Hace algunos años atrás el 31 de octubre pasaba como otro día común y corriente. Desde que fui traído por Dios a comprender la doctrina reformada, y me adentre a estudiar la historia de la Reforma, los 31 de octubre tienen otro significado. Ese día de 1517 un monje agustino llamado Martin Lutero clavo en la puerta de la iglesia católica de Wittenberg sus 95 tesis en contra de la “Deforma”. Ese día se ha tomado como el día que comenzó la Reforma, pero tengo que hacer justicia en este articulo a la historia. Los ideales reformadores de la iglesia comenzaron mucho antes que el 31 de octubre de 1517. Alrededor de 150 años antes, Girolamo Savoranola en Italia, Willian Tyndalle en Inglaterra, y John Huss, en lo que seria posteriormente Chekoslovaquia, sellaban con su sangre sus ideales reformadores en contra de una iglesia romanista que atentaba contra la fe bíblica Es posible que la Reforma, históricamente hablando, no haya comenzado con ellos, pero la Reforma, teologicamente hablando, no hubiera sido posible sin ellos.

Es la Reforma protestante un hito en la historia de la iglesia, pero también de la doctrina. En la Reforma se vuelve a la forma doctrinal apostólica, a la que enseñaron los padres de la iglesia. Es la Reforma la que corta las raíces de la Deforma proveniente de un catolicismo romano petrificado (por su afán de tomar a Pedro como la piedra) en sus imágenes y en la venta de la salvación.

Me sentí motivado a escribir esta entrada leyendo un post en la página Protestante Digital, la cual frecuento bastante en busca de informacion fresca acerca del devenir de la iglesia. En este post, Juan Carlos Escobar, el presidente de las Asambleas de Dios en España (FADE) dice algo que me dejo boquiabierto.

[“La Reforma es un gran día de celebración al que los evangélicos nos acercamos porque es bueno aprender de la historia, apuntalando los fundamentos de nuestra razón de ser y también para no cometer los errores del pasado.”]

¿Celebrando la Reforma sin doctrinas reformadas? ¿Qué hipocresía es esta?

Aunque el análisis y enfoque de la Reforma que hace Escobar es más político y social que doctrinal, el dice que la Reforma es el fundamento de la razón de ser de los evangélicos. ¿Es cierto esto?

Hay muchas iglesias evangélicas que hoy día rechazan las doctrinas reformadas, algunas de las cuales son tenidas hasta por heréticas, como es el caso del bautismo de los hijos de los creyentes. Hay muchas iglesias evangélicas que son completamente arminianas en su doctrina como es el caso de las iglesias pentecostales, a la cual pertenece Escobar, que niegan rotundamente las doctrinas de la Gracia que fueron replanteadas y consolidadas en la Reforma, entonces, yo no sé qué Reforma está celebrando Escobar…….y todos los demás “escobares”.

Hay otras iglesias como las bautistas generales, que son un poco menos arminianas, pero mezclan el arminianismo con el calvinismo, una especie de CALMINIANISMO extraño,  igual estan en contra de muchas doctrinas reformadas. Incluso, hay iglesias que se denominan “reformadas” pero no creen ni sostienen todas las doctrinas reformadas. Hoy en dia hay de todo. Teologos reformados dispensacionalistas, teologos reformados hipercalvinistas, teologos reformados premilenialistas, teologos reformados de cuatro puntos….

Por eso creo que hoy dia hace falta una Reforma aun dentro de iglesias reformadas. Yo no me llamo Martin Lutero, pero igual clavo mi protesta en la puerta de muchas iglesias reformadas, y de muchos creyentes reformados.

¿Son protestantes todos los evangélicos? ¿Son lo mismo?

Según mi forma de ver, dentro de las iglesias evangélicas hay una protesta contra la Reforma, o sea, ellos son otro tipo de protestantes, no los protestantes históricos y ortodoxos que provienen de la Reforma de 1517. Los evangélicos que rechazan las doctrinas reformadas para mí no son protestantes, sino “remonstrantes” (nombre que se le dio a los defensores del arminianismo en el sínodo de Dort 1518-1519, viene del término REMONSTRANT = pliego de protesta)

Hay muchos evangelicos que creen ser protestantes, pero no es lo mismo, ni se escribe igual. Habria que definir si son protestantes contra la falsa doctrina, o protestantes contra la Reforma.

Existe una tendencia dentro del evangelicalismo contemporáneo a creer que ser reformado es una nueva denominación tal como las tantas. Ser reformado no es pertenecer a una denominación, sino creer y sostener las doctrinas que se replantearon en la Reforma. Una vez que eres reformado, nunca dejas de serlo, porque la Reforma no ha terminado.

Es tiempo de clarificar nuestras mentes, y saber que muchos de los que hoy se proclaman como protestantes, y quieren ser contados como tales, no lo son. Como hoy existe mucha confusion entre tantas denominaciones,  para mi solo existen dos posiciones: REFORMADO, y NO REFORMADO……..y no tengo “terreno intermedio”, los CASI REFORMADOS no son reformados. Asi lo veo.

¿Se puede celebrar el día de la Reforma cuando se está protestando contra ella?

No se puede celebrar el día de la Reforma sin doctrinas reformadas.

Anuncios