Son frecuentes en la tv los anuncios de funerarias invitandonos a “…prepararnos responsablemente para el futuro”. La iglesia y las funerarias llegan a ese punto en comun: invitan a las personas a prepararse responsablemente para el futuro, claro, solo hasta ese punto, la diferencia comienza cuando la invitacion de una es a prepararnos para la muerte, y la otra invitacion es a prepararnos para la vida………..ETERNA. La funeraria te hace preocuparte por la muerte, la iglesia te invita a ocuparte en la vida. Para la funeraria la muerte lo es todo, para la iglesia la muerte es solo una transicion. En una tenemos que pagar una suma de dinero, la otra es gratis. Tenemos que pagar para morirnos, sin embargo, no tenemos que pagar para vivir. A nosotros no nos cuesta nada, pero eso no quiere decir que no costo nada. El costo fue bien alto, y la deuda fue pagada.

Por eso mi amigo, aqui en IGLESIANDO no lo vamos a invitar a que se prepare responsablemente para la muerte, eso se lo dejamos a las funerarias, aqui le invitamos a prepararse para la vida.  Jesucristo hoy le dice: “EL QUE OYE MI PALABRA, Y CREE AL QUE ME ENVIO, TIENE VIDA ETERNA Y NO VENDRA A CONDENACION, MAS HA PASADO DE MUERTE A VIDA.”

Anuncios