BipolaridadAntiguamente se conocía como psicosis maníaco depresiva. Hoy día se le conoce como trastorno bipolar, o bipolaridad. Es un trastorno psiquiátrico que afecta los estados de animo. Se presenta con un desbalance emocional que a veces se expresa con altos niveles de manía, o hipomania seguidos por periodos de depresión  El afectado por este trastorno suele ir de la alegría a la tristeza de forma mas marcada que aquellos que no padecen de bipolaridad.

Quiero usar este padecimiento de nuestra psiquis para hacer una analogía con un padecimiento de nuestra alma: la bipolaridad evangélica.

La bipolaridad evangélica es algo así como lo que dijo el Señor: “Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado…”  Isaias 29:13 (RV-60)

Creyentes que constantemente en su forma de hablar no dan la gloria a Dios, sino que todo logro espiritual es de ellos, “yo decidí , “yo acepte”, “yo escogí , y luego cuando el predicador dice que Dios es merecedor de toda la gloria, gritan: “Ameeeeeeeeeeeennnnnnn!!!!!” con tal fuerza, que la persona que tienen delante da un salto del susto.

Otro síntoma de la bipolaridad evangélica es concerniente a la fe. La Biblia dice que la fe es un don de Dios, pero constantemente se escucha en el mundo evangélico que “yo tuve fe”, “yo fui elbipolaridad3 que ejercí fe”, “yo di el paso de fe”. Característico de este trastorno del alma es cuando el creyente cree que si la persona esta imposibilitada de expresar su fe, su arrepentimiento, de confesar con su boca que cree en Cristo, esa persona va para el infierno. Así de fácil mandan al infierno a todo infante que muere en edad infantil y no es capaz de hacer ninguna de esas cosas que las exigen los bipolares evangélicos, no Dios. Así de fácil envían al infierno a todo discapacitado que se ve privado de las funciones biológicas que le permiten expresar lo que siente, piensa, o quiere. Cuando son enfrentados con la realidad que ellos mismos han fabricado con su doctrina, entonces no lo quieren aceptar, porque ven que “algo” anda mal, y todos los bebes no pueden ir al infierno,  entonces lanzan un grito escéptico: “Dios los salvara de alguna manera!!” …….como si hubieran varias maneras de salvación!!!!

La bipolaridad evangélica no permite entender que cuando la virtud de la fe se pone en el sujeto deja de ser Gracia, para pasar a ser una obra, algo que el evangelio rechaza como medio de salvación  Tampoco permite ver que Dios es el Autor y Dador de la fe, y El la da a sus escogidos aunque estos sean infantes, o discapacitados. Ven imposible eso, pero luego van al templo y se paran en el púlpito a decirles a los demás QUE PARA DIOS NO HAY NADA IMPOSIBLE. Tampoco permite entender que Dios salva por los medios ordinarios que ha dispuesto en su Palabra, pero no esta atado a ellos, por ser un Dios Soberano, tambien puede salvar por medios extraordinarios como son los casos mencionados de bebes que mueren o discapacitados. El Dador de la salvación es El, y ninguno de los que El escogió se va a perder PORQUE ESTE INCAPACITADO DE ALGUNA MANERA PARA SER SALVADO POR LOS MEDIOS ORDINARIOS.

Es la bipolaridad evangélica la que hace que muchos creyentes se opongan al bautismo de los infantes, por estas mismas razones de la IMPOSIBILIDAD DE CREER que ellos han fabricado como impedimento, pero luego van al templo y en la clase de los niños les cantan: ” ♫♫♪♫ LOS NIÑOS SON DE CRISTO, EL ES SU SALVADOR, SON JOYAS MUY PRECIOSAS, COMPROLAS CON SU AMOR…..♫♪♪♫”

Es la bipolaridad evangélica la que impide a un cristiano que ha perdido a un infante, ver la esperanza de fe que Dios ha dado a sus hijos, la promesa bajo la cual El mismo ha puesto a nuestros hijos. Ese cristiano cae en un abismo de tristeza y de duda porque no sabe donde esta su bebito muerto, no sabe si fue a las mansiones eternas, o si fue al infierno. Y no lo sabe, porque ha sido enseñado en esa bipolaridad evangélica de creer que los niños no pueden salvarse porque no pueden tener fe,  ¡como si la fe y la salvación dependiera de ellos!!!!!!!  ¿Que palabra de consuelo bipolaridad2y de esperanza darle a ese padre que ha perdido a su bebito, si nosotros tampoco sabemos donde fue a parar?

Un elemento básico para el tratamiento del trastorno bipolar es que el afectado tome conciencia de que padece este trastorno. Así mismo, la bipolaridad evangélica debe comenzar a tratarse con la aceptación de que no estamos siendo consecuentes con lo que decimos creer, no estamos dando la gloria debida a Su Nombre, no estamos creyendo Sus Promesas. Aceptar que hemos estado honrando a Dios solamente de labios, pero nuestro corazón ha estado lejos de creer eso que dicen los labios. Y mas fuerte aun, de aceptar que nos hemos opuesto a lo que Dios nos ha mandado en Su Palabra, creyendo que le estamos dando la gloria a Dios. Hablo desde aquí contra este flagelo evangélico porque yo también estuve en la arena, yo también decía cosas que no creía  pero por la Gracia y la Misericordia de Dios fui sacado de esa manera de pensar que pretende dar gloria a Dios cuando en realidad se la esta quitando; que pretende la espiritualidad cuando en realidad es el humanismo disfrazado el copiloto de nuestro viaje.

Es tiempo de parar. Es tiempo de autoanalizarnos. Es tiempo de dejar atrás la bipolaridad evangélica  que impide a los creyentes tener una vida de verdadero gozo en el Señor y de confianza en Sus Promesas. Es tiempo de parar de llamar inmundo lo que El ve como santo. Es tiempo de darnos cuenta que estamos pecando cuando nuestros labios y nuestro corazón están desconectados entre si. Es tiempo de seguir lo que la boca de Jehova ha hablado, no lo que los hombres nos han enseñado como mandamientos de ellos y no de Dios. Es tiempo de que nuestra boca se llene de lo que abunda en nuestro corazón. Es tiempo de ofrecer a Dios, por medio de Cristo, verdaderos sacrificios de alabanza, esto es, frutos de labios que confiesen y glorifiquen Su Nombre.

¡Sea bendito por los siglos de los siglos!!

SOLI DEO GLORIA!!

Anuncios