Apologia. La RAE (Real Academia Española) decidio definirla asi: “Discurso oral o escrito en defensa de alguien o de algo.” 

Los siglos II y III d.C fueron importantes en la historia de la iglesia. En ellos se desarrollo una corriente apologetica de la fe, debido a los constantes ataques de doctrinas hereticas provenientes del gnosticismo. En ese periodo se destacaron varios hombres que les fue dado el nombre de ‘padres apologistas’ porque defendieron la doctrina biblica a capa y espada. Entre ellos se nombran Ireneo de Lyon, Clemente Alejandrino, Origenes, San Gregorio, Cipriano y Lactancio entre otros. Estos hombres fueron defensores publicos de la fe, ellos tuvieron que hacer defensa de la fe ante los filosofos e intelectuales de la epoca que la menospreciaban, ante el populacho que lo malentendia, y ante las autoridades que la veian como una amenaza. Estos hombres tuvieron que enfrentar grandes retos, su lucha fue contra argumentos hereticos, contra intereses creados, contra fantasmas politicos creados por los que tenian el poder, y sobre todo a cada paso tratando de enseñarle a todos la diferencia entre la fe y la razon, algo bien dificil para la epoca en que ellos protagonizaron su lucha.

La apologia de la fe no es comun verla. Las predicaciones que mas abundan hoy dia son las encaminadas a que el creyente se sienta bien, comodo, tranquilo, sosegado, relajado. Para hacer apologia de la fe hay que hablar del error, y cuando se habla del error hay que molestar a quien lo lleva en su regazo. Por eso las predicaciones o escritos apologeticos no abundan mucho hoy.

En mayor o menor grado la mayoria de nosotros hemos hecho apologia, pero apologia del error. Hemos defendido muy bien los errores doctrinales que han estado siempre presentes, pululando en nuestras congregaciones. Hemos defendido el bautismo por inmersion en bautisterios como si fuera el mas biblico y correcto ;  hemos luchado contra el bautismo de los niños cual si fuera una herejia, y en el mejor de los casos como si fuera una locura; hemos defendido el dispensacionalismo de J. N. Darby y de C.I.  Scofield, hasta hemos portado con orgullo una biblia anotada por Scofield como si fuera algo muy valioso; hemos defendido el famoso ‘milenio’ diciendole a la gente que Cristo reinara en ese ‘milenio’  mientras tanto no reina, sino que el que reina es Satanas. Hemos defendido el ‘catolicismo evangelico’, ese que separa, ese que nos hace creernos custodios de la verdad, y miembros de la unica iglesia, viendo a “los otros” como inferiores a nosotros mismos, hemos dejado a un lado el plan universal de Dios para la Iglesia, ese que nos hace parte y no el todo, ese que nos permite comprender que la iglesia de Jesucristo es universal y que Dios tiene pueblo aun donde nuestros prejuicios no llegan. Hemos defendido el gobierno congregacional como si fuera el gobierno eclesiastico autorizado por las Escrituras, poniendo a la iglesia a dirigirse sola, cuando Dios ha puesto hombres a gobernarla, hemos defendido la democracia eclesiastica como si fuera un gobierno de la tierra, sin darnos cuenta que Dios no gobierna su iglesia como los gobiernos humanos, haciendo partidos, y poniendo en un pedestal el “se hace lo que diga la mayoria”. Hemos echado a un lado los preceptos biblicos, y mujeres pastoras ocupan los pulpitos predicando y enseñando en la iglesia a lo cual no han sido llamadas. Hemos defendido el arminianismo como si fuera una doctrina biblica opcional del creyente, la cual no es nociva para su fe, le hemos dado cabida a los argumentos arminianos en nuestras iglesias, mezclando la verdad con la mentira, aguando la doctrina biblica a un punto que no alimenta al creyente sino que lo convierte en un cerebro famelico y desnutrido llevado para donde sopla el viento e inseguro de su salvacion. En vez de una luz, hemos encendido un fuego fatuo y ha sido puesto encima de la mesa para que no alumbre a nadie, sino que proyecte la sombra del error sobre los hombres, haciendolos caminar a tientas.

No tenemos que hacer apología de estas cosas que menciono porque sean ‘calvinistas’ o ‘reformadas’, sino porque todas estan en la Biblia mucho antes de Calvino y los Reformadores. No es que sea ‘doctrina calvinista’…..¡ es ‘doctrina biblica’, enseñada por los apostoles y recibida por la iglesia!

En realidad, aunque Apolos tenga mucha elocuencia, y sea poderoso en las Escrituras, todavia algo le falta por corregir y entender.

A nosotros se nos ha hecho un poco mas dificil hacer apología de la fe que a los ‘padres apologistas’. Ellos defendieron la fe ante filosofos, intelectuales, hombres de pueblo, autoridades politicas, pero a nosotros se nos ha sumado la dificil tarea de hacer defensa de la fe ante teologos, predicadores, maestros de doctrina, cristianos con biblia bajo el brazo, que la usan para combatir a la misma biblia. Es dificil la tarea de decirle a un hombre que esta atacando con error la misma fe que dice defender. Pero aunque sea dificil, hay que seguirlo haciendo.

La Reforma no ha terminado, todavia continua en cada creyente que aclara su vision de la fe, y puede renunciar a seguir siendo un apologista del error.

“…sabiendo que para defensa (gr=apologia) del evangelio estoy puesto.”  Filipenses 1:17 (Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español de Cesar Vidal)

SOLI DEO GLORIA!!

Anuncios