados al altar durante nuestros años de infancia y adolescencia, seguros de que cada vez, éramos verdaderamente sinceros, pero siempre nos encontrábamos de vuelta en el altar. Algunos de nosotros incluso pedimos ser re-bautizados en nuestras conversiones frescas. Y todo el mundo criado en iglesias evangélicas sabrá lo que quiero decir cuando digo “envidia de testimonio” – los celos reales y perversos que se sienten cuando alguien, que vivió una vida desagradable antes de la conversión, comparte su historia.
Aquí es donde creo que la principal dificultad con el bautismo infantil se encuentra, al menos para los evangélicos estadounidenses. No creo que los evangélicos bautistas realmente ven a sus hijos como paganos, o como no regenerados antes de su “profesión creíble de fe.” Si lo hicieran, no les enseñarian la oración del Padre Nuestro, o a cantar “Cristo me ama.” Creo que lo que realmente está pasando es una especie de sacramentalismo alternativo, donde una experiencia dramática de conversión, en lugar de bautismo, es el rito de iniciación cristiana.
Por lo tanto, los niños criados en este entorno, se sienten en la necesidad de fabricar conversiones entre lágrimas una y otra vez para probar su sinceridad. Y en lugar de su confianza presente en Cristo, se les enseña (implícita o explícitamente) a mirar hacia atrás en busca de un tiempo, un lugar y una oración, y la participación de su salvación en eso.

El bautismo infantil va en contra de todo este sistema. Declara que Dios visiblemente induce un cambio de corazón y una fe salvadora en los que son demasiado jóvenes para siquiera hablar o recordar sus “conversiones”. Ilustra que las ramas que Dios injerta en su Hijo no son estériles. Ellos son los botones frescos de las flores, que están produciendo nuevas ramas que nunca han bebido de la savia de otro árbol. Y lo más importante, comprender que esto coincide con las experiencias de vida de los niños de los creyentes, en lugar de imponer continuamente en ellos un sistema que fue diseñado para los conversos de primera generación.
Casi siempre, veo las luces se encienden después de explicar este punto a un amigo evangélico bautista. Y en la mayoría de los casos, su aceptación del bautismo infantil no se queda atrás.»
______________________
Escrito por G.Shane Morris, en el blog, «PATHEOS»
Traducido del post original en ingles para http://www.Iglesiando.com, por Felipe Gonzalez 

 

 

 

 

Anuncios
comentarios
  1. sionbv dice:

    Pareciera en muchos circulos Cristianos que no es el SEÑOR JESUCRISTO el que salva,sino la forma del Bautismo en que creen.

  2. Nunca hemos dicho que el bautismo es para salvación.
    Pero todo cristiano honesto quiere servir y guardar la palabra del Señor como Él manda.
    La doctrina de los sacramentos no es algo menor que se pueda tomar a la ligera, ese es el problema hoy en día, tener algunas doctrinas como in-necesarias o superfluas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s