PRESENTACION

John Flavel (1628-1691) Fue un ministro presbiteriano (puritano) ingles. Hijo del Rev. Richard Flavel, tambien reconocido ministro presbiteriano. Sufrió las tensiones y persecuciones de la Iglesia Anglicana bajo el Acta de Uniformidad de 1662, aun así, nunca dejo de predicar el Evangelio como las circunstancias se lo permitieran, por muy difíciles que estas fueran. El siguiente resumen que compartimos en nuestro espacio es de su voluminosa obra “La vindicación de la ley Federal” un tratado sobre el pacto de obras y gracia en defensa del bautismo infantil como argumento apologético en contra de los Anabautistas y específicamente contra alguien llamado Dr. Cray, que en sus días se oponía al bautismo de los hijos. El valor de este resumen de John Flavel es que muestra el fundamento que tiene el bautismo de nuestros hijos en el Pacto de Gracia y no en la búsqueda anabautista de bautismos infantiles en el NT. Es nuestro deseo que esto ayude a muchos hermanos cristianos a clarificar esta importante doctrina de la Iglesia y a poder alejar los fantasmas que la doctrina anabautista/bautista del bautismo ha creado alrededor de este tema, los cuales han oscurecido el entendimiento de esta importante doctrina dada a la Iglesia, lo cual ha llevado a que muchos padres cristianos desobedezcan el mandato de Dios sobre nuestros hijos, rechazando así la bendición que El ha derramado sobre la semilla infantil de su Iglesia.
En el amor del Señor, vuestro consiervo

Felipe Gonzalez

 

EL BAUTISMO INFANTIL Y EL PACTO DE GRACIA

Por: John Flavel  Image result for john flavel

Tesis 1. Le ha agradado a Dios, en todas las edades del mundo, desde que el hombre fue creado, el tratar con su iglesia y la gente por medio del Pacto, y de esta misma forma el seguirá operando con ellos hasta el fin del mundo.

Dios podría haber lidiado con nosotros de una forma suprema por mera soberanía y dominio, mandando lo deberes que él quisiera, y estableciendo sus mandamientos a través de sanciones que él quisiera, y nunca haber traído para sí mismo bajo la atadura y la obligación de un pacto para sus propias criaturas: pero el escogió el tratar familiarmente con su pueblo a través del pacto (2Sam.7: 19). Se trata de un camino lleno de gracia y de bondad condescendiente: él está dispuesto por la presente que su pueblo debiera saber lo que sin duda ellos pueden esperar de su Dios, así como lo que su Dios requiere de ellos. Por la presente también El proveerá a su pueblo con ruegos y argumentos poderosos para la oración, socorrerlos en su fe contra las tentaciones, fortalecer sus manos en los deberes a la obediencia, endulzar su obediencia a ellos, y separar a su propio pueblo del mundo.

Tan pronto como el hombre fue creado y colocado en el paraíso, siendo perfecto y completamente dotado con habilidades perfectas y completas parra obedecer todos los mandamientos de su Creador; el Señor entró inmediatamente en el pacto de obras con él, y como consecuencia toda su posteridad natural en él: y en este pacto de obras su posición o caída fue de acuerdo a la perfección y la constancia de su obediencia personal, (Gen.2: 17; Gal. 3: 10). Sin embargo, en este primer pacto de obras no hubo provisión en absoluto para su recuperación (en el caso de la menor falla) por su arrepentimiento o mejor obediencia; pero la maldición de inmediato tomó el alma y el cuerpo; y el pecado, por la caída entró en la naturaleza del hombre, inhabilitandole totalmente para el perfecto desempeño de cualquier deber, como el pacto requiere que se haga (Rom.8:3). Tampoco Dios aceptará ningún arrepentimiento o esfuerzos en lugar de la obediencia perfecta por la ley. Así que a partir de la caída de Adán hasta el fin del mundo este pacto cesa [deja de ser] como un pacto de vida, o un pacto capaz de dar justicia y vida para toda la humanidad para siempre, (Rom.3: 20). “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él.” (Gal.3:11). Que ningún hombre es justificado por la ley ante los ojos de Dios, es evidente. Y siendo tan evidente, que la justicia y la vida es para siempre imposible de obtener en los términos del pacto de Adán [obras], que debe, por tanto, ser una verdad evidente por sí misma, que desde la caída Dios nunca – y hasta al fin del mundo – abrirá de esa manera la puerta a la vida (por lo tanto bloqueada por una imposibilidad absoluta) para la justificación y la salvación de cualquier hombre.

Tesis 2. Poco después de la violación y el cese de este primer pacto, como un pacto de vida, agradó al Señor abrir y publicar el segundo pacto de la gracia por medio de Jesucristo, el primer amanecer de esto lo encontramos en (Gen. 3: 15) en el que se prometió la semilla que aplastará la cabeza de la serpiente. Y aunque esto sea sino un descubrimiento muy corto, y un tanto oscuro remedio del hombre y la salvación por Cristo; sin embargo, era un alegre sonido a los oídos del pueblo de Dios, que era incluso la vida a los creyentes de aquellos tiempos. Pues podemos concluir racionalmente, que ese espacio de tiempo entre la ruptura de la primera y el hacer del segundo pacto fue el período más sombrío de tiempo que alguna vez el mundo vio o haya visto. Este pacto de gracia ahora se tomó el lugar del pacto de obras, y comprendió a todos los creyentes en el seno de la misma. El pacto de las obras tuvo lugar desde el momento en que se hizo hasta la caída de Adán, y luego fue abolido como un pacto que da vida. El segundo pacto se llevó a cabo desde el momento en que se hizo poco después de la caída, y continúa hasta el final del mundo. Y estos sólo son los dos pactos que Dios ha hecho con los hombres; el último reemplazando al primero, y que comienza a partir de su vencimiento; pero ambos no pueden posiblemente estar en vigor juntos al mismo tiempo, y en las mismas personas, como si fueran pactos coordinados de vida y de salvación. Porque en la coordinación se expulsan y se destruyen entre sí. “…los que por la ley os justificais, de la gracia habéis caído.” (Gal. 5: 4) 

El primer pacto fue un pacto sin un mediador; el segundo es un pacto con un mediador. Coloque un creyente bajo ambos a la misma vez, oponga estos dos pactos en coordinación, y vera que  los resultados serán una pura contradicción: “Que un hombre se salva sin un mediador,y sin embargo, por un mediador.” Por otra parte, si hubiera una forma de vida sin un mediador, no habría necesidad de hacer un pacto con un mediador; ni pudieran estas palabras de Cristo ser verdad, “Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí “. (Juan 14:6)

La justicia del primer pacto estaba dentro del hombre mismo; la justicia del segundo pacto esta fuera del hombre en Cristo. Ponga estos dos en la coordinación, y lo que resulta es una contradicción tan pura como la primera, es decir: Que el hombre es justificado por la justicia dentro de él, y sin embargo, se justifica por una justicia fuera de él, expresamente contrario a la conclusión del apóstol  en Rom. 3: 20. “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él.”  Por lo tanto, es un absurdo intolerable el colocar a los creyentes bajo estos dos pactos al mismo tiempo; bajo la maldición de la primera, y la bendición de la segunda. Porque cuando el estado de cualquier persona se cambia por la justificación, también su pacto se cambia con el estado, (Col. 1: 13.) Es tan inimaginable que un creyente debe por lo tanto estar debajo ambos pactos, como es de imaginar que un hombre puede nacer de dos madres, (Gal. 4:22, 23, 24, 25), o una mujer sea casada legalmente a dos maridos, (Rom. 7: 1, 2, 3, 4.) y más absurdo (si es posible que cualquier cosa puede ser más absurdo) atribuir el privilegio más glorioso del pacto de gracia, a saber, “Voy a ser tu Dios para ti, y para tu descendencia después de ti ” Génesis 7:17, al pacto impotente y abolido de las obras; ambas  tan absurdas que se afirman en defensa de Antipaido-bautismo.

Y pensemos que es verdad, que después de la primera edición del pacto de la gracia, el asunto del primer pacto fue representado a los Israelitas en la ley moral; sin embargo, la representación fue pensada y diseñada para ser servil, y añadida a la promesa (Gal.3: 19). Y así  la propia ley o decálogo se refería al pacto de la gracia; sí, de alguna forma fluía de este pacto, ya que se promulgó por el consejo de Dios para ser útil a la misma; tanto para conducir a los hombres por la convicción de pecado, el temor de la ira, y la auto-desesperación al pacto de la gracia; como también, en consecuencia, como un modelo de la obediencia y el estado de santidad. Porque si hubiera sido publicado como un pacto diseñado intencionalmente para su uso primitivo y  final, entonces habría frustrado totalmente el pacto de la gracia.

Tesis 3. A pesar de la luz primordial o primeros destellos de este pacto de gracia, era comparativamente débil y oscuro; sin embargo, a partir de la primera publicación de la misma a Adán, Dios en todas las edades ha estado ampliando los privilegios, y aumentando la gloria de este segundo pacto en todas su expresiones y ediciones de él hasta hoy, y será cada vez más ampliada y presentada hasta el final del mundo.

Esa primera promesa (Gen.3: 15) es como el primer pequeño manantial o la cabeza de un gran río, que cuanto más  corre, más grande es con la adhesión de más aguas a la misma. O como el sol en el cielo, que cuanto más alto se monta, más brillante y glorioso el día sigue creciendo.

En ese período de tiempo, entre Adán y Abraham, no encontramos ninguna señal del pacto de Dios en él que ordenó que se aplique a la semilla infantil de los creyentes. Pero en esa segunda edición del pacto a Abraham, los privilegios del pacto fueron amplificados, y su semilla infantil no fue solamente tomada en el pacto (como lo estuvieron antes), sino que también fue añadida a la iglesia visible, mediante la recepción de la señal del pacto, que entonces era la circuncisión; y por lo que aquí es una gran adición hecha a la iglesia visible, incluso a todo el bebé de creyentes adultos.

A partir de ese período, hasta la venida del Mesías en la carne, la iglesia judía, y su semilla infantil, excepto sólo unos pocos prosélitos fuera de las naciones gentiles, formaron la iglesia visible de Dios, y los pobres gentiles estaban sin Cristo, alejados de la riqueza común de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo (Ef. 2: 12) pero en este tercer período glorioso el pacto se amplía de nuevo en sí más que antes, y los privilegios del pacto ya no están limitados, y restringidos a los creyentes judíos, y su semilla infantil; pero también los gentiles son tomados en el pacto, y la puerta de la fe se abrió a ellos, (Hechos 14: 27). La pared de separación se descompone ahora, que separaba la iglesia del mundo gentil (Ef. 2: 14). Esta fue una gloriosa ampliación del pacto, y muchas profecías gloriosas y promesas se cumplieron en él; tales como: (Isa. 9: 10. 62: 1, 6, 69: 22. 54: 3.60: 3, 5, 11, 16. 62: 2)

Y aunque el pacto, en cuanto a su parte externa, parece haber perdido terreno en la ruptura de la nación judía de la iglesia; sin embargo, así como el mar, que pierde en un solo lugar, gana con ventaja sobre otra: La adición de muchas naciones gentiles a la iglesia, más que retribuciones en la ruptura de aquella nación de los Judíos presente. Y, de hecho están desgajadas  pero por un tiempo, porque Dios los injertara a ellos de nuevo (Rom. 11: 23). Esto, por tanto, es el diseño de Dios, y el  constante curso de su pacto de la gracia, más y más para verla en sí en todas las edades; nada puede ser más contrario a la naturaleza de este pacto, que se estrechen y contraigan sus privilegios en su progreso más adelante, y cortar toda una especie de ella, la que antiguamente acogió.

Tesis 4. Es más allá de toda duda y contradicción, que la semilla infantil de Abraham, en virtud de la segunda edición del pacto de gracia, fueron llevados con sus padres creyentes al pacto de la gracia de Dios, tuvieron el sello de ese pacto aplicado a ellos, y por lo tanto fueron añadidos a la iglesia visible (Gen.7: 7, 8, 9, 10, 11), que era un privilegio del pacto de gracia sobreañadido a todo lo anterior, y tal como barriendo  todas las frívolas cavilaciones y excepciones de aquellos que ponen como objeción la incapacidad de los bebés de entrar en un pacto con Dios, o de recibir los beneficios de los privilegios externos de la iglesia visible. Tampoco puede el enemigo más sutil de bautismo infantil darnos una razón convincente de por qué los hijos de los creyentes gentiles no tienen la misma capacidad de los mismos beneficios que los infantes de los creyentes judíos, si todavía están en pie bajo el mismo pacto que estaban bajo el primero; y Dios no ha derogado la concesión de gracia anteriormente hecha a la semilla-infante de su pueblo pactal.

Tesis 5. Es claro para mí, más allá de toda contradicción, de Rom. 11: 17. “Si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en entre ellos, y hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo”. Deseo decir la luz mas clara que sale de este texto y que alumbra mi entendimiento en este caso, y es que cuando Dios desarraigo a los Judios incrédulos de la iglesia, los padres y los hijos juntos, los creyentes gentiles, que son tan verdaderamente la simiente de Abraham como lo fueron los Judíos (Gal . 3: 29) sí, la más excelente simiente de Abraham, fueron implantados o injertados en su lugar, y disfrutaron ampliamente de los privilegios de ese pacto, tanto internos como externos, para sí mismos y para su semilla infantil, como siempre los miembros de la iglesia judía lo han disfrutado o pudieron hacer.
Nuestros adversarios en esta controversia hacen lastimosa y aparentemente algo confuso aquí, e inventan muchas distinciones extrañas e ininteligibles para cubrir con una nube la luz de este texto famoso. Es evidente que Abraham es la raíz; el olivo, la iglesia visible; la rica savia del olivo, son las ordenanzas de la iglesia y privilegios del pacto; los creyentes gentiles, que son la simiente de Abraham según la promesa, son las ramas injertadas en el lugar de las ramas naturales, y con ellos, o de la misma manera como lo hicieron, participan de la raíz y de la rica savia del olivo, es decir, mas ampliamente disfrutan de todas las inmunidades, beneficios y privilegios de la iglesia y el pacto (entre los cuales es el signo de iniciación también) tal como fue con las ramas naturales que fueron desgajadas, es decir, los padres Judíos y sus hijos. Y negar esto, (como antes se ha señalado) es afectar los privilegios del Pacto en su progreso mas extenso.
 
Tesis 6.  De aquí encontramos, que apenas la iglesia cristiana fue constituida, y los creyentes gentiles fueron añadidos por fe a la misma, y los hijos de esos padres creyentes son declarados federalmente santos  (1 Cor. 7: 14) y los Judíos incrédulos, que eran supersticiosamente aficionados a la circuncisión, y llenos de prejuicios contra el bautismo como una innovación perjudicial, son persuadidos por el Apóstol  a someterse a ella (Hechos 2: 38, 39). Asegurándoles que la misma promesa, a saber: “Voy a ser tu Dios y el de tu descendencia después de ti,”  es ahora tan eficazmente sellados en ellos y a sus hijos por el bautismo, como lo fue en la antigua edad de la circuncisión: “Y que los gentiles, que aún están lejos, cada vez que Dios los llamé a ellos, gozarán igualmente el mismo privilegio, tanto para sí mismos como para sus hijos también.”
También encontramos una comisión dada por Cristo a los discípulos (Mat.28: 19, 20) a discipular a todas las naciones, bautizándolos, y del cual los bebés no deben ser excluidos del discipulado (Hechos 15: 10). Así encontramos que, como en la institución de la circuncisión, Abraham, el padre y maestro de la familia, fue circuncidado por primera vez en su propia persona, y luego toda su casa (Gen.17: 23, 24)  tan pronto como cualquier persona por la conversión o la profesión pública de la fe se convirtió en un niño visible de Abraham, esa persona fue bautizada en primer lugar, y luego toda la casa con él o ella (Hechos 16: 15, 33). 

Por lo tanto, no es razonable que nos pidan pruebas si había bebés en esas casas; es más probable que en tal frecuentes bautismos en los hogares pertenecientes a los creyentes, había algunos niños; pero si no había ninguno, es suficiente para nosotros probar de su santidad federal (1 Cor.7: 14). y el alcance de la promesa de Dios a ellos (Hechos 2: 38, 39). Si hubiera habido tantos bebés en los hogares, ellos podrían y deberían haber sido bautizados. ¿Cómo el verdadero sentido y alcance de las dos últimas escrituras mencionadas vindican contra las interpretaciones corruptas del Sr. Cary?  [Vea a mi Vindiciae Legis et foederis, p. 90, 91.] Nosotros no ponemos el énfasis sobre el bautismo de los infantes sobre tales puntos como el bautismo de la familia de los creyentes, o Cristo de tomar en sus brazos, y bendiciendo a los más pequeños que fueron traídos a él. Estas y muchas otras cosas que se encuentran en la historia de Cristo, y los Hechos de los apóstoles, tienen su uso y servicio para fortificar esa doctrina. Pero si no podemos producir ningún ejemplo de bautizo infantil, el mérito de la causa no reside en la cuestión de ese hecho, sino en el derecho del Pacto mismo. Para nuestros adversarios, si nos vamos a la realidad, se pondrá difícil el producir un caso del Nuevo Testamento de cualquier hijo de un cristiano creyente cuyo bautismo fue diferido, o por Cristo o sus apóstoles dando una orden de ser diferido, hasta que alcance los años de la madurez, e hiciera a sí mismo una profesión personal de fe.

Tesis 7. El cambio de la señal y sello del pacto de la circuncisión al bautismo, no será de ninguna manera inferir el cambio o la diversidad de los pactos, especialmente cuando el ultimo entra en el lugar del primero, y sirve para el mismo uso y fin del primero, como es manifestado en el bautismo, de Colosenses 2: 11, 12. El pacto sigue siendo el mismo pacto de gracia, aunque puede cambiar el signo de iniciación externo. Porque ¿cual es la parte sustancial del pacto de la gracia ahora, sino la misma que fue a Abraham y a su descendencia antes? ¿No es este nuestro pacto de la gracia, Heb. 8: 10: “Yo seré para ellos por Dios, y ellos me serán a mí un pueblo?”, Y en ¿qué palabras el pacto de Abraham se expresó (Gen.17: 7) “Y estableceré mi pacto entre mí y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y a tu descendencia después de ti.”? Esto hace que el pacto de Abraham sea sellado a él y a su simiente, como verdadera y propiamente el pacto de la gracia, es sellado ahora por el bautismo en los creyentes y en su simiente. 

Referencia:

–The Works of John Flavel, Vol. 3, Banner of Truth 1982. pp 541-547. Vindiciarum Vindex

 

Anuncios