Posts etiquetados ‘calvinismo’

El 31 de octubre de 1517 fue el día en que quedo fijado el comienzo de la Reforma protestante. Este año se cumplen quinientos años de ese hecho histórico que comenzó y aun no termina. Quinientos años de luz. Medio siglo de apologia de la fe apostólica. Quinientos años de prejuicios y recelos contra la fe reformada. Iglesias que nacieron de la Reforma luego se desviaron de ella y necesitan ser reformadas. Muchas iglesias evangélicas hoy necesitan exponerse a la Reforma porque sus doctrinas se han contaminado con varias corrientes heréticas. ¿Como celebrar los quinientos años de la Reforma sin las doctrinas reformadas? La Reforma hoy sufre mas persecusion dentro de la Iglesia evangélica que de la romana. Hoy la Iglesia evangélica esta llena de protestantes, pero no contra Roma, sino contra la Reforma. Protestantes que protestan contra la protesta. Han perdido la brújula de su protesta, porque la gran mayoría ignora por que protestan y contra quien protestan. Es una lucha de prejuicios, falsos estereotipos colmada de la mayor ignorancia histórica y doctrinal. El analfabetismo histórico y doctrinal de la Iglesia hoy es preocupante. Ni hablar del analfabetismo bíblico. ¿Como puedes cantar con los ojos cerrados y las manos levantadas que quieres conocer mas a Cristo, pero no lees ni estudias su Palabra? ¿Como puedes decir que amas al Señor si no te importa lo que el dijo? ¿Como dices que deseas obedecer sus mandamientos pero no sabes lo que mando?

En este medio siglo, algunas veces la luz de la Reforma ha sido un faro que alumbra lejos. Otras, ha sido una vela cuya luz mortecina casi languidece, pero no se apaga. La Reforma es un dedo que apunta hacia la dirección correcta. Es un libro que explica. Es una brújula que orienta. No es la perla de gran precio, pero es la carta náutica que nos guía hacia ella. No es el gran tesoro escondido, pero es el mapa que nos marca el camino que conduce hacia el.

Doctrinas ClavesCreo que mi mejor tributo hoy a la Reforma es recordar mi propia reforma. Recordar como la Providencia de Dios me llevo a conocer la fe reformada. Fue en el mes de mayo de 1996. Un hermano de la iglesia bautista en la cual nací, emigro del país y sabiendo mi afecto por los libros, me dejo una caja de libros. Dentro de ese grupo de libros había uno pequeño llamado “Doctrinas Claves”. Es una explicación resumida y concisa de las cinco doctrinas principales de la gracia, o lo que mas comúnmente se conoce como “los 5 puntos del Calvinismo”. Lo tome para hojearlo, pero no pude dejar de leer. Lo lei completo esa vez y algo se prendió en mi mente. Volví a comenzar su lectura, pero esta vez con la Biblia en la mano y con una pluma para hacer notas. Ese día, fueron clavadas  en mi pecho las doctrinas de la Gracia. Dios había comenzado la reforma en mi.

Prendido por aquella chispa de la providencia, mire el pequeño libro por detrás y había una editorial, “El Estandarte de la Verdad” (The Banner of Truth”) Habia una dirección de Escocia y una de EUA. No sabia una palabra en ingles. Hice una carta en castellano dirigida a estos hermanos dudando que pudieran leerla, en ella les decía brevemente que era un cristiano que recién había conocido las doctrinas de la Gracia y que estaba ávido de conocer mas. Que no tenia dinero para comprarles libros, pero que les dejaba saber mis deseos por aprender mas de la doctrina reformada. Envié la carta con una leve esperanza de que aquello serviría de algo. Pasaron dos meses. Ya me había olvidado. Un día, recibo una notificación que tenia un paquete en la oficina de Correos. Extrañado llegue a recogerlo y cual fue mi sorpresa al ver la dirección del “Estandarte de la Verdad” en la selladura del paquete. No solo habían leído mi carta, sino que me habían enviado de forma gratuita un grupo de libros sobre la fe reformada, incluidos los dos tomos de la Institución de Juan Calvino, los cuales aun conservo y son consulta de primera mano en mis estudios teológicos.

Recuerdo esos días y mi corazón se desborda de gratitud por ese gesto de esos hermanos que sin conocerme me enviaron ese preciado tesoro que aun conservo. Llevo 21 años en la fe reformada y hoy celebro mi reforma junto con los 500 años de la Reforma de la Iglesia. Dije que aun no termina. Es cierto, la reforma no comenzó para terminar. Es constante. “Iglesia reformada, siempre reformándose”. Es constante la reforma porque nos equivocamos tambien a cada paso. Nuestra mente se va muy fácil tras los cantos de sirena del error, por eso necesitamos estar en una constante reforma.

Es mi deseo que muchos hermanos, lideres y ministros evangélicos se expongan a la reforma. Necesitan evaluar sus enseñanzas a la luz de la fe reformada. ¿Por que? Porque fue en la Reforma donde se replanteo la doctrina apostólica. Fue allí que se expuso el error y se confronto con la verdad de las Escrituras. Muchos dicen que prefieren las Escrituras a la Reforma pero eso es parte de ignorar las doctrinas reformadas. No existe contradicción entre la Biblia y la Reforma. La Reforma no fue para sustituir la Biblia sino para exponerla en su justa medida y alcance. La Reforma fue el grito de la Iglesia para volver a la forma bíblica y apostólica. Dios uso a esos reformadores para que el estandarte de su verdad ondeara de nuevo sobre los pueblos y ciudades de una Europa sumida en las tinieblas del error y la ignorancia.

Este es mi sencillo tributo. Recordar hoy mis 21 años en la fe reformada. Yo fui de los que no le importo gastarlo todo para comprar el campo donde esta el tesoro. Mi gratitud no se extingue. Doy gracias a Dios todos los días por estos 21 años. Por cada libro, cada hermano, cada clase, cada ministro que ha extendido su mano para que pueda avanzar un paso mas en el conocimiento de mi Señor. A todos soy deudor.

 

Anuncios

doctrinas de la graciaCiudad de Dort, Países Bajos, 1619. Se convoca a un sínodo internacional de la iglesia para dar curso a un pliego de protesta formulado por los discípulos y seguidores de Jacobo Arminio, fallecido en 1610. Ese pliego de protesta (hol, “remonstrant”) fue formulado en cinco puntos. La respuesta a esos cinco puntos de la protesta arminiana tambien se dio en cinco puntos. Lo que comúnmente se conoce como “los cinco puntos del Calvinismo” o tambien “doctrinas de la Gracia”. Estos cinco puntos resumen la base de la doctrina calvinista y reformada.

Los cinco mensajes que a continuación compartimos fueron predicados durante todos los domingos del mes de febrero del presente año (2015) en nuestra iglesia presbiteriana de Old Cutler. El Dr. Alejandro Cid, pastor de dicha congregación, expone claramente el mensaje de estos cinco puntos. Con el propósito de que el mensaje de la sana doctrina bíblica llegue a muchos es que lo compartimos con todos los lectores de IGLESIANDO.

SOLI DEO GLORIA!

Synode_te_DordtrechtA raíz de la muerte de Jacobo Arminio (1610) sus seguidores elaboraron una protesta (hol. “remonstrant”) donde lanzaban agudas criticas sobre el calvinismo y sus enseñanzas diciéndole a las gentes que la predestinación era un fatalismo, que el calvinismo enseñaba que Dios era el autor del pecado (confundiendolo con el hipercalvinismo), que se enseñaba a los hombres que los pecados que cometieran no les perjudicaba en nada su salvación, que se promovía un libertinaje en el creyente, que el dios que predicaba el calvinismo era tiránico, caprichoso y cínico ya que condeno a la mayor parte de la humanidad sin siquiera tener en cuenta pecado alguno. Estas entre muchas eran las calumnias que los “remonstrantes” arminianos lanzaban sobre la doctrinas reformadas en las iglesias,  tergiversando al máximo la fe reformada. Su protesta fue resumida en cinco puntos principales, y tal fue la agitación que provoco tal protesta dentro de las iglesias que fue necesaria la convocación de un sínodo de las iglesias reformadas a fin de responder enérgicamente a tal protesta arminiana. El sínodo de Dort (ciudad de Dordrecht) fue realizado en 1618-1619. Aunque fue un sínodo de las iglesias nacionales de los Países Bajos, tuvo carácter internacional también, porque habían 26 delegados de otros 8 países. La primera reunión del sínodo fue el 13 de noviembre de 1618 y la ultima fue el 9 de mayo de 1619. Un total de 154 reuniones a lo largo de 6 meses. La respuesta del sínodo fue elaborada en cinco puntos, como respuesta a los cinco puntos de la protesta arminiana.

A continuación les cito las conclusiones de las actas de Dort.

Esta es la explicación escueta, sencilla y genuina de la doctrina ortodoxa de los CINCO ARTÍCULOS sobre los que surgieron diferencias en los Países Bajos, y, a la vez, la reprobación de los errores que conturbaron a las iglesias holandesas durante cierto tiempo. El Sínodo juzga que tal explicación y reprobación han sido tomadas de la Palabra de Dios, y que concuerdan con la confesión de las Iglesias Reformadas. De lo que claramente se deduce que aquellos a quienes menos correspondían tales cosas, han obrado en contra de toda verdad, equidad y amor, y han querido hacer creer al pueblo que la doctrina de las Iglesias Reformadas respecto a la predestinación y a los capítulos referentes a ella desvían, por su propia naturaleza y peso, el corazón de los hombres de toda piedad y religión; que es una comodidad pala la carne y el diablo, y una fortaleza de Satanás, desde donde trama emboscada a todos los hombres, hiere a la mayoría de ellos y a muchos les sigue disparando mortalmente los dardos de la desesperación o de la negligencia. Que hace a Dios autor del pecado y de la injusticia, tirano e hipócrita, y que tal doctrina no es otra cosa sino un extremismo renovado, maniqueísmo, libertinismo y fatalismo; que hace a los hombres carnalmente descuidados al sugerirse a sí mismos por ella que a los elegidos no puede perjudicarles en su salvación el cómo vivan, y por eso se permiten cometer tranquilamente coda suerte de truhanerías horrorosas; que a los que fueron reprobados no les puede servir de salvación el que, concediendo que pudiera ser, hubiesen hecho verdaderamente todas las obras de los santos; que con esta doctrina se enseña que Dios, por simple y puro antojo de Su voluntad, y sin la inspección o crítica más mínima de pecado alguno, predestinó y creó a la mayor parte de la humanidad para la condenación eterna; que la reprobación es causa de la incredulidad e impiedad de igual manera que la elección es fuente y causa de la fe y de las buenas obras; que muchos niños inocentes son atrancados del pecho de las madres, y tiránicamente arrojados al fuego infernal, de modo que ni la sangre de Cristo, ni el Bautismo, ni la oración de la Iglesia en el día de su bautismo les pueden aprovechar; y muchas otras cosas parecidas, que las Iglesias Reformadas no sólo no reconocen, sino que también rechazan y detestan de todo corazón.
 
Por tanto, a cuantos piadosamente invocan el nombre de nuestro Salvador Jesucristo, este Sínodo de Dordrecht les pide en el nombre del Señor, que quieran juzgar de la fe de las Iglesias Reformadas, no por las calumnias que se han desatado aquí y allá, y tampoco por los juicios privados o solemnes de algunos pastores viejos o jóvenes, que a veces son también fielmente citados con demasiada mala fe, o pervertidos y torcidos en conceptos erróneos; si no de las confesiones públicas de las Iglesias mismas, y de esta declaración de la doctrina ortodoxa que con unánime concordancia de todos y cada uno de los miembros de este Sínodo general se ha establecido.
 
A continuación, este Sínodo amonesta a todos los consiervos en el Evangelio de Cristo para que al tratar de esta doctrina, tanto en los colegios como en las iglesias, se comporten piadosa y religiosamente; y que la encaminen de palabra y por escrito a la mayor gloria de Dios, a la santidad de vida y al consuelo de los espíritus abatidos; que no sólo sientan, sino que también hablen con las Sagradas Escrituras conforme a la regla de la fe; y, finalmente, se abstengan de todas aquellas formas de hablar que excedan los límites del recto sentido de las Escrituras, que nos han sido expuestos, y que pudieran dar a los sofistas motivo justo para denigrar o también para maldecir la doctrina de las Iglesias Reformadas.
 
El Hijo de Dios, Jesucristo, que, sentado a la derecha de Su Padre, da dones a los hombres, nos santifique en la verdad; traiga a la verdad a aquellos que han caído; tape su boca a los detractores de la doctrina sana; y dote a los fieles siervos de Su Palabra con el espíritu de sabiduría y de discernimiento, a fin de que todas sus razones puedan prosperar para honor de Dios y para edificación de los creyentes. Amén.
 
En el sínodo de Dort el arminianismo fue declarado una herejía para la iglesia, y por consiguiente, también el hipercalvinismo ya que muchas de las calumnias que los ‘remonstrantes’ lanzaron sobre la doctrina reformada no provenían del ‘calvinismo’ sino del ‘hipercalvinismo’ el cual también fue rechazado. Después del sínodo, y en virtud de sus declaraciones, muchos pastores y ministros que sostenían las enseñanzas arminianas fueron removidos de sus lugares de ministerio que ocupaban dentro de las iglesias reformadas. 
 
Dort esta vigente hoy. El arminianismo y el hipercalvinismo son herejias. El arminianismo volvió a renacer tiempo después porque su impulsor, el padre de Mentira, sabe que es una doctrina de confusión muy efectiva dentro de la iglesia. Pero no ha resucitado solo, sino que también ha regresado con su compañero de confusión: el hipercalvinismo. Ambos están atacando hoy mas que nunca contra las iglesias, confundiendo a los creyentes llevándolos de la mano por un camino falso, y ensombreciendo la verdad de la Palabra de Dios a los ojos de las gentes. 
 
El propósito de mi articulo hoy es para alertar a todo ministro o pastor reformado, que en virtud de la vigencia de los cánones de Dort, no de su púlpito a ningún ministro o pastor que 
pulpitosostenga o enseñe doctrina arminiana, ni hipercalvinista, ni amiraldianismo, ni ninguna otra doctrina asociada con estas que van en contra de la fe reformada que se defendió en Dort hace ya 394 años. Aunque muchos han hecho caso omiso de las declaraciones y propósito de Dort, es tiempo de llamar a los que respetan la sana doctrina, y quieren cooperar que la iglesia hoy se mantenga lo mas sana posible ante los embates del Enemigo con sus falsas doctrinas arminianas e hipercalvinistas. No pongan su púlpito en manos de quienes están siendo instrumentos de confusión al rebaño del Señor. Seamos celosos del alimento que se da a las ovejas del Señor, y no permitamos que ningún pregonero del error tenga parte en nuestro ministerio. Dios nos ha llamado a ser pregoneros de justicia, no de las mentiras del que siembra cizaña dentro del campo de trigo del Señor.
 
No se trata solo de citar y explicar los cinco puntos doctrinales de Dort, sino de tener el espíritu de Dort. Los ministros del error fueron proscritos en Dort. Se les quito el púlpito, y se les privo de enseñar dentro de las iglesias reformadas. Ese es el espíritu que hoy debemos tener en nuestros ministerios. No extienda la mano a quienes están enseñando doctrina falsa. Quite el micrófono a quienes lo están usando para envenenar el rebaño. El espíritu de Dort esta vigente hoy contra las doctrinas de error.
 
Extiendo a mis consiervos y hermanos en la fe reformada esta amonestación y exhortación del Sínodo de Dort, que no echemos por tierra el espíritu que movió a estos hermanos que nos han precedido a mantener en alto la doctrina bíblica reformada, la cual hará que muchos salgan de las tinieblas del error.
 
A continuación, este Sínodo amonesta a todos los consiervos en el Evangelio de Cristo para que al tratar de esta doctrina, tanto en los colegios como en las iglesias, se comporten piadosa y religiosamente; y que la encaminen de palabra y por escrito a la mayor gloria de Dios, a la santidad de vida y al consuelo de los espíritus abatidos; que no sólo sientan, sino que también hablen con las Sagradas Escrituras conforme a la regla de la fe; y, finalmente, se abstengan de todas aquellas formas de hablar que excedan los límites del recto sentido de las Escrituras, que nos han sido expuestos, y que pudieran dar a los sofistas motivo justo para denigrar o también para maldecir la doctrina de las Iglesias Reformadas.
 
Seamos fieles y celosos administradores de los misterios de Dios (1Cor. 4:1). 
 
¡Por Cristo y por la Reforma!
 
….vuestro consiervo, 
Felipe Gonzalez.
 
 

La foto es del Seminario Teológico Bautista de Cuba occidental, en la Loma de Chaple, barriada capitalina de Santos Suarez. Para muchos la foto no tiene mucho que ver con el nombre de este post, pero si tiene que ver. Indagando en la historia de la obra bautista cubana, encontré un dato histórico que me lleno de alegría ya que lo ignoraba totalmente. Hay noticias que lo alegran a uno, pero esta me lleno de gozo. Quizás otros bautistas cubanos lo sabían hace tiempo, pero yo acabo de enterarme.

En la década de 1880 el patriota cubano Alberto de Jesus Diaz, que había sido episcopal,  se convierte al evangelio dentro del protentantismo en la ciudad de New York. Regresa a Cuba a principios del año 1883 como colportor y comienza a predicar en la Habana, en un local situado en la calle Amargura #73. Varios se convierten al evangelio, y se reúne un grupo de creyentes, los cuales se agrupan oficialmente como iglesia el 10 de abril de 1883 bajo un pacto o convenio de membresia denominan a aquella iglesia como “IGLESIA REFORMADA DE CUBA” y le ponen por nombre,  “GETSEMANI” .  Fue en años posteriores, que con relaciones con los bautistas del Sur de los EUA se le llama “Iglesia Bautista “Getsemani”

Así comenzó todo. El que se le haya puesto “IGLESIA REFORMADA DE CUBA”   nos dice sin lugar a dudas que la obra bautista cubana surge sobre bases reformadas, por el trasfondo reformado de su fundador. Los bautistas del Sur de los Estados Unidos en ese tiempo eran confesionales. Tenían la Confesión de Filadelfia los del Norte, y la Confesión de Charleston los del Sur. En ambos casos era una versión americana de la Confesión de Fe de Londres de 1689 con algunas variantes en cuanto al canto de las alabanzas.

Tanto los primeros fundadores de la obra bautista cubana, como los misioneros norteamericanos que fueron a apoyarlos,  eran calvinistas en su doctrina. Hay un punto histórico en las siguientes generaciones de lideres bautistas cubanos en que se alejaron de las doctrinas reformadas de los comienzos, y se volvieron a la doctrina arminiano-dispensacionalista. En el ano 1999, 10 estudiantes del Seminario Teológico bautista de la Habana son expulsados por hablar y creer en las doctrinas de la Gracia, o calvinismo como también se le conoce. En algunos casos fue el encontronazo entre las dos teologías, la teología reformada que había sido abandonada por los principales lideres de la obra, con la arminiana-dispensacional del momento; pero en otros el choque solo fue contra una ignorancia crónica de la doctrina reformada. Fue un hecho triste, vergonzoso y también muy doloroso para esos jóvenes ministros del evangelio que tuvieron que hacer maletas con su brújula dislocada. Pero Dios honra a quienes le honran, y después de 13 anos de ese suceso, la mayoría de esos jóvenes son pastores del rebaño del Señor, y están ministrando la sana doctrina a sus congregaciones.

El gozo que he sentido al enterarme de que la obra bautista cubana comenzó sobre bases reformadas ha sido tanto, que los malos recuerdos de ese episodio quedan opacados. Esos 10 jóvenes  quizás sin saberlo, estaban siendo fieles a los comienzos doctrinales de la obra bautista cubana. Debemos mirar hacia arriba y hacia adelante, sabiendo que el Dios de toda gracia sostiene a los suyos por donde quiera que van, y su obra se sigue haciendo en medio de los tiempos.

Yo no se si mis hermanos bautistas contemporáneos conmigo, que creen y proclaman las doctrinas de la Gracia,  se alegraran tanto como yo, solo les dejo saber que estoy bailando en un solo pie!!!

SOLI DEO GLORIA!!

NOTAS

1.- Los datos históricos que aqui menciono se pueden verificar en “Historia de los Bautistas” Tomo III de Just C. Anderson. y también en “Historia general de las Misiones” de Justo L. Gonzalez.

2. Agradezco al pastor Joel Puentes, con el cual corrobore algunos datos históricos de la obra bautista cubana.  El pastor Joel Puentes fue uno de los 10 seminaristas expulsados, y hoy es pastor de una iglesia bautista reformada en el área de Naples.

 

Me sorprendio cuando lo supe, pero es cierto. ¡Los bautistas del Sur de los EUA eran confesionales!!!

Repasemos brevemente la historia…..

En 1644 salio la primera confesion de fe bautista en Londres, encaminada a distinguir entre los bautistas generales (arminianos) y los bautistas particulares (calvinistas). Se reunieron siete iglesias bautistas particulares (reformadas) y elaboraron esta confesion de fe para refutar los errores anabaptistas.

En 1677 se elaboro una segunda confesion de fe bautista basada en la primera de 1644, en la confesion de fe de Westminster, y en la Declaracion de Savoya. Esta confesion no fue muy publicada ni promovida debido a la gran persecusion que estaban sufriendo las iglesias reformadas en la Inglaterra de ese tiempo.

En 1689 sale oficialmente la Segunda Declaracion de fe bautista, que es la misma de 1677, pero su oficialidad en 1689 fue despues de la Asamblea General de Londres donde las iglesias particulares la adoptaron oficialmente como su Declaracion de Fe

A medida que se ha adoptado esta Confesion desde su primera version en 1644, ha sido modificada de alguna manera y a adoptado diversos nombres, pero es la misma. La historia es interesante.

En 1742  fue adoptada por los bautistas del norte de los Estados Unidos, y se le llamo CONFESION DE FE DE FILADELFIA, en la cual se modifico añadiéndole dos artículos breves (el 23 y el 31)  sobre la forma de cantar los salmos. Esta confesión fue impresa por Benjamín Franklin. En los estados del sur, la misma confesión fue llamada CONFESION DE FE DE CHARLESTON.

Lo cierto es que la historia se devela ante nosotros. Los bautistas de los Estados Unidos, tanto los del norte como los del sur eran confesionales, y se puede decir que la Confesion de Fe que adoptaron es Reformada. Los bautistas de los Estados Unidos no han estados desligados de la Reforma ni del calvinismo pero con el decursar del tiempo echaron a un lado la Confesion de Fe e involucionaron a solamente hacer un pequeño librito con 18 postulados doctrinales llamado FE Y MENSAJE BAUTISTASdejando a un lado la Confesión de Fe Bautista de 34 capítulos doctrinales extensamente desarrollados y explicados.

¿Por que digo que involucionaron? Porque considero que se dejo a un lado un documento doctrinal de gran valor contra el error, y se adopto un documento mas general que dejo abierta la puerta a todos los errores doctrinales provenientes del arminianismo que ahora hacen estragos dentro de las filas de los bautistas, al punto de que el calvinismo y la fe reformada es vista dentro de los bautistas americanos como algo raro y herético. El olvidarse de la Confesión de Fe bautista hizo que el arminianismo comenzara a hacer espacio dentro de las iglesias bautistas americanas, y al final sacara a empellones las doctrinas de la Gracia tal y como se trazaron en la Reforma.

¿Que importancia tiene que una iglesia sea confesional? Que esta en cierta manera mas alerta contra los errores doctrinales que las que no lo son. Las Confesiones de Fe son documentos contra el error porque trazan la doctrina biblica y la explican detalladamente. Las Confesiones no sustituyen la Biblia, mas bien la explican y la ponen al alcance de todos. Muchos dicen que la Biblia es suficiente y eso no se niega, pero tambien es sabido por todos que  las sectas y hasta los que ofician los cultos oscuros usan la Biblia y dicen que creen en Dios. Es por eso que las Confesiones son tamices por los cuales el error es pasado y sacado a la luz expulsándolo hacia un lado y dejando que la verdad de la Escritura sea la que alimente a los creyentes, y no sean contaminados por la nocividad de las doctrinas de demonios.

Lo cierto es que aunque olvidada no se pudo destruir, y hay muchas iglesias bautistas en los Estados Unidos que están desempolvando las doctrinas de la Gracia conforme se trazaron en estas confesiones, y al compararlas con las creencias generalmente adoptadas se están viendo los errores del arminianismo que han contaminado la doctrina bautista.

Aun siendo desterrado el calvinismo y las doctrinas de la Gracia, provenientes de la Reforma, los Bautistas americanos los 31 de octubre recuerdan y celebran el día de la Reforma protestante de 1517, lo cual es un fenómeno teológico-histórico un poco raro, porque yo no veo la manera que se celebre el día de la Reforma sin doctrinas reformadas.

Aqui les dejo la Confesion de Fe de Filadelfia en su original en ingles, y debajo les copio una traduccion al español para todos aquellos que se interesen en saber lo que dice la Confesion que fue olvidada por los bautistas de los Estados Unidos de America.

SOLI DEO GLORIA!

CONFESION DE FE DE FILADELFIA

__________________________________________________________________________________________

Capítulo 1

De las Sagradas Escrituras

1. La Sagrada Escritura es la única suficiente, cierta regla, e infalible de todo conocimiento salvador, la fe y la obediencia, aunque a la luz de la naturaleza, y las obras de la creación y la providencia no hasta el momento ponen de manifiesto la bondad, la sabiduría y el poder de Dios, como para dejar a los hombres inexcusable, sin embargo no son suficientes para dar lo que el conocimiento de Dios y su voluntad lo cual es necesario para la salvación. Por lo tanto, agradó al Señor muchas veces y de diversas maneras revelarse a sí mismo, y declaro que su voluntad a su Iglesia, y después para la preservación y la propagación de más de la verdad, y en contra de la creación más segura y la comodidad de la iglesia la corrupción de la carne, y la malicia de Satanás y del mundo, de cometer el mismo por completo a la escritura, el que da las Sagradas Escrituras a ser más necesario, los antiguos caminos de Dios revela su voluntad a su pueblo de ser cesado.

(2 Timoteo 3:15-17;.. Isaías 08:20, Lucas 16:29, 31;. Efesios 2:20, Romanos 1:19-21, 2:14-15;. Salmo 19:1-3; . Hebreos 1:1;. Prov. 22:19-21, Romanos 15:4;. 2 Pedro 1:19, 20).

2. Bajo el nombre de la Sagrada Escritura, o la Palabra de Dios escrita, ahora se contenía todos los libros del Antiguo y Nuevo Testamento, que son los siguientes:

DEL ANTIGUO TESTAMENTO: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, Samuel I, II Samuel, Reyes, Reyes, Crónicas, II Crónicas, Esdras, Nehemías, Ester, Job, Salmos, Proverbios , Eclesiastés, El Cantar de los Solomen, Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías

DEL NUEVO TESTAMENTO: Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Los Hechos de los Apóstoles, la epístola de Pablo a los Romanos, Corintios I, II Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, Tesalonicenses, II Tesalonicenses, I Timoteo, II Timoteo , a Tito, a Filemón, La Epístola a los Hebreos, la Epístola de Santiago, Las Epístolas primera y segunda de Pedro, Las Epístolas primera, segunda y tercera de Juan, la Epístola de Judas, El Apocalipsis

Todo lo cual están dadas por la inspiración de Dios, a ser la regla de la fe y la vida.

(2 Tim. 3:16)

3. Los libros comúnmente llamados Apócrifos, por no ser de inspiración divina, no son parte del canon o regla de la Escritura, y, por tanto, no son de autoridad a la iglesia de Dios, ni que cualquier uso que sea aprobado o hecho de que otros escritos humanos.

(Lucas 24:27, 44;. Romanos 3:2)

4. La autoridad de la Sagrada Escritura, para lo cual debe ser creído, no dependeth en el testimonio de ningún hombre o iglesia, sino enteramente de Dios (que es la verdad misma), el autor de la misma, por lo que se va a recibir, porque es la Palabra de Dios.

(2 Pedro 1:19-21;. 2 Timoteo 3:16;. 2 Tesalonicenses 2:13;. 1 Juan 5:9)

5. Podemos ser movido e inducido por el testimonio de la iglesia de Dios de una alta estima y reverente de las Santas Escrituras, y el heavenliness de la materia, la eficacia de la doctrina, y la majestad de su estilo, el consentimiento de todos los partes, el alcance de la totalidad (que es dar toda la gloria a Dios), el pleno descubrimiento que hace de la única forma de salvación del hombre, y muchas excelencias incomparables otros, y toda la perfección de los mismos, son argumentos con los que en abundancia doth pruebas en sí es la Palabra de Dios, sin embargo, no obstante, nuestra persuasión y completa seguridad de la verdad infalible, y la misma autoridad divina, es de la obra interna del testimonio del Espíritu Santo que por y con la Palabra en nuestros corazones.

(Juan 16:13,14; 1 Corintios 2:10-12;. 1 Juan 2:20, 27)

6. El consejo de Dios sobre todas las cosas necesarias para su propia gloria, la salvación del hombre, la fe y la vida, está expresamente expuesto o necesariamente contenido en la Sagrada Escritura: a la cual nada, en cualquier momento se va a agregar, ya sea por nueva revelación de la el Espíritu, o las tradiciones de los hombres. No obstante, reconocemos la iluminación interior del Espíritu de Dios que son necesarios para la comprensión de ahorro de las cosas como están revelados en la Palabra, y que hay algunas circunstancias relativas a la adoración de Dios, y el gobierno de la iglesia, comunes a humanos acciones y las sociedades, que han de ser ordenado por la luz de la naturaleza y la prudencia cristiana, de acuerdo con las normas generales de la Palabra, que siempre deben ser observados.

(2 Timoteo 3:15-17;.. Gal 1:8-9, Juan 6:45, 1 Cor 2:9-12;. 1 Corintios 11:13, 14;. 1 Corintios 14:26,40).

7. Todas las cosas en las Escrituras no son iguales llanura en sí mismos, ni por igual a todo clara, y sin embargo esas cosas que son necesarias para ser conocido, creído y se observa para la salvación, son tan claramente propuso y se abre en algún lugar de la Escritura o de otro tipo, que no sólo los sabios, pero ignorantes, en un uso debido de los medios ordinarios, puede alcanzar una comprensión suficiente de ellos.

(2 Pedro 3:16;.. Salmo 19:7, Salmo 119:130)

8. El Antiguo Testamento en hebreo (que era el idioma nativo del pueblo de Dios de la edad), y el Nuevo Testamento en griego (que en el momento de la escritura de la que fue más conocido generalmente a las naciones), están inspirados directamente por Dios , y por su singular cuidado y providencia mantenerse puro en todas las edades, por lo tanto, son auténticos, así como en todas las controversias de religión, la iglesia es finalmente a recurrir a ellos. Sin embargo, debido a que estas lenguas originales no se conocen a todo el pueblo de Dios, que tienen una a la derecha, y el interés en las Escrituras, y se ordenó en el temor de Dios a leer y buscar en ellos, por lo que se traduce en lo vulgar idioma de cada nación a la que vienen, que la Palabra de Dios que mora en abundancia en todo, pueden adorarle de una manera aceptable, y por la paciencia y la consolación de las Escrituras tengan esperanza.

(Romanos 3:2; Isa 08:20; Hechos 15:15.; Juan 5:39, 1 Cor 14:6, 9, 11, 12, 24, 28,. Colosenses 3:16)

9. La regla infalible para interpretar la Biblia es la Biblia misma, y por lo tanto, cuando hay una pregunta sobre el sentido verdadero y pleno de toda la Escritura (que no es múltiple, sino uno), debe ser buscado por otros lugares que hablan con más claridad.

(2 Pedro 1:20, 21;. Hechos 15:15, 16)

10. El juez supremo, por el cual todas las controversias de religión deben ser determinados, y todos los decretos de los concilios, las opiniones de los escritores antiguos, las doctrinas de los hombres y los espíritus privados, han de ser examinados, y en cuya sentencia debemos descansar, puede ser otros no, pero las Sagradas Escrituras entregadas por el Espíritu, en la que la Escritura así entregada, es finalmente nuestra fe resuelto.

(Mateo 22:29, 31, 32,. Efesios 2:20, Hechos 28:23)

Capítulo 2

De Dios y de la Santísima Trinidad

1. El Señor, nuestro Dios no es más que un solo Dios vivo y verdadero, cuya subsistencia está en y de sí mismo, infinito en su ser y perfección, cuya esencia no puede ser comprendida por nadie sino a sí mismo, un espíritu purísimo, invisible, sin cuerpo, partes o pasiones, que el único que tiene inmortalidad, que habita en la luz que ningún hombre puede acercarse; que es inmutable, inmenso, eterno, todopoderoso incomprensible, infinito, todos los sentidos, más santo, más sabio, más libre, la mayoría absoluta, trabajando todas las cosas de acuerdo el consejo de su propia voluntad inmutable y más justo para su propia gloria; iniquidad más amoroso, misericordioso, compasivo, paciente, abundante en misericordia y verdad, el perdón, la transgresión y pecado, galardonador de todos los que le buscan, y, con todo muy justo y terrible en sus juicios, que odia todo pecado, y que de ninguna manera inocente al culpable.

(1 Corintios 8:4, 6; Deuteronomio 6:4; Jer 10:10; Isa 48:12; Éxodo 3:14; Juan 4:24; 1 Timoteo 1:17, Deut 4……:. 15, 16; Mal 3:6, 1 Reyes 8:27; Jer 23:23; Salmo 90:2; Génesis 17:1; Isaías 6:3; Salmo 115:3; Isa. 46…..: 10, Prov. 16:04, Rom 11:36; Exod.34:.. 6, 7, Hebreos 11:6; Nehemías 9:32, 33; Salmo 5:5, 6; Éxodo 34:7;…. Nahum 1:2, 3)

2. Dios, teniendo toda la vida, la gloria, la bondad, la santidad, en y de sí mismo, es el único en sí mismo y más que suficiente, no teniendo necesidad de ninguna criatura que él ha hecho, ni derivando ninguna gloria de ellas, pero se manifiesta sólo su gloria en, por, a, y sobre ellos, él es la fuente sola de todo ser, de los cuales, a través del cual, y para quien son todas las cosas, y él se enseñorea más soberano sobre todas las criaturas, para hacer por ellos, por ellos, o sobre ellos, cualquier cosa que agrada a sí mismo, delante de él todas las cosas están abiertas y manifiestas, su conocimiento es infinito, infalible e independiente a la criatura, de modo que no hay nada que lo contingente o incierta, sino que es más sagrado en toda su consejos, en todas sus obras, y en todos sus órdenes, le es debido de los ángeles y los hombres, que sea culto, servicio, o la obediencia, como criaturas que deben a que el Creador, y todo lo que está más contento que requieren de ellos.

(Juan 5:26, Salmo 148:13, 119:68 Sal, Job 22:2, 3; Rom 11:34-36, Dan 4:25, 34, 35,.. HEB 4:13;. Estos . 11:05, Hechos 15:18, Sal 145:17; Rev. 5:12-14)

3. En este Ser divino e infinito hay tres subsistencias, el Padre, el Verbo o el Hijo y el Espíritu Santo, de una sustancia, poder y eternidad, cada uno con la esencia divina, y sin embargo toda la esencia indivisible: el Padre no es de nadie, ni engendrado ni procedente, el Hijo es engendrado eternamente del Padre, el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, todo infinito, sin principio, por lo tanto, un solo Dios, que no debe ser dividida en la naturaleza y el ser, pero se distingue por varias propiedades peculiares en relación y las relaciones personales, que la doctrina de la Trinidad es el fundamento de toda nuestra comunión con Dios, y la dependencia a gusto en él.

(1 Juan 5:7, Mateo 28:19, 2 Corintios 13:14, Ex 03:14, Juan 14:11, 1 Corintios 8:6, Juan 1:14,18, Juan 15:26….; Gál. 4:6)

Capítulo 3

Por decreto de Dios

1. Dios ha decretado en sí mismo, desde toda la eternidad, por el consejo más sabio y santo de su propia voluntad, libre e inmutablemente, todas las cosas, todo lo que sucede, aunque así como lo que es Dios ni el autor del pecado ni tiene comunión con cualquier en ella, ni hace violencia a la voluntad de la criatura, ni tampoco es la libertad o contingencia de las causas segundas tomadas así, pero más bien las establece, en el que aparece su sabiduría en la eliminación todas las cosas, y el poder y la fidelidad en el cumplimiento de su decreto.

(Isaías 46:10;. Efesios 1:11, Hebreos 6:17;. ROM 9:15, 18;. Santiago 1:13, 1:05, Juan 1, Hechos 4:27, 28, Juan 19:11; Num. 23:19, Ef. 1:3-5)

2. Aunque conoce a Dios que sea posible, o puede llegar a pasar, a todas las condiciones supuestas, pero no tiene nada decretó porque lo preveía como futuro, o como lo que vendría a pasar en esas condiciones.

(Hechos 15:18; Rom. 9:11, 13, 16, 18)

3. Por el decreto de Dios, para la manifestación de su gloria, algunos hombres y ángeles son predestinados o preordenados para vida eterna mediante Jesucristo, para alabanza de su gloriosa gracia, otros que se deja actuar en su pecado a su justa condenación, para alabanza de su gloriosa justicia.

(I Timoteo 5:21;. Matt 25:34;. Efesios 1:5, 6;. Romanos 9:22, 23;. Judas 4)

4. Estos ángeles y los hombres así predestinados y preordenados, están diseñados particular e inalterablemente, y su número es tan cierto y definido, que no puede ser aumentado o disminuido.

(. 2 Timoteo 2:19; Juan 13:18)

5. Los de la humanidad que están predestinados a la vida, Dios, antes de la fundación del mundo fue establecido, conforme a su propósito eterno e inmutable, y el consejo secreto y beneplácito de su voluntad, ha escogido en Cristo para la gloria eterna, fuera de su mera gracia gratuita y el amor, sin ninguna otra cosa en la criatura como condición o causa moviéndolo a hacerlo.

(Efesios 1:4, 9, 11, Romanos 8:30;.. 2 Timoteo 1:9; I Tes 5:9;. Romanos 9:13, 16;.. Efesios 2:5, 12)

6. A medida que Dios ha designado a los elegidos para la gloria, por lo que tiene, por el propósito libre y eterno de su voluntad, preordenado todos los medios thereunto, por lo cual los que son elegidos, siendo caídos en Adán, son redimidos por Cristo, son eficazmente llamados a la la fe en Cristo, por su Espíritu que obra en su tiempo, son justificados, adoptados, santificados y guardados por su poder a través de la fe para la salvación, ni ningún otro son redimidos por Cristo, o eficazmente llamado, justificado, adoptado, santificado y salvado, pero los elegidos solamente.

(1 Pedro 1:2;. 2 Tesalonicenses 2:13;. 1 Tesalonicenses 5:9, 10;. Romanos 8:30;. 2 Tesalonicenses 2:13;. 1 Pedro 1:5;. Juan 10:26, 17 : 9, 6:64)

7. La doctrina del misterio de la predestinación es alta para tratarse con especial prudencia y cuidado, que los hombres que asisten a la voluntad de Dios revelada en su Palabra, y obedecerla thereunto, puede, de la certeza de su vocación eficaz, estar seguros de su eterna las elecciones, de modo que esta doctrina se permitirse cuestión de alabanza, la reverencia y la admiración de Dios, y de consuelo humildad, diligencia y abundante a todos los que sinceramente obedecen al evangelio.

(1 Tesalonicenses 1:4, 5;. 2 Pedro 1:10;. Efesios 1:6;. Rom 11:33;. Romanos 11:5, 6, 20,. Lucas 10:20)

Capítulo 4

De la Creación

1. En el principio agradó a Dios el Padre, Hijo y Espíritu Santo, para la manifestación de la gloria de su eterno poder, sabiduría y bondad, para crear o hacer que el mundo, y todas las cosas que en él, ya sea visible o invisible, en el espacio de seis días, y todas muy buenas.

(Juan 1:2, 3; Hebreos 1:2;. 26:13 Trabajo; Romanos 1:20;. 1:16 Coronel; Génesis 1:31)

2. Después de que Dios había hecho todas las demás criaturas, creó al hombre, varón y mujer, con almas razonables e inmortal, lo que hace que encajen a que la vida a Dios por el cual fueron creados, que se hizo después de que la imagen de Dios, en conocimiento, justicia y santidad de la verdad, tener la ley de Dios escrita en sus corazones, y el poder para cumplirla, y sin embargo, en virtud de la posibilidad de transgredir, se deja a la libertad de su propia voluntad, que estaba sujeto a cambios.

(Génesis 1:27; Génesis 2:7;. Eccles 7:29; Génesis 1, 26;. Rom 2:14, 15; Gén. 3:6)

3. Además de la ley escrita en sus corazones, que recibió una orden de no comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, que al mismo tiempo que se mantiene, eran felices en su comunión con Dios, y tenía el dominio sobre las criaturas.

(Génesis 2:17; Génesis 1:26, 28)

Capítulo 5 

De la Divina Providencia

1. Dios el Creador de todas las cosas buenas, en su infinito poder y sabiduría doth sostenerla, dirigirla, dispone y gobierna todas las criaturas y las cosas, desde el mayor hasta el menor, por su sabio y santo providencia, hasta el final para el que se que fueron creados, de acuerdo a su conocimiento infalible, y el libre e inmutable consejo de su propia voluntad, para alabanza de la gloria de su sabiduría, poder, justicia, bondad infinita, y la misericordia.

(Hebreos 1:3, Job 38:11; Isa 46:10, 11;.. Salmo 135:6;. Mateo 10:29-31; Ef 1, 11.)

2. Aunque en relación a la presciencia y decreto de Dios, la causa primera, todas las cosas llegan a pasar inmutable e infaliblemente, de modo que no hay nada acontece por casualidad alguna, o sin su providencia, sin embargo por la misma providencia Él lo dispone su caída a cabo de acuerdo con la naturaleza de las causas segundas, ya sea necesaria, libre o contingentemente.

(Hechos 2:23;. Prov. 16:33; Génesis 8:22)

3. Dios, en su providencia ordinaria uso hiciere de los medios, sin embargo, es libre para obrar sin ellos, más arriba, y en contra de ellos a su antojo.

(Hechos 27:31, 44; Isa 55:10, 11;. Oseas 1:7; Rom 4:19-21; Dan. 3:27.)

4. La omnipotencia, la sabiduría inescrutable y la bondad infinita de Dios, hasta el momento se manifiestan en su providencia, que su extendeth determinado consejo en sí, incluso hasta la primera caída, y todas las otras acciones pecaminosas, tanto de los ángeles y los hombres, y esto no por un desnudo permiso, el cual también más sabia y poderosa boundeth, y de otra manera ordenare y gobierna, en una dispensación múltiple para sus fines más sagrados, aunque así, como la maldad de sus actos proceden las única de las criaturas, y no de Dios, que, siendo más santo y justo, no es ni puede ser el autor o aprobador del pecado.

(Romanos 11:32-34, 2 Samuel 24:1, 1 Crónicas 21:1;.. 2 Reyes 19:28; Sal 76;. 10; Génesis 1:20; Isaías 10:6, 7, 12. , Sal 1;. 21, 1 Juan 2:16)

5. El más sabio, justo y misericordioso de Dios a menudo deja por una temporada a sus propios hijos a múltiples tentaciones y la corrupción de sus propios corazones, a fin de disciplinarlos por sus pecados anteriores, o para descubrir a ellos la fuerza oculta de la corrupción y el engaño de las sus corazones, para que puedan ser humillado, y elevarlos a una dependencia más estrecha y constante por su apoyo a sí mismo, y para que sean más vigilantes contra todas las ocasiones futuras del pecado, y para otros fines justos y santos. Así que todo lo que acontece a cualquiera de sus elegidos es por su nombramiento, para su gloria y su bien.

(. 2 Crónicas 32:25, 26, 31, 2 Cor 12:7-9;. Rom 8:28).

6. En cuanto a aquellos hombres malvados e impíos a quienes Dios, como el juez justo, porque el pecado ex doth ciega y endurece; de ellos no sólo impide, su gracia, por el que podría haber sido iluminado en su entendimiento, y lo que hizo en sus corazones, pero a veces También retira los dones que tenían, y exposeth a objetos tales como su corrupción hace ocasión de pecado, y con todo, les da a sus propias concupiscencias, las tentaciones del mundo, y el poder de Satanás, con lo que se trata de pasar que se endurecen, en virtud de dichos medios que Dios acostumbra para el ablandamiento de los demás.

(Romanos 1, 24-26, 28, 11:7, 8;. Deuteronomio 29:4; Mateo 13:12;. Deuteronomio 2:30;. 2 Reyes 8:12, 13;. Salmo 81:11, 12 ; 2 Tesalonicenses 2:10-12;. Éxodo 8:15, 32;. Isa 6:9, 10;. 1 Pedro 2:7, 8).

7. Como la providencia de Dios echa de alcance general a todas las criaturas, así que después de una manera más especial cuida a su iglesia, y disposeth de todas las cosas a su bien.

(1 Timoteo 4:10;. Amós 9:8, 9;. Isaías 43:3-5)

Capítulo 6

De la caída del hombre, del pecado, y de ellos, el castigo

1. Aunque Dios creó al hombre recto y perfecto, y le dio una ley justa, que había sido a la vida lo había guardado, y amenazó de muerte a la violación de los mismos, sin embargo, no siempre permanecen en este honor: Satanás con la sutileza de la serpiente para someter a Eva, a continuación, por su seducir a Adán, quien, sin coacción alguna, se intencionalmente transgredir la ley de su creación, y la orden dada a ellos, al comer el fruto prohibido, que Dios estaba contento, de acuerdo con su sabio consejo y santo para permitir que, habiendo propuesto ordenarlo para su propia gloria.

(Génesis 2:16, 17; Génesis 3:12,13;. 2 Corintios 11:3)

2. Nuestros primeros padres, por este pecado, cayeron de su justicia original y comunión con Dios, y en ellas mediante el cual la muerte se apoderó de todos: todos ser muertos en el pecado, y totalmente corrompidos en todas las facultades y partes del alma y del cuerpo.

(Romanos 3:23;. Rom 5:12, etc,. Tito 1:15;.. Génesis 6:5, Jeremías 17:9, Romanos 3:10-19)

3. Siendo ellos la raíz, y por designio de Dios, de pie en la habitación y lugar de toda la humanidad, la culpa del pecado fue imputado, y la naturaleza corrupta transmitida, a toda su posteridad que desciende de ellos según la generación ordinaria, estando ya concebido en el pecado, y por naturaleza hijos de ira, de la servidumbre del pecado, los temas de la muerte, y todas las demás miserias espirituales, temporales y eternos, a menos que el Señor Jesús nos ha salvado.

(Romanos 5:12-19, 1 Cor 15:21, 22, 45, 49,. Sal 51:5;. Job 14:4; Efesios 2:3;. Romanos 6:20, 5:12;. Heb . 2:14, 15; 1 Tesalonicenses 1:10).

4. De esta corrupción original, la cual estamos completamente indispuesto, discapacitados, y opuestos a todo lo bueno y totalmente inclinados a todo mal, proceden todas las transgresiones actuales.

(Romanos 8:7, Colosenses 1:21, Santiago 1:14, 15;. Matt 15:19)

5. La corrupción de la naturaleza, en esta vida, ¿la siguen en las que se regeneran, y aunque sea a través de Cristo perdonó y mortificado, sin embargo, tanto por sí misma, y los primeros movimientos de los mismos, son verdadera y propiamente pecado.

(Rom. 7:18,23; Eccles. 7:20; 1 Juan 1:8; Rom 7:23-25; Gal. 5:17).

Capítulo 7 

De la alianza de Dios

1. La distancia entre Dios y la criatura es tan grande, que a pesar de las criaturas racionales le deben obediencia a él como a su creador, sin embargo, nunca podría haber alcanzado la recompensa de la vida, pero por alguna condescendencia voluntaria de parte de Dios, que él ha tenido el placer de expresar por medio del pacto.

(Lucas 17:10; Job 35:7,8)

2. Por otra parte, el hombre había traído sobre sí la maldición de la ley por su caída, agradó al Señor que haga un pacto de gracia, en el que se sacrifica libremente a los pecadores vida y salvación por Jesucristo, requiriendo de ellos fe en él, para que sean se salvó, y la promesa de dar a todos los que son ordenados para vida eterna, su Espíritu Santo, para que sean dispuestos y capaces de creer.

(Génesis 2:17, Gálatas 3:10, Romanos 3:20, 21; Rom 8:3, Marcos 16:15, 16; Juan 3:16; éstos 36:26, 27; Juan 6….: 44, 45; Salmo 110:3)

3. Este pacto se revela en el evangelio, en primer lugar a Adán en la promesa de la salvación por la simiente de la mujer, y después por los pasos más lejos, hasta el descubrimiento completo del mismo fue terminado en el Nuevo Testamento, y se funda en esa eterna transacción del pacto que había entre el Padre y el Hijo la redención de los elegidos, y es solo por la gracia de este pacto que toda la posteridad de Adán caído que alguna vez fueron salvados hizo obtener la vida y la inmortalidad beatífica, el hombre es ahora absolutamente incapaz de la aceptación de Dios en los mismos términos en que Adán se interponían en su estado de inocencia.

(Génesis 3:15;. Hebreos 1:1;. 2 Timoteo 1:9; Tito 1:2;. Hb 11, 6., 13; Rom 4:1, 2, etc,.. Hechos 4:12; Juan 8:56)

Capítulo 8 

De Cristo, el Mediador

1. Dispuso Dios en su propósito eterno, escoger y ordenar al Señor Jesús, su Hijo unigénito, de acuerdo con el pacto hecho entre los dos, para ser el mediador entre Dios y el hombre, el profeta, sacerdote y rey; cabeza y salvador de la iglesia, el heredero de todas las cosas, y el juez del mundo, a quienes él tenía desde toda la eternidad dará a un pueblo para ser su semilla y para ser por él en el tiempo redimido, llamados, santificados justificados, y glorificados.

(Isaías 42:1, 1 Pedro 1:19, 20;. Hechos 3:22;. Heb 5:5, 6;. Salmo 02:06, Lucas 01:33;. Efesios 1:22, 23; Heb. 1:02, Hechos 17:31;. Isa 53:10; Juan 17:6;. Rom 8:30)

2. El Hijo de Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad, siendo verdadero y eterno Dios, el brillo de la gloria del Padre, de una sustancia e igual con él que hizo el mundo, que sostiene a los y gobierna todas las cosas que él ha hecho, lo hizo, cuando la plenitud de los tiempos había llegado, de tomar sobre sí la naturaleza del hombre, con todas las propiedades esenciales y con sus debilidades comunes, pero sin pecado; siendo concebido por el Espíritu Santo en el vientre de la Virgen María, el Espíritu Santo desciende sobre ella: y el poder del Altísimo la sombra, y así se hizo de una mujer de la tribu de Judá, de la simiente de Abraham y David, según las Escrituras, de manera que dos naturalezas enteras, perfectas y distintas se unieron inseparablemente juntos en una persona, sin necesidad de conversión, composición o confusión, que la persona es muy Dios y verdadero hombre, sin embargo, un solo Cristo, el único mediador entre Dios y el hombre.

(Juan 1:14; Ga 4, 4., Romanos 8:3;.. Hebreos 2:14, 16, 17, 4:15; Matt 1:22, 23;. Lucas 1:27, 31, 35; Rom . 9:5,. 1 Timoteo 2:5)

3. El Señor Jesús, en su naturaleza humana unida así a la voluntad divina, en la persona del Hijo, fue ungido y santificado con el Espíritu Santo sin medida, que tiene en él todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento, en quien agradó al Padre que habitase toda plenitud, a fin de que siendo santo, sin mancha inofensiva, y lleno de gracia y de verdad, podría ser completamente apto para desempeñar el cargo de mediador y fiador; cargo que no se tomó sobre sí mismo, sino que fue llamado por thereunto su Padre, que también puso todo el poder y el juicio en su mano, y le dio orden para ejecutar el mismo.

(Sal. 45:7, Hechos 10:38; Juan 3:34; Col. 2:3, Colosenses 1:19, Hebreos 7:26, Juan 1:14, Hebreos 7:22, Hebreos 5…: 5, Juan 5:22, 27; Matt. 28:18, Hechos 2, 36)

4. Esta oficina el Señor Jesús hizo de muy buena gana se comprometen, que de que pudiera cumplir con lo hecho en virtud de la ley, y se perfectamente que cumplir, y se les realizó el castigo debido a nosotros, que deberíamos haber tenido y sufrido, hecho pecado y maldición para nosotros; perdurables penas más graves en su alma, y más dolorosos sufrimientos en su cuerpo, fue crucificado y murió, y permaneció en el estado de los muertos, sin embargo, no vio corrupción: en el tercer día se levantó de entre los muertos con la mismo órgano en el que sufrió, con el que también ascendió al cielo, y allí está sentado a la diestra del Padre haciendo su intercesión, y deberá volver a juzgar a los hombres y los ángeles en el fin del mundo.

(Salmo 40:7, 8; Hebreos 10:5-10; 10:18 Juan; Gal 4:04; Mateo 3:15; Gal 3:13; Isaías 53:6; 1 Pedro 3…..: 18, 2 Cor 5:21;. Matt 26:37, 38;. Lucas 22:44; Matt. 27:46, Hechos 13:37; 1 Corintios 15:3, 4;. Juan 20:25, 27; Marcos 16:19; Hechos 1:9-11; Rom. 8:34; Heb 9:24;. Hechos 10:42; Rom 14:9, 10;. Hechos 1:11; 2 Pedro 2:4).

5. El Señor Jesús, por su perfecta obediencia y sacrificio de sí mismo, que mediante el Espíritu eterno, una vez ofrecido a Dios, ha satisfecho plenamente la justicia de Dios, la reconciliación de contratar, y compró una herencia eterna en el reino de los cielos, para todos aquellos a quien el Padre ha dado a él.

(Hebreos 9:14, 10:14, Romanos 3:25, 26;. Juan 17:2;. Hebreos 9:15)

6. Aunque el precio de la redención no se pagó realmente por Cristo hasta después de su encarnación, sin embargo, la virtud, la eficacia y los beneficios del mismo se comunicará a los elegidos en todas las edades, sucesivamente desde el principio del mundo, y por esas promesas, tipos, y sacrificios a los cuales fue revelado, y el significado de ser la semilla que heriría la cabeza de la serpiente, y el Cordero que fue inmolado desde la fundación del mundo, siendo el mismo ayer, y hoy y por siempre.

(1 Corintios 4:10;.. Hebreos 4:2; 1 Pedro 1:10, 11;. Ap. 13:8, Hebreos 13:8.)

7. Cristo, en el trabajo de mediación, acteth conforme a ambas naturalezas, por cada uno de la naturaleza haciendo lo que es propio de ella, sin embargo, en razón de la unidad de la persona, lo que es propio de una naturaleza a veces en la Escritura, que se atribuye a la persona denominada por la otra naturaleza.

(Juan 3:13, Hechos 20:28)

8. Para todos aquellos para quienes Cristo ha obtenido eterna redención, en que hace cierta y eficazmente les aplica y comunica la intercesión misma, por lo que para ellos, uniéndolos a sí mismo por su Espíritu, revelando a ellos, y por su Palabra, el misterio de la salvación, persuadirlos a creer y obedecer, gobernando sus corazones por su Palabra y Espíritu, y la superación de todos sus enemigos por su omnipotente poder y la sabiduría, en la forma y manera que sean más acorde a su dispensación maravillosa e inescrutable, y todos los de la libre y absoluta la gracia, sin ninguna condición prevista en ellos para adquirirlos.

(Juan 6:37, 10:15, 16, 17:9, Romanos 5:10, Juan 17:6, EPH 1:9, 1 Juan 5:20, Romanos 8:9, 14;… Salmo 110. : 1, 1 Corintios 15:25, 26; Juan 3:8; EPH 1:8)..

9. Esta oficina de mediador entre Dios y el hombre es adecuada sólo para Cristo, que es el profeta, sacerdote y rey de la iglesia de Dios, y no podrá ser ni en su totalidad, o parte de ella, transferido de él a cualquier otro.

(Tim. 2:5)

10. Este número y el orden de las oficinas es necesario, porque en el respeto de nuestra ignorancia, tenemos necesidad de su oficio profético, y en el respeto de nuestra separación de Dios, y la imperfección de lo mejor de nuestros servicios, necesitamos su oficio sacerdotal para conciliar nosotros y nos presentan agradable a Dios, y en lo que respecta a nuestra aversión e incapacidad absoluta para volver a Dios, y para nuestro rescate y la seguridad de nuestros adversarios espirituales, necesitamos su oficio real para convencernos, dibujar, mantener, entregar y preservarnos para su reino celestial.

(Juan 1:18, Colosenses 1:21, Gálatas 5:17, 16:08 Juan, Salmo 110:3, Lucas 1:74, 75.)

Capítulo 9

Del Libre Albedrío

1. Dios ha dotado la voluntad del hombre con la libertad natural y el poder de actuar sobre la elección, que no es ni forzada, ni por ninguna necesidad de la naturaleza, decidido a hacer el bien o el mal.

(Mateo 17:12; Santiago 1:14;. Dúo 30:19)

2. El hombre, en su estado de inocencia, tenía libertad y poder de voluntad y de hacer lo que era bueno y bien agradable a Dios, pero aún era inestable, por lo que pudiera caerse de él.

(Eclesiastés 7:29; Génesis 3:6)

3. El hombre, por su caída en un estado de pecado, ha perdido por completo toda capacidad para querer algún bien espiritual acompañe a la salvación buena, así que como hombre natural, que está enteramente opuesto a ese bien, y los muertos en pecado, no es capaz por su propia fuerza convertirse a sí mismo, o para prepararse thereunto.

(Rom. 5:6, 8:7, Efesios 2:1, 5;.. Tito 3:3-5, Juan 6:44)

4. Cuando Dios convierte a un pecador, y lo traduce él en el estado de gracia, le libra de su servidumbre natural bajo el pecado, y por su gracia le permite libremente el querer como el hacer lo que es espiritualmente bueno, aunque así como por la razón que de sus corrupciones restantes, que no es perfectamente doth, ni sólo la voluntad, lo que es bueno, pero que corresponde a esto se lo que es malo.

(Col. 1:13; 8:36 Juan; Fil 2:13;.. Romanos 7:15, 18, 19, 21, 23)

5. Esta voluntad del hombre está hecho a la perfección y inmutablemente libre para un buen solo en el estado de gloria solamente.

(Efesios 4:13)

Capítulo 10

Del llamamiento eficaz

1. Aquellos a quienes Dios ha predestinado para la vida, que se complace en su oficio, y aceptado el tiempo, efectivamente para llamar, por su Palabra y Espíritu, de ese estado de pecado y la muerte en los que son, por naturaleza, a la gracia y la salvación por Jesús Cristo, iluminando sus mentes espiritual y salvadora de entender las cosas de Dios, quitándoles su corazón de piedra, y dando a ellos un corazón de carne; la renovación de su voluntad, y por su omnipotente poder determinar que lo que es bueno, y efectivamente dibujando a Jesucristo, aunque así como llegan con mayor libertad, se le dio voluntad, con su gracia.

(Romanos 8:30, 11:07, Efesios 1:10, 11;. 2 Tesalonicenses 2:13, 14;.. EFE 2:1-6, Hechos 26:18;. EPH 1:17, 18; éstos . 36:26, Deut 30:6;. éstos 36:27, EPH 1:19, Salmo 110:3;… Cant 1:4)

2. Este llamamiento eficaz es libre y especial gracia de Dios solamente, no de nada en absoluto previsto en el hombre, ni de cualquier poder u organismo en la criatura, al ser completamente pasiva en el mismo, estando muertos en pecados y transgresiones, hasta que siendo vivificado y renovado por el Espíritu Santo, él se lo permitió responder a esta llamada, y abrazar la gracia ofrecida y transmitida en él, y que por ningún poder menor que el que resucitó a Cristo de entre los muertos.

(2 Timoteo 1:9;. Efesios 2:8;.. 1 Corintios 2:14;. Efesios 2:05, Juan 5:25;. Efesios 1:19, 20)

3. Eligen a los niños que mueren en la infancia, son regenerados y salvados por Cristo por medio del Espíritu; que obra, cuándo y dónde, y cómo le plazca, también lo son todas las personas elegidas, que son incapaces de ser hacia el exterior llamados por el ministerio de la Palabra.

(Juan 3:3, 5, 6, Juan 3:8)

4. Otros no elegidos, aunque pueden ser convocadas por el ministerio de la Palabra, y puede tener algunas operaciones comunes del Espíritu, aún no siendo efectivamente atraído por el Padre, que no quiere ni puede realmente venir a Cristo, y por lo tanto no se puede guardar : mucho menos pueden los hombres que no reciben la religión cristiana, se salvará; sean nunca tan diligente en sus vidas de acuerdo a la luz de la naturaleza y la ley de la religión que profesan.

(Mateo 22:14, 13:20, 21; Heb 6:4, 5, Juan 6:44, 45, 65, 1, Juan 2:24, 25; Hechos 4:12, 4:22, Juan, 17:03 )

Capítulo 11

De la Justificación

1. Aquellos a quienes Dios eficazmente llama, también libremente justifica, no por infundir justicia en ellos, pero perdonando sus pecados, y por la contabilidad y aceptando sus personas como justos, no por nada obrado en ellos o hecho por ellos, pero por amor a Cristo solo, no por la fe imputación en sí, el acto de creer, o de cualquier otra obediencia evangélica a ellos, como su justicia, sino por la imputación de la obediencia activa de Cristo hasta la toda la ley y la obediencia pasiva en su muerte por su justicia toda y única por la fe , que la fe no tienen de sí mismos, pues es don de Dios.

(Romanos 3:24, 8:30, Romanos 4:5-8;. Ef. 1:7, 1 Corintios 1:30, 31;. Rom 5:17-19;. Phil 3:8, 9.; Efesios 2:8-10;. Juan 1:12;. Rom 5:17)

2. Así, la fe de recepción y descansando en Cristo y su justicia, es el único instrumento de justificación, sin embargo, no está solo en la persona justificada, sino que está siempre acompañada de todas las otras gracias salvadoras, y no es una fe muerta, sino que obra por el amor.

(Romanos 3:28, Gal. 5:6, Santiago 2:17, 22, 26)

3. Cristo, por su obediencia y muerte, se descargue por completo la deuda de todos aquellos que son justificados, y lo hizo, por el sacrificio de sí mismo en la sangre de su cruz, sufriendo en su lugar la retribución debida a ellos, hacer una verdadera adecuada, , y la plena satisfacción a la justicia de Dios en su nombre, sin embargo, en la medida en que fue dado por el Padre para ellos, y su obediencia y satisfacción aceptado en su lugar, y tanto libremente, no por nada en ellos, su justificación es sólo de la libre la gracia, que tanto la justicia exacta y rica gracia de Dios sea glorificado en la justificación de los pecadores.

(Hebreos 10:14; 1 Pedro 1:18, 19;. Isaías 53:5, 6;. Romanos 8:32;. 2 Corintios 5:21;.. Romanos 3:26;. Efesios 1:6, 7 , 2:7)

4. Dios hizo de todo decreto de la eternidad para justificar todos los elegidos, y lo hizo Cristo en la plenitud del tiempo de morir por sus pecados, y resucitó para su justificación, sin embargo, no se justifican, personalmente, hasta que el Espíritu Santo doth a su debido tiempo en realidad se aplican a Cristo.

(Gálatas 3:8; 1 Pedro 1:2;.. 1 Timoteo 2:06, Romanos 4:25;. Colosenses 1:21, 22;. Tito 3:4-7)

5. Dios echa seguir para perdonar los pecados de aquellos que son justificados, ya pesar de que nunca pueden caer del estado de justificación, sin embargo, pueden, por sus pecados, caer bajo el desagrado paternal de Dios, y en esa condición que no tienen por lo general a la luz de su rostro restaurado a ellos, hasta que se humillen, confiesen sus pecados, pidan perdón y renueven su fe y el arrepentimiento.

(Mateo 6:12, 1 Juan 1:7, 9;. Juan 10:28, Salmo 89:31-33, Salmo 32:5, Salmo 51, Mateo 26:75)

6. La justificación de los creyentes bajo el Antiguo Testamento era, en todos estos aspectos, uno y lo mismo con la justificación de los creyentes bajo el Nuevo Testamento.

(Gálatas 3:9;. Romanos 4:22-24)

Capítulo 12 

De la adopción

Todos los que están justificados, Dios concedido, en y para el bien de su único Hijo Jesucristo, para hacer partícipes de la gracia de la adopción, por el que se toman en el número, y disfrutar de las libertades y privilegios de los hijos de Dios , tienen su nombre escrito sobre ellos, recibir el espíritu de adopción, tienen acceso al trono de la gracia con audacia, están habilitados a llorar: ¡Abba, Padre, se compadeció, protegida, previsto y castigado por él como por un Padre, sin embargo, Nunca desechado, pero sellados para el día de la redención y heredar las promesas como herederos de la salvación eterna.

(Efesios 1:5; Gálatas 4:4, 5;. Juan 1:12, Romanos 8:17;. 2 Corintios 6:18;. Ap. 3:12, Romanos 8:15;. Gálatas 4:6. ; Efesios 2:18; Salmo 103:13; Prov. 14:26; 1 Pedro 5:07, Hebreos 12:6; Isa 54:8, 9; Lam 3:31; Ef 4……..: 30, Hebreos 1:14, 6:12).

Capítulo 13 

De la Santificación

1. Los que están unidos a Cristo, llamados eficazmente y regenerados, teniendo un corazón nuevo y un nuevo espíritu creado en ellos a través de la virtud de la muerte y resurrección de Cristo, también son más santificado, real y personal, a través de la virtud misma, por medio de Su Palabra y el Espíritu Santo que habita en ellos, el dominio de todo el cuerpo del pecado sea destruido, y los deseos de varios de los mismos son cada vez más debilitadas y mortificadas, y cada vez más acelerado y reforzado en todas las gracias de ahorro, a la práctica de la verdadera santidad , sin la cual nadie verá al Señor.

(Hechos 20:32; Rom 6:5, 6;. Juan 17:17; Efesios 3:16-19; 1 Tes. 5:21-23; Rom. 6:14; Gal. 5,. 24, Col. 1:11, 2 Cor 7:01;. Hebreos 12:14).

2. Esta santificación es todo el hombre en su totalidad, aunque imperfecta en esta vida, no moran aún algunos restos de la corrupción en todas partes, de donde se levante una guerra continua e irreconciliable, la carne codiciando contra el Espíritu y el Espíritu es contra la carne.

(1 Tesalonicenses 5:23;. Romanos 7:18, 23;. Gal 5:17;. 1 Pedro 2:11.)

3. En el que la guerra, a pesar de la corrupción que queda por un tiempo mucho puede prevalecer, sin embargo, a través del suministro continuo de la fuerza del Espíritu santificador de Cristo, la parte regenerada doth superar, y así los santos crecen en gracia, perfeccionando la santidad en el temor de Dios , presionando después de una vida celestial, en obediencia evangélica a todos los comandos que Cristo como Cabeza y Rey, en su Palabra que ha prescrito.

(Romanos 7:23;. Rom 6:14;. Efesios 4:15, 16; 2 Corintios 3:18, 7:1).

Capítulo 14 

De la fe salvadora

1. La gracia de la fe, mediante el cual se habilitan los elegidos para creer para la salvación de sus almas, es la obra del Espíritu de Cristo en sus corazones, y está normalmente causada por el ministerio de la Palabra, por la cual, y por la administración del bautismo y la cena del Señor, la oración, y otros medios designados por Dios, se incrementó y fortaleció.

(2 Corintios 4:13;.. Efesios 2:8, Romanos 10:14, 17;. Lucas 17, 5 y 1 Pedro 2:2;. Hechos 20:32)

2. Por esta fe, el cristiano cree que es verdad todo lo que es revelado en la Palabra para que la autoridad de Dios mismo, y también apprehendeth una excelencia por encima de él todos los demás escritos y todas las cosas en el mundo, ya que tiene la gloria de Dios en sus atributos , la excelencia de Cristo en su naturaleza y de las oficinas, y el poder y la plenitud del Espíritu Santo en sus obras y operaciones, y así está habilitada para emitir su alma a la verdad lo cree, y también acteth diferente a lo que cada pasaje en particular su containeth; que obedecer a las órdenes, temblando ante las amenazas, y abrazando las promesas de Dios para esta vida y lo que está por venir, pero los actos principales de la fe salvadora tienen relación inmediata con Cristo, aceptar, recibir, y que descansa sobre él solo para la justificación, la santificación y la vida eterna, en virtud del pacto de gracia.

(Hechos 24:14; Sal. 119:72; 19:7-10 y 2 Timoteo 1:12; Juan 15:14; Isa 66:2, Hebreos 11:13; Juan 1:12; Acts16:…. 31 ;. Gal 2:20, Hechos 15:11)

3. Esta fe, aunque sea diferente en grados, y puede ser débil o fuerte, sin embargo, es en lo más mínimo de él diferente en el tipo o naturaleza de la misma, como lo es toda otra gracia salvadora, de la fe y la gracia común de temporal creyentes, y por lo tanto, aunque puede ser muchas veces atacada y debilitada, sin embargo, obtiene la victoria, que crece en muchos a la consecución de una plena seguridad a través de Cristo, que es a la vez el autor y consumador de nuestra fe.

(Hebreos 5:13, 14; Mateo 6:30;. Romanos 4:19, 20;. 2 Pedro 1:1;.. Efesios 6:16; 1 Juan 5:4, 5;. Hebreos 6:11, 12, Col. 2:02, Hebreos 12:2).

Capítulo 15 

De Dios arrepentimiento para vida y salvación

1. Tal de los elegidos como se convierten en años más maduros, en algún momento después de haber vivido en el estado de la naturaleza, y en esto sirve concupiscencias y deleites diversos, a Dios en su llamamiento eficaz que da Dios arrepentimiento para vida.

(Tito 3:2-5)

2. Mientras que no hay ninguno que hace bien y no peque, y lo mejor de los hombres puede, a través del poder y el engaño de su vivienda, la corrupción en ellos, con la prevalencia de la tentación, caen en grandes pecados y provocaciones, tiene a Dios, en el pacto de la gracia, misericordia, siempre que los creyentes para pecar y caer se renovará a través del arrepentimiento para salvación.

(Eclesiastés 7:20, Lucas 22:31, 32)

3. Este arrepentimiento de ahorro es una gracia evangélica, por el cual una persona, siendo por el Espíritu Santo hizo sensible a los males del colector de su pecado, doth, por la fe en Cristo, humillarse a sí mismo por ella con tristeza según Dios, odio de ella, y la auto-abhorrency , orando por el perdón y la fuerza de la gracia, con un propósito y esfuerzo, por el suministro del Espíritu, andando delante de Dios para todos, así que complace en todo.

(Zac. 12:10, Hechos 11:18;. Ezequiel 36:31;. 2 Corintios 7:11; Salmo 119:6, 128.)

4. Como el arrepentimiento debe ser continuado a través de todo el curso de nuestras vidas, a la cuenta del cuerpo de la muerte, y los movimientos de los mismos, por lo que es deber de todo hombre a arrepentirse de sus pecados particulares conocidos particular.

(Lucas 19:8;. 1 Timoteo 1:13, 15)

5. Tal es la provisión que Dios ha hecho por medio de Cristo en el pacto de la gracia para la preservación de los creyentes para la salvación, que aunque no hay pecado tan pequeño que no merezca condena, sin embargo, no hay pecado tan grande que traerá condenación sobre ellos que se arrepienten, lo que hace que la constante predicación del arrepentimiento es necesario.

(Romanos 6:23;. Isaías 1:16-18, 55:7)

Capítulo 16 

De las buenas obras

1. Las buenas obras son solamente los que Dios ha ordenado en su Santa Palabra, y no como sin los mismos se justifican ideado por los hombres fuera de celo ciego, o sobre cualquier pretensión de buenas intenciones.

(Miqueas 6:8; Hebreos 13:21;. Matt 15:9;.. Isa 29:13)

2. Estas buenas obras, hechas en obediencia a los mandamientos de Dios, son los frutos y evidencias de una fe viva y verdadera, y por ellas los creyentes manifiestan su gratitud, fortalecen su seguridad, edifican a sus hermanos, adornan la profesión del evangelio, cerrar las bocas de los adversarios, y glorifiquen a Dios, cuya mano de obra que son, creados en Cristo Jesús thereunto, que tengan su fruto la santificación que puede tener la vida eterna final.

(Santiago 2:18, 22; Sal 116:12, 13; 1 Juan 2:3, 5, 2 Pedro 1:5-11, Mateo 5:16, 1 Timoteo 6:1, 1 Pedro 2…. :. 15.; Phil 1:11, Efesios 2:10, Romanos 6:22).

3. Su capacidad para hacer buenas obras no es en absoluto de sí mismos, sino completamente del Espíritu de Cristo, y que les sea posible thereunto, además de las gracias que han recibido ya, no es necesario una influencia real del mismo Espíritu Santo, para trabajan en ellos el querer como el hacer por su buena voluntad, sin embargo, no son hereupon a crecer negligente, como si ellos no estaban obligados a desempeñar cualquier trabajo, a menos que mediante una moción especial del Espíritu, sino que deben ser diligentes en avivar la gracia de Dios que hay en ellos.

(Juan 15:4, 5, 2 Cor 3:5;. Fil 2:13;. Fil 2:12;. Hebreos 6:11, 12;.. Isaías 64:7)

4. Quienes en su obediencia alcanzan la mayor altura que es posible en esta vida, están tan lejos de ser capaz de supererogate, y para hacer más de lo que Dios requiere, que no llegan a mucho más que por deber están obligados a hacerlo.

(Job 9:2, 3;. Gal 5:17, Lucas 17:10)

5. No podemos por nuestras mejores obras merecer el perdón del pecado o la vida eterna de la mano de Dios, en razón de la gran desproporción que existe entre ellos y la gloria por venir, y la distancia infinita que hay entre nosotros y Dios, a quien les hemos no pueden beneficiarse ni satisfacer la deuda de nuestros pecados anteriores, pero cuando hemos hecho todo lo posible, hemos hecho más que nuestro deber y somos siervos inútiles, y porque a medida que son buenas proceden de su Espíritu, y como son hechas por nosotros que son impuras y contaminadas con tanta debilidad e imperfección, que no pueden soportar la severidad del castigo de Dios.

(Romanos 3:20, Efesios 2:8, 9;.. Rom 4:6; Gal 5:22, 23;.. Is. 64:6;. Salmo 143:2)

6. Sin embargo, a pesar de las personas de los creyentes de ser aceptadas a través de Cristo, sus buenas obras también son aceptadas en él, no como si fueran en esta vida enteramente irreprochables e irreprensibles delante de Dios, pero que, mirándolas en su Hijo, se complace en aceptar y recompensar lo que es sincero, aunque acompañado de muchas debilidades e imperfecciones.

(Efesios 1:6; 1 Pedro 2:5;. Matt 25:21, 23;. Hebreos 6:10).

7. Las obras hechas por hombres no regenerados, a pesar de que el asunto de ellos pueden ser cosas que Dios ordena, y de utilidad tanto para ellos mismos y los demás, sin embargo, debido a que no proceden de un corazón purificado por la fe, ni se hacen de una manera correcta de acuerdo a la palabra, ni a un extremo de la derecha, la gloria de Dios, por lo tanto son pecaminosas, y no pueden agradar a Dios, ni hacer a un hombre digno de recibir la gracia de Dios, y sin embargo, su abandono de ellos es más pecaminoso y desagradable a Dios.

(2 Reyes 10:30, 1 Reyes 21:27, 29; Génesis 4:05, Hebreos 11:4, 6;. 1 Corintios 13:1;. Matt 6:2, 5;. Amós 5:21, 22 ;. Romanos 9:16;. Tito 3:5, Job 21:14, 15; Mateo 25:41-43).

Capítulo 17 

De la perseverancia de los santos

1. Aquellos a quienes Dios ha aceptado en el amado, llamado eficazmente y santificado por su Espíritu, y dado la preciosa fe a su electo, no puede ni total ni finalmente caer del estado de gracia, pero sin duda se persevere hasta el fin, y ser eternamente salvos, viendo los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables, de donde se engendra y sustenta todavía en ellos la fe, arrepentimiento, amor, alegría, esperanza, y todas las gracias del Espíritu a la inmortalidad, las tormentas y aunque muchos e inundaciones surgen y venció en su contra, sin embargo, nunca será capaz de llevarlos fuera de esa base y roca, que por la fe que se sujetan a; no obstante, por la incredulidad y las tentaciones de Satanás, la visión sensible de la luz y el amor de Dios puede, por un tiempo se nubla y oscurece de ellos, sin embargo, sigue siendo el mismo, y ellos serán seguro de ser guardados por el poder de Dios para salvación, donde gozará de la posesión adquirida, que es grabada en la palma de sus manos, y su nombres de haber sido escrito en el libro de la vida desde toda la eternidad.

(Juan 10:28, 29; Filipenses 1:6;.. 2 Timoteo 2:19, 1 Juan 2:19; Salmo 89:31, 32;. 1 Corintios 11:32;.. Mal 3:6)

2. Esta perseverancia de los santos no depende de su propia voluntad, sino de la inmutabilidad del decreto de elección, que fluye del amor libre e inmutable de Dios el Padre, sobre la eficacia del mérito y la intercesión de Jesucristo y la unión con Él. , el juramento de Dios, la morada de su Espíritu, y la semilla de Dios dentro de ellos, y la naturaleza del pacto de gracia, de todo lo que se levante también la certeza y la infalibilidad de los mismos.

(Romanos 8:30, 9:11, 16; Rom 5:9, 10;… Juan 14:19, Heb 6:17, 18, 1 Juan 3:9, Jeremías 32:40)

3. Y aunque puedan, a través de la tentación de Satanás y del mundo, la prevalencia de la corrupción que queda en ellos, y el descuido de los medios de su conservación, caen en pecados graves, y por un tiempo seguirá en el mismo, por el que incurrir en el disgusto de Dios y duelo de su Espíritu Santo, ven que sus virtudes y su bienestar con discapacidad, tienen el corazón endurecido, e hirió a su conciencia, el dolor y escandalizar a los demás, y traer juicios temporales sobre sí mismos, sin embargo, se les renueven su arrepentimiento y se conservan mediante la fe en Cristo Jesús hasta el final.

(Mateo 26:70, 72, 74, Padre 64:5, 9;. Efesios 4:30, Salmo 51:10, 12;.. Salmo 32:3, 4, 2 Samuel 12:14, Lucas 22.. 32, 61, 62)

Capítulo 18

De la Seguridad de la Gracia y la Salvación

1. Aunque los creyentes temporales, y otros hombres no regenerados, en vano pueden engañarse con falsas esperanzas y presunciones carnales de estar en el favor de Dios y el estado de la salvación, que esperamos de ellos perecerán, pero los que verdaderamente creen en el Señor Jesús, y el amor él en la sinceridad, tratando de caminar con toda buena conciencia delante de él, puede en esta vida ser sin duda la seguridad de que están en el estado de gracia, y pueden regocijarse en la esperanza de la gloria de Dios, que la esperanza nunca se hacer que se avergüencen.

(Job 8:13, 14, Mt. 7:22, 23;.. 1 Juan 2:3, 3:14, 18, 19, 21, 24, 05:13, Romanos 5:2, 5)

2. Esta seguridad no es una conjetura desnuda y probables persuasiongrounded en una esperanza falible, pero es una seguridad infalible de la fe fundada en la sangre y la justicia de Cristo revelada en el Evangelio, y también de la evidencia interna de aquellas gracias del Espíritu para que las promesas son hecho, y en el testimonio del Espíritu de adopción, dando testimonio a nuestro espíritu que somos hijos de Dios, y, como fruto del mismo, manteniendo el corazón humilde y santo.

(Hebreos 6:11, 19; Hebreos 6:17, 18;. 2 Pedro 1:4, 5, 10, 11,. Romanos 8:15, 16;. 1 Juan 3:1-3)

3. Esta seguridad infalible no pertenece a la esencia de la fe, sino que un verdadero creyente puede esperar mucho tiempo, y luchar con muchas dificultades antes de que él sea partícipe de ella, pero está capacitado por el Espíritu conocer las cosas que le son dadas gratuitamente de Dios, puede, sin una revelación extraordinaria, en el uso correcto de los medios, alcanzar thereunto: y por lo tanto es el deber de cada uno para dar toda diligencia para hacer su vocación y elección, para que así su corazón puede ser ampliada en la paz y la gozo en el Espíritu Santo, en amor y gratitud a Dios, y en la fuerza y la alegría en los deberes de obediencia, los frutos propios de esta seguridad,-hasta el momento es de inclinar a los hombres a la flojedad.

(Isaías 50:10; Sal 88;. Salmo 77:1-12;. 1 Juan 4:13, Hebreos 6:11, 12;. Rom 5:1, 2, 5, 14:17;. Salmo 119. :. 32; Rom 6:1,2; Tito 2:11, 12, 14).

4. Los verdaderos creyentes pueden tener la seguridad de sus diversas salvación formas sacudido, disminuido, o interrumpida, como por negligencia en la preservación de la misma, por caer en algún pecado especial que hiere la conciencia y aflige el Espíritu, por alguna tentación repentina o vehemente, por voluntad de Dios la retirada de la luz de su rostro, y el sufrimiento, incluso, como el miedo a caminar en la oscuridad y que no tienen luz, pero se que nunca la miseria de la semilla de Dios y la vida de fe, que el amor de Cristo y los hermanos, que la sinceridad de los corazón y la conciencia del deber de los cuales, por la operación del Espíritu, esta seguridad puede a su debido tiempo se revivió, y por el que, entre tanto, que se conservan de la desesperación absoluta.

(Cant. 5:2, 3, 6; Salmo 51:8, 12, 14, Sal 116:11, 77:7, 8, 31:22, 30:7 Sal, 1 Juan 3:9; Lucas 22:32, Salmo 42:5, 11;. Lam 3:26-31)

Capítulo 19 

De la Ley de Dios

1. Dios dio a Adán una ley de obediencia universal escrita en su corazón, y un precepto especial de no comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, por el cual ató a él y toda su posteridad al personal, completa, exacta y perpetua obediencia, prometió la vida por el cumplimiento, y amenazó de muerte a la violación de la misma, y dotado con él el poder y la capacidad para mantenerlo.

(Génesis 1:27; 7:29; Eccles. Rom 10:5; Gal. 3:10, 12).

2. La misma ley que fue escrita por primera vez en el corazón del hombre continuó siendo una regla perfecta de justicia después de la caída, y fue entregada por Dios en el monte de Sinaí, en los diez mandamientos, y escrita en dos tablas, la que contiene cuatro primeros de nuestro deber para con Dios, y los otros seis, tenemos el deber de hombre.

(Rom. 2:14, 15;. Deuteronomio 10:4)

3. Además de esta ley, comúnmente llamada moral, Dios se complace en darle a la gente de las leyes de Israel ceremoniales, que contiene varias ordenanzas típicas, en parte, de culto, que prefigura a Cristo, sus gracias, acciones, sufrimientos y beneficios; y en parte perorando diversas instrucciones sobre los deberes morales, todo lo que las leyes ceremoniales están designados sólo para el momento de la reforma, son, por Jesucristo el Mesías verdadero y único legislador, que fue decorado con el poder del Padre para ese fin derogó y se lo llevaron.

(Hebreos 10:1; Col. 2:17; I Corintios 5:7;. Col. 2:14, 16, 17,. Efesios 2:14, 16)

4. A ellos también le dio diversas leyes judiciales, que expiraron juntamente con el estado de ese pueblo, que no obliguen a ninguno ahora en virtud de esa institución, su patrimonio general, sólo es de uso moderno.

(1 Corintios 9:8-10)

5. La ley moral doth por los siglos de obligar a todos, tanto a los justificados como los demás, a la obediencia de los mismos, y que no sólo en lo que respecta de la materia contenida en ella, sino también en el respeto de la autoridad de Dios, el Creador, que lo dio; ni Cristo en el Evangelio doth ninguna manera se disuelven, sino que la fortalece con esta obligación.

(Romanos 13:8-10, Santiago 2:8, 10-12, Santiago 2:10, 11;.. Matt 5:17-19, Romanos 3:31)

6. Aunque los verdaderos creyentes no estar bajo la ley como un pacto de obras, que ella justificados o condenados, sin embargo, es de gran utilidad para ellos, así como a los demás, en el que, como regla de vida, para informarles de la voluntad de Dios y de su deber, que dirige y obliga a caminar en consecuencia, también el descubrimiento de las contaminaciones pecaminosas de sus naturalezas, corazones y vidas, a fin de examinarse a sí mismos por lo tanto, pueden llegar a una condena aún mayor de la humillación para, y el odio contra el pecado; junto con una visión más clara de la necesidad que tienen de Cristo y la perfección de su obediencia, sino que es también de utilidad para los regenerados para restringir su corrupción, en los que se prohíbe el pecado, y las amenazas de que sirven para manifestar lo que incluso sus pecados merecen, y lo que las aflicciones en esta vida que pueden esperar de ellos, aunque liberados de la maldición y unallayed rigor de los mismos. Las promesas de que lo mismo les mostrase la aprobación de Dios de la obediencia, y lo que las bendiciones que pueden esperar en el desempeño de los mismos, aunque no tanto debido a que por la ley como un pacto de obras, así como el del hombre haciendo el bien y abstenerse del mal, debido a que el la ley encourageth a uno y deterreth de la otra parte, hay evidencia de su ser en virtud de la ley y no bajo la gracia.

(Romanos 6:14; Gálatas 2:16, Romanos 8:01, 10:04, Romanos 3:20, 7:07, etc; Rom 6:12-14;….. 1 Pedro 3:8 – 13)

7. Tampoco lo son los usos antes mencionados de la ley en contra de la gracia del Evangelio, pero con dulzura cumplimiento de la misma, el Espíritu de Cristo y permitir someter a la voluntad del hombre para hacerlo libre y alegremente, que la voluntad de Dios, revelada en la ley , restaura lo que hacer.

(Gálatas 3:21; éstos 36:27.)

Capítulo 20 y

Del Evangelio y de la magnitud de la Gracia Sus

1. El pacto de las obras que se rota por el pecado, e hizo poco rentables a la vida, Dios se complació en dar a la promesa de Cristo, la simiente de la mujer, como el medio de convocatoria de los elegidos, y engendrar en ellos la fe y el arrepentimiento, en este prometer el Evangelio, en cuanto al fondo de la misma, se reveló, y [es] la misma eficaz para la conversión y salvación de los pecadores.

(Génesis 3:15, Apocalipsis 13:8)

2. Esta promesa de Cristo y la salvación por él, se revela sólo por la Palabra de Dios, ni hacer las obras de creación o la providencia, con la luz de la naturaleza, hacer el descubrimiento de Cristo, o de la gracia por él, tanto como en un forma general u oscura, y mucho menos que los hombres privados de la revelación de Él por la promesa o el evangelio, se debe habilitar con ello alcanzar la fe salvadora o el arrepentimiento.

(Rom. 1;17; Rom. 10:14,15,17; Prov. 29:18; Isa. 25:7; 60:2, 3)

3. La revelación del Evangelio a los pecadores, hecho en tiempos diversos y en diversas partes, con la adición de las promesas y preceptos para la obediencia requerida en el mismo, en cuanto a las naciones y personas a las que se concede, no es más que de la voluntad soberana y la buena el placer de Dios, no se adjunta en virtud de una promesa de la mejora de vencimiento de las capacidades naturales del hombre, en virtud de la luz común recibido sin ella, que nadie jamás hizo, o puede hacerlo, y por lo tanto en todas las edades, la predicación de el evangelio se ha concedido a las personas y las naciones, en cuanto a la extensión o straitening de la misma, en gran variedad, de acuerdo con el consejo de la voluntad de Dios.

(Salmo 147:20; Hechos 16:7;. Rm 1, 18-32)

4. Aunque el evangelio es el único medio externo de revelar a Cristo y la gracia salvadora, y, como tales thereunto, abundantemente suficiente; sin embargo, que los hombres que están muertos en sus delitos puedan nacer de nuevo, vivificados o regenerados, no es por otra parte es necesario un trabajo insuperable efectivo del Espíritu Santo sobre toda el alma, para la producción en ellos una nueva vida espiritual, sin el cual no hay otros medios afectará a su conversión a Dios.

(Salmo 110:3, 1 Cor 2:14;. Efesios 1:19, 20;. Juan 6:44, 2 Cor 4:4, 6).

Capítulo 21

De La Libertad Cristiana y la Libertad de Conciencia

1. La libertad que Cristo ha comprado para los creyentes bajo el evangelio consiste en su libertad de la culpa del pecado, la ira condenatoria de Dios, el rigor y la maldición de la ley, y en ser librados de este presente siglo malo, la servidumbre de Satanás , y el dominio del pecado, del mal de las aflicciones, el miedo y el aguijón de la muerte, la victoria de la tumba, y la condenación eterno: al igual que en su libre acceso a Dios, y su obediencia a Él rendimiento, no por temor servil, sino un amor como un niño y una mente dispuesta. . Todos los que eran comunes también a los creyentes bajo la ley de la sustancia de ellos, pero bajo el Nuevo Testamento la libertad de los cristianos es aún más ampliada, en su liberación del yugo de la ley ceremonial a que fue sometida la iglesia judía, y en mayor audacia de acceso al trono de la gracia, y en las comunicaciones más completas del libre Espíritu de Dios, que los creyentes bajo la ley tenía normalmente participan de.

. (Gálatas 3:13; Gal 1:04, Hechos 26:18, Romanos 8:03, Romanos 8:28, 1 Cor 15:54-57; 2 Tesalonicenses 1:10; Rom 8….:. 15, Lucas 1:73-75, 1 Juan 4:18; Gal 3,. 9, 14, Juan 7:38, 39;. Hebreos 10:19-21)

2. Sólo Dios es Señor de la conciencia, y lo ha dejado libre de las doctrinas y mandamientos de hombres que están en cualquier cosa contraria a su palabra, o no contenido en ella. Así que, creer tales doctrinas u obedecer tales mandamientos de la conciencia, es traicionar la verdadera libertad de conciencia, y el requerir una fe implícita y una obediencia ciega y absoluta, es destruir la libertad de conciencia y la razón también.

(Santiago 4:12; Rom. 14:04, Hechos 4:19, 29; 1 Corintios 7:23;.. Matt 15:09, Colosenses 2:20, 22, 23, 1 Cor 3:5; 2. Cor. 1:24)

3. Ellos, que bajo el pretexto de la libertad cristiana hacer la práctica de cualquier pecado, o acariciar cualquier pecado la lujuria, como lo hacen lo pervierten el diseño principal de la gracia del evangelio a su propia destrucción, por lo que destruyó totalmente la final de la libertad cristiana, que es, que se ha librado de las manos de todos nuestros enemigos, podamos servir al Señor sin temor, en santidad y righeousness delante de él, todos los días de nuestras vidas.

(Romanos 6:1, 2; Gal 5:13;.. 2 Pedro 2:18, 21)

Capítulo 22

De culto religioso y el día de reposo.

1. La luz de la naturaleza hace ver que hay un Dios, que tiene señorío y soberanía sobre todo, es justo, bueno y hace bien a todos, y por lo tanto, es de temer, amado, alabado, hizo un llamamiento, de confianza, y sirvió, con todo el corazón y con toda el alma y con toda la fuerza.Pero el modo aceptable de adorar al Dios verdadero, está instituida por sí mismo, y por lo tanto limitada por su propia voluntad revelada, que no se puede adorar a Dios conforme a la imaginación y los dispositivos de los hombres, ni las sugerencias de Satanás, bajo ninguna representación visible o no de otro modo prescrito en las Santas Escrituras.

(Jeremías 10:07, Marcos 12:33, Deuteronomio 12:32;.. Éxodo 20:4-6)

2. Culto de la religión se debe dar a Dios el Padre, Hijo y Espíritu Santo, y sólo a él, no a los ángeles, santos, u otras criaturas, y después de la caída, no sin un mediador, ni en la mediación de cualquier otro pero Cristo solo.

(Mateo 4:9, 10; 6:23 Juan, Mateo 28:19;. Romanos 1:25;. 2:18 Coronel; Apocalipsis 19:10; Juan 14:6;. Un Tim 2:5)

3. La oración, con acción de gracias, siendo una parte de la adoración natural, es que Dios requiere de todos los hombres. Pero para que sea aceptado, debe ser hecha en el nombre del Hijo, con la ayuda del Espíritu, de acuerdo a su voluntad, con comprensión, respeto, humildad, fervor, fe, amor y perseverancia, y cuando con otros, en una lengua conocida.

(Salmo 95:1-7, 65:2, Juan 14:13, 14; Rom 8:26;. 1 Juan 5:14;. 1 Corintios 14:16, 17)

4. La oración ha de hacerse por cosas lícitas, y para todo tipo de vida los hombres, o que vivirá en adelante, pero no para los muertos, ni de aquellos de quienes se sepa que han cometido el pecado hasta la muerte.

(1 Timoteo 2:1, 2;.. 2 Samuel 7:29; 2 Samuel 12:21-23;. 1 Juan 5:16)

5. La lectura de las Escrituras, la predicación, y el oír la Palabra de Dios, enseñándoos y exhortándoos unos a otros con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando con gracia en nuestros corazones al Señor, como también la administración del bautismo y la Cena del Señor , son todas las partes del culto religioso de Dios, para llevar a cabo en obediencia a Él, con entendimiento, fe, reverencia y temor de Dios, y ello, la humillación solemne, con ayunos, y acciones de gracias, en ocasiones especiales, debe ser utilizado en un manera santa y religiosa.

(1 Timoteo 4:13, 2 Tim 4:2; 8:18 Lucas 3:16; Col.; Efesios 5:19; Mateo 28:19, 20; 1 Corintios 11:26; Ester 4…..: 16; Joel 2:12;. Éxodo 15:1-19, Salmo 107).

6. Ni la oración ni ninguna otra parte del culto religioso, está ahora bajo el evangelio, atada a, o son más aceptables por cualquier lugar en el que se lleva a cabo, o hacia quien se dirige, pero Dios debe ser adorado en espíritu y en todas partes en el la verdad, como en las familias privadas diarias, y en secreto cada uno por sí mismo, por lo que más solemne en las reuniones públicas, que no son por descuido, ni deliberadamente de lado o abandonado, cuando Dios por su palabra o la providencia llama thereunto.

(Juan 4:21; Mal 1:11;. 1 Tim. 2:08, Hechos 10:02;. Matt 6:11;. Salmo 55:17;. Matt 6:6;. Hebreos 10:25; Hechos 2 : 42)

7. Como es la ley de la naturaleza, que, en general, una proporción de tiempo, por designio de Dios, ser apartado para la adoración de Dios, así también por su Palabra, en una moral positiva, y el mandamiento perpetuo, obligando a todos los hombres, en todas las edades , tiene de especial designado un día en siete para un día de reposo se guarda santo para él, que desde el principio del mundo hasta la resurrección de Cristo fue el último día de la semana, y de la resurrección de Cristo fue cambiado en el primer día de la semana, lo que se conoce como el día del Señor: y es que se continuó hasta el fin del mundo como el día de reposo cristiano, la observación del último día de la semana se abolió.

(Éxodo 20:8; 1 Corintios 16:1, 2;. Hechos 20:7, Apocalipsis 1:10)

8. El día de reposo luego se guarda santo para el Señor, cuando los hombres, después de la debida preparación de su corazón, y ordenar sus asuntos comunes ha anticipado, no obedecen solamente a un santo descanso durante todo el día, a partir de sus propias obras, palabras y pensamientos, acerca de su mundo empleo y recreación, pero también se recoge todo el tiempo en los ejercicios públicos y privados de su culto, y en los deberes de necesidad y de misericordia.

(Isaías 58:13;. Nehemías 13:15-22;. Matt 12:1-13)

Capítulo 23

Creemos que (. Hechos 16:25, Efesios 5:19, Colosenses 3:16) cantando las alabanzas de Dios, es una ordenanza sagrada de Cristo, y no una parte de la religión natural, o sólo un deber moral, sino para que que se someta a la institución divina, que se impuso en las iglesias de Cristo a cantar salmos, himnos y cánticos espirituales, y que toda la iglesia en sus asambleas públicas, así como los cristianos particulares, debe (Hebreos 2:12, Jam. 5:13) cantar las alabanzas de Dios conforme a la mejor luz que han recibido. Además, se practicaba en la iglesia gran representante, por (Matt.26:. 30, Matt 14:26) a nuestro Señor Jesucristo con sus discípulos, después de que él había iniciado y se celebra la sagrada ordenanza de Su Santa Cena, como señal conmemorativa del amor que redime.

Capítulo 24

De Lícitas Juramentos y Votos

1. Un juramento lícito es una parte del culto religioso, en el que la toma de posesión persona en la verdad, la justicia y de juicio, solemnemente llama Dios por testigo de lo que jura, y juzgarlo de acuerdo a la verdad o falsedad de los mismos.

(Éxodo 20:7, Deuteronomio 10:20., Jer 04:02., Crónicas 2. 6:22, 23)

2. El nombre del único Dios es aquello por lo que los hombres deben jurar, y en él se va a utilizar, con todo el santo temor y reverencia, por lo tanto a jurar vana o temerariamente por ese nombre glorioso y temible, o jurar por cualquier otro cosa, es pecaminoso, y que se aborrecía y, sin embargo, como en materia de peso y de momento, para la confirmación de la verdad, y poner fin a toda contienda, un juramento está justificado por la palabra de Dios, un juramento legal impuesta por la autoridad legal en la materia , se deben tomar.

(Mateo 5:34, 37; Santiago 5:12;.. Hebreos 6:16, 2 Corintios 1:23;. Neh 13:25)

3. Todo el que toma el juramento garantizado por la Palabra de Dios, debidamente debería considerar la pesadez de un acto tan solemne, y en él a declararé nada más que lo que él sabe que es verdad, por que por juramentos erupción, falso y vano, el Señor es provocado, y para ellos esta tierra está de luto.

(Levit. 19:12, Jer. 23:10)

4. El juramento debe ser tomada en el sentido claro y común de las palabras, sin equívocos ni reservas mentales.

(Salmo 24:4)

5. Un voto, que no se va a efectuar a ninguna criatura, sino sólo a Dios, ha de hacerse y se realizó con toda la atención religiosa y la fidelidad, pero monástica papal votos perpetuos de la vida individual, la pobreza profesada, y la obediencia regular, están tan lejos de ser más altos grados de perfección, que son supersticiosas y pecaminosas trampas, en las que ningún cristiano puede enredarse.

(Salmo 76:11; Génesis 28:20-22, 1 Cor 7:2, 9;.. Efesios 4:28;. Matt 19:11)

Capítulo 25

De los Magistrados Civiles

1. Dios, el supremo Señor y Rey de todo el mundo, ha ordenado los magistrados civiles para estar debajo de él, sobre el pueblo, para su propia gloria y el bien público, y para ello les ha armado con el poder de la espada, para la defensa y el aliento de los que hacen bien, y para el castigo de los malhechores.

(Romanos 13:1-4)

2. Es lícito a los cristianos a aceptar y desempeñar el cargo de un magistrado cuando se le llama allí hasta, de lo cual, en la gestión, ya que sobre todo debe mantener la justicia y la paz, de acuerdo con las leyes sanas de cada reino y de la Commonwealth, así que para este fin, pueden legalmente ahora, con la guerra de los salarios del Nuevo Testamento en las ocasiones justas y necesarias.

(2 Samuel 23:03;. P & C 82:3, 4; Lucas 3:14)

3. Los magistrados civiles están establecidos por Dios para el mencionado fin; sometimiento, en todas las cosas legales ordenadas por ellos, debe ser dado por nosotros en el Señor, no solamente por la ira, pero por motivos de conciencia, y que debemos de hacer súplicas y oraciones por los reyes y todos los que están en eminencia, que en virtud de que podamos vivir una vida tranquila y apacible, con toda piedad y honestidad.

(Romanos 13:5-7; 1 Pedro 2:17;. 1 Timoteo 2:1, 2.)

Capítulo 26

De Matrimonio

1. El matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer, ni es lícito para un hombre tener más de una esposa, ni para ninguna mujer tener más de un marido, al mismo tiempo.

(Génesis 2:24; Mal. 2:15; Matt 19:5,6).

2. El matrimonio fue instituido para la mutua ayuda de esposo y esposa, por el incremento de la humanidad con un asunto legítimo, y la prevención de la inmundicia.

(Génesis 2:18;. Gen. 1:28, 1 Corintios 7:2, 9)

3. Es lícito para toda clase de personas a contraer matrimonio, que son capaces con el juicio para dar su consentimiento, sin embargo, es deber de los cristianos para casarse en el Señor, y por lo tanto, los que profesan la verdadera religión, no deben casarse con los incrédulos, o idólatras, ni debe, como son piadosos, unirse en yugo desigual, casándose con los que son malos en su vida, o mantener una herejía condenable.

(Hebreos 13:4; 1 Timoteo 4:3;. 1 Corintios 7:39;.. Nehemías 13:25-27)

4. El matrimonio no debería estar dentro de los grados de consanguinidad o afinidad, prohibidos en la Palabra, ni pueden tales matrimonios incestuosos nunca se hizo legal, por cualquier ley del hombre o el consentimiento de las partes, de manera que las personas puedan vivir juntos como marido y mujer.

(Levit. 18, Marcos 6:18, 1 Cor 5, 1.)

Capítulo 27

De la Iglesia

1. La iglesia católica o universal, que (con respecto a la obra interna del Espíritu y verdad de la gracia) puede llamarse invisible, se compone de todo el número de los elegidos, que han sido, son o serán reunidos en uno bajo Cristo, la cabeza del mismo, y es el cónyuge, el cuerpo, la plenitud de Aquel que lo llena todo en todos.

(Hebreos 12:23; Colosenses 1:18;. Efesios 1:10, 22, 23, 5:23, 27, 32)

2. Todas las personas en todo el mundo, profesar la fe del evangelio, y la obediencia a Dios por Cristo conforme a ella, no la destrucción de su propia profesión por cualquier error eversión de la fundación, o falta de santidad de la conversación, son y pueden ser llamados santos visibles, y de como todas las congregaciones particulares debe ser constituido.

(1 Corintios 1:2;. Hechos 11:26, Romanos 1:7;. Efesios 1:20-22.)

3. Las iglesias más puras bajo el cielo están sujetas a la mezcla y el error, y algunos han degenerado tanto que para convertirse en ninguna iglesia de Cristo, sino sinagogas de Satanás, tenía, sin embargo, Cristo siempre tiene, y siempre tendrá un reino en este mundo, hasta el final del mismo , de los que creen en él, y hacer profesión de su nombre.

(1 Corintios 5;. Rev. 2, 3, Apocalipsis 18:2; 2 Tesalonicenses 2:11, 12;.. Mateo 16:18; Salmo 72:17, 102:28;. Apocalipsis 12:17)

4. El Señor Jesucristo es la Cabeza de la iglesia, en el que, por el nombramiento del Padre, todo el poder para la convocatoria, la institución, orden o gobierno de la iglesia, se invierte en una forma suprema y soberana, ni puede el Papa de Roma, en ningún sentido ser la cabeza del mismo, pero es que el anticristo, el hombre de pecado, y el hijo de perdición, para que se levanta en la iglesia en contra de Cristo, y todo lo que se llama Dios, a quien el Señor destruirá con el resplandor de su venida .

(Col. 1:18;. Mateo 28:18-20;. Efesios 4:11, 12; 2 Tesalonicenses 2:2-9).

5. En la ejecución de este poder con que él es tan confiado, el Señor Jesús llama de todo el mundo a sí mismo, a través del ministerio de su palabra, por su Espíritu, los que son dadas a él por su Padre, para que anden delante de él en todos los caminos de la obediencia, a los que prescribeth a ellos en su palabra. Los así llamados, manda a caminar juntos en sociedades concretas, o iglesias, para su edificación mutua, y el debido cumplimiento de ese culto público, que él exige de ellos en el mundo.

(Juan 10:16; Juan 12:32; Mateo 28:20;.. Matt 18:15-20)

6. Los miembros de estas iglesias están llamados a ser santos, visiblemente manifiesta y poniendo en evidencia (en y por su profesión y caminar) su obediencia a la llamada de Cristo, y de buena gana su consentimiento para caminar juntos, de acuerdo con el nombramiento de Cristo, renunciando a sí mismos el Señor, y uno a otro, por la voluntad de Dios, en la que profesáis a las ordenanzas del Evangelio.

(Romanos 1:7, 1 Cor 1:2;. Hechos 2:41, 42, 5:13, 14; 2 Corintios 9:13.)

7. Para cada una de estas iglesias así reunidas, de acuerdo con su mente declarada en su Palabra, nos ha dado todo el poder y la autoridad, que es en modo alguno necesario para su realización en ese orden en el culto y la disciplina que él ha instituido para ellos observar, con mandatos y reglas para el ejercer debida y correcta, y la ejecución de ese poder.

(Mt. 18:17, 18;.. 1 Corintios 5:4, 5, 2 Corintios 5:13 2:6-8)

8. Una iglesia local, reunida y completamente organizada de acuerdo a la mente de Cristo, compuesta por oficiales y miembros, y los oficiales designados por Cristo para ser escogidos y apartados por la iglesia (así llamada y reunida), para la particular administración de las ordenanzas, y la ejecución de la facultad u obligación que les intrusts con, o llama a, que se continuó hasta el fin del mundo, son los obispos o ancianos, y diáconos.

(Hechos 20:17, 28; Phil 1:1.)

9. La manera designada por Cristo para la convocatoria de cualquier persona, equipada y dotada por el Espíritu Santo, para el oficio de obispo o anciano en una iglesia, es decir, que sea escogido por el sufragio thereunto común de la Iglesia misma, y establecer solemnemente además por el ayuno y la oración, con la imposición de las manos de los ancianos de la iglesia, si hay alguna antes de constituido el mismo, y de un diácono que será elegido por el sufragio, como, y apartados por la oración y la imposición de las manos, como .

(Hechos 14:23;. 1 Timoteo 4:14, Hechos 6:3, 5, 6)

10. El trabajo de los pastores que son constantemente para atender el servicio de Cristo, en sus iglesias, en el ministerio de la Palabra y la oración, con velando por sus almas, como quienes han de dar cuenta a Él, sino que corresponde a las iglesias a las que que el ministro, no sólo para darles el debido respeto, sino también para comunicarse con ellos de todas las cosas buenas de acuerdo a su capacidad, a fin de que puedan tener un suministro cómodo, sin estar inmersos en los asuntos seculares, y también pueden ser capaces de ejercer la hospitalidad hacia los demás, y esto es requerido por la ley de la naturaleza, y por orden expresa de nuestro Señor Jesucristo, que ha ordenado que los que predican el Evangelio vivan del Evangelio.

(Hechos 6:4, Hebreos 13:17; 1 Tim 5:17, 18; Gal 6:6, 7, 2 Tim 2:4; 1 Timoteo 3:2, 1 Cor 9:6 -…… 14)

11. A pesar de que correspondería a los obispos o pastores de las iglesias, para que sea instantánea en la predicación de la palabra, a través de la oficina, sin embargo, la obra de predicar la palabra no es tan particularmente limitada a ellos, pero que los demás también dotado y equipado por la Santa Espíritu para ello, y aprobados y llamados por la Iglesia, puede y debe llevarla a cabo.

(Hechos 11:19-21; 1 Ped. 4:10, 11)

12. Como todos los creyentes están obligados a unirse a iglesias particulares, cuando y donde tienen la oportunidad de hacerlo, de modo que todos los que son admitidos a los privilegios de una iglesia, también están bajo las censuras y los mismos del gobierno, de acuerdo con la regla de Cristo.

(1 Tesalonicenses 5:14;. 2 Tesalonicenses 3:6, 14, 15).

13. No hay miembros de la iglesia, sobre cualquier delito que hayan adoptado, después de haber cumplido con su deber requiere de ellos hacia la persona a la que se sienten ofendidos de los casos, debe molestar a ninguna iglesia, el orden, o se ausenten de las asambleas de la iglesia, o la administración de las ordenanzas, en la cuenta de ese delito en cualquiera de sus compañeros, sino a esperar en Cristo, en el procedimiento posterior de la iglesia.

(Mateo 18:15-17;. Efesios 4:2, 3)

14. A medida que cada iglesia, y todos los miembros de la misma, están obligados a orar continuamente por el bien y la prosperidad de todas las iglesias de Cristo, en todos los lugares y en todas las ocasiones para promover cada uno dentro de los límites de sus puestos y oficios, en el ejercicio de sus dones y gracias, por lo que las iglesias, cuando se siembran por la providencia de Dios, a fin de que puedan disfrutar de la oportunidad y ventaja para él, debe estar en comunión entre sí, para su paz, aumento del amor y la mutua edificación.

(Efesios 6:18, Ps. 122:6, Rom. 16:1, 2, 3 Juan 8-10)

15. En los casos de dificultades o diferencias, ya sea en punto de la doctrina o de la administración, en el que cualquiera de las iglesias en general están preocupados, o cualquier iglesia, en su paz, la unión, la edificación y, o cualquier miembro o miembros de cualquier iglesia se lesiona, en o por cualquier otro procedimiento de censura no agradables a la verdad y el orden: es de acuerdo a la mente de Cristo, que muchas iglesias que tengan comunión juntos, hacer, por sus mensajeros, reunirse para examinar y dar su consejo en o alrededor de esa materia en la diferencia , que deberán notificarse a todas las iglesias que se trate; todo eso, estos mensajeros reunidos, no tienen en sus manos una iglesia-el poder propiamente dicho, o con jurisdicción sobre las iglesias mismas, para ejercer cualquier censura ya sea por las iglesias o personas, o imponer su determinación en las iglesias u oficiales.

(Hechos 15:2, 4, 6, 22, 23, 25, 2 Cor. 1:24; 1 Juan 4:1)

Capítulo 28

De la Comunión de los Santos

1. Todos los santos que están unidos a Jesucristo, su cabeza, por su Espíritu y la fe, a pesar de que no se hacen por lo tanto una persona con él, en comunión con sus gracias, sufrimientos, muerte, resurrección y gloria, y, uniéndose a los otros en amor, tienen comunión en los regalos y demás gracias, y están obligados al cumplimiento de tales deberes, públicos y privados, de manera ordenada, al igual que conducen a su bien común, tanto en el hombre interior y exterior.

(1 Juan 1:3, Juan 1:16;. Fil 3:10, Romanos 6:5, 6;.. Efesios 4:15, 16, 1 Cor 12:7;. 3:21-23, 1 Tes. 5:11, 14; Rom 1:12;. 1 Juan 3:17, 18;. Gal 6:10)

2. Santos de profesión están obligados a mantener una santa comunión y la comunión en la adoración de Dios, y en la realización de tales servicios espirituales de otros que tiendan a su edificación mutua, como también en el alivio de unos a otros en las cosas externas de acuerdo a sus capacidades diferentes y necesidades; que la comunión, de acuerdo con la regla del evangelio, pero sobre todo a ser ejercido por ellos, en la relación en la que están, ya sea en familias o iglesias, sin embargo, como Dios la oportunidad ofreciere, se va a extender a toda la familia de la fe , aunque todos los que en cualquier lugar invocan el nombre del Señor Jesús;. sin embargo, su comunión unos con otros como los santos, no practica el quitar o infringir el título o la propiedad que cada hombre tiene en sus bienes y posesiones

(Hebreos 10:24, 25, 3:12, 13; Hechos 11:29, 30; Efesios 6:4;. 1 Corintios 12:14-27;. Hechos 5:4;. Ef 4:28)

Capítulo 29

Por el Bautismo y la Cena del Señor.

1. El Bautismo y la Cena del Señor son ordenanzas de la institución positiva y soberana, nombrados por el Señor Jesús, el legislador sólo debe continuar en su Iglesia hasta el fin del mundo.

(Mateo 28:19, 20; 1 Co 11, 26.)

2. Estos nombramientos son santos que será administrado por los único que están calificados y llamó thereunto, de acuerdo con la comisión de Cristo.

(Mateo 28:19, 1 Cor 04:01).

Capítulo 30

Del Bautismo

1. El bautismo es una ordenanza del Nuevo Testamento, ordenado por Jesucristo, para ser bautizado a la fiesta, un signo de su comunión con él, en su muerte y resurrección, de su ser injertado en él, de la remisión de los pecados, y de dar arriba en Dios, por medio de Jesucristo, a vivir y caminar en novedad de vida.

(Romanos 6:3-5; Col. 2, 12; Gálatas 3:27;. 01:04 Marcos, Hechos 22:16;. Romanos 6:4)

2. Los que de hecho profesan arrepentimiento para con Dios, la fe en, y la obediencia a nuestro Señor Jesucristo, son los únicos sujetos adecuados de esta ordenanza.

(Marcos 16:16; Hechos 8, 36, 37, 2:41, 8:12, 18:8)

3. El elemento exterior para ser utilizados en esta ordenanza es el agua, en el que el partido va a ser bautizado en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

(Mateo 28:19, 20; Hechos 8:38)

4. Inmersión, inmersión o de la persona en el agua, es necesario para la debida administración de esta ordenanza.

(Mateo 3:16, Juan 3:23)

Capítulo 31

Creemos que la imposición de manos (con la oración) a los creyentes bautizados, como tal, es una ordenanza de Cristo, y debe ser presentado a por todas esas personas que estén admitidos a participar de la Cena del Señor, y que al final de este ordenanza no es de los dones extraordinarios del Espíritu, pero para una recepción más del Espíritu de la promesa, o por adición de las gracias del Espíritu, y las influencias de los mismos, para confirmar fortalecer y consolar a los de Jesucristo, que sea ratificado y establecido por los extraordinarios dones del Espíritu en los tiempos primitivos de permanecer en la Iglesia, como a reunirse el primer día de la semana fue, que es el día de adoración, o día de reposo cristiano, bajo el evangelio, y como la predicación la Palabra era, y que el bautismo era, y era la oración y cantando salmos era, pues, como todo el Evangelio fue confirmada por señales y prodigios, y diversos milagros y dones del Espíritu Santo, en general, por lo que era toda institución en la forma como confirmó en particular.

Capítulo 32

De la Cena del Señor

1. La cena del Señor Jesús fue instituida por él la misma noche en que fue traicionado, que se observa en sus iglesias, hasta el fin del mundo, para el recuerdo perpetuo, y mostrando sucesivamente el sacrificio de sí mismo en su muerte, la confirmación de la fe de los creyentes de todos los beneficios de los mismos, su alimento espiritual, y el crecimiento en él, a que sigan participando en el, y con todos los deberes que deben a él, y ser un vínculo y una prenda de su comunión con él, y con cada otro.

(1 Corintios 11:23-26, 1 Corintios 10:16, 17:21)

2. En esta ordenanza Cristo no es ofrecido a su Padre, ni ningún verdadero sacrificio hecho en absoluto para remisión de los pecados de los vivos o muertos, pero sólo un recordatorio de que uno ofrecido a sí mismo por él mismo en la cruz, una vez por todas; y una ofrenda espiritual de toda alabanza posible a Dios por el mismo. Así que el sacrificio papal de la misa, como ellos lo llaman, es la más abominable, perjudicial para el sacrificio de Cristo la única propiciación por todos los pecados de los elegidos.

(Hebreos 9:25, 26, 28, 1 Cor 11, 24.;. Mateo 26:26, 27)

3. El Señor Jesús tiene, en esta ordenanza, nombró a sus ministros a orar y bendecir a los elementos del pan y el vino, y por lo tanto para diferenciarse de una común para un uso santo, y para tomar y partir el pan, a tomar la copa y, que también se comunica, para dar tanto a los comulgantes.

(1 Cor. 11:23-26, etc)

4. La negación de la copa al pueblo, rindiendo culto a los elementos, el elevarlos o llevarlos acerca de la adoración, y reservarlos para cualquier pretendido uso religioso, es contrario a la naturaleza de esta ordenanza, y la institución de Cristo .

(Mateo 26:26-28, 15:9, Éxodo. 20:4, 5)

5. Los elementos externos de esta ordenanza, debidamente separados para el uso ordenado por Cristo, tienen tal relación con lo crucificaron, lo que de verdad, aunque en términos que se usan en sentido figurado, que a veces se llaman por los nombres de las cosas que representan, a saber, el cuerpo y la sangre de Cristo, aunque, en esencia y naturaleza, que siguen siendo verdadera y solamente pan y vino, como lo eran antes.

(1 Cor 11, 27, 1 Corintios 11:26-28)

6. Esa doctrina que sostiene un cambio de la sustancia del pan y del vino, en la sustancia del cuerpo y sangre de Cristo, comúnmente llamada transubstanciación, por la consagración de un sacerdote, o por cualquier otro modo, es repugnante no sólo la Escritura, sino también al común sentido y la razón, trastorna la naturaleza de la ordenanza, y ha sido y es, la causa de múltiples supersticiones, sí, de las idolatrías brutos.

(Hechos 3:21, Lucas 14:6, 39; 1 Cor. 11:24, 25)

7. Receptores dignas, hacia el exterior participando de los elementos visibles en esta ordenanza, realice a continuación, también hacia el interior por la fe, la verdad y, de hecho, sin embargo, no carnal y corporalmente, sino que reciben espiritualmente, y crucificado se alimentan de Cristo, y todos los beneficios de su muerte, el cuerpo y la sangre de Cristo, siendo luego no corporal o carnalmente, sino espiritualmente presente a la fe de los creyentes en esa ordenanza, ya que los elementos se van a sus sentidos exteriores.

(1 Corintios 10:16, 11:23-26)

8. Todas las personas ignorantes e impíos, ya que no son aptos para gozar de la comunión con Cristo, por lo que no son dignos de la mesa del Señor, y no puede, sin gran pecado contra él, mientras permanezcan tales, participar de estos sagrados misterios, o ser admitido thereunto; sí, todo aquel que recibe indignamente, somos culpables del cuerpo y la sangre del Señor, come y bebe juicio para sí mismos.

(2 Corintios 6:14, 15;. 1 Corintios 11:29;. Matt 7:6.)

Capítulo 33

Del estado del hombre después de la muerte y de la resurrección de los muertos.

1. Los cuerpos de los hombres después del regreso de la muerte al polvo y ven la corrupción, pero sus almas, que ni mueren ni duermen, teniendo una subsistencia inmortal, vuelven inmediatamente a Dios que les dio. Las almas de los justos para que haga perfecto en santidad, son recibidas en el paraíso, donde se encuentran con Cristo, y he aquí el rostro de Dios a la luz y la gloria, esperando la plena redención de sus cuerpos, y son las almas de los impíos echar en el infierno, donde permanecen en tormentos y oscuridad total, reservados al juicio del gran día, además de estos dos lugares, por las almas separadas de sus cuerpos, la Escritura no confiesa.

(Génesis 3:19, Hechos 13:36; Eclesiastés 12:7;. Lucas 23:43;. 2 Corintios 5:1, 6,8;. Phil 1:23, Hebreos 12, 23.; Judas 6, 7 ; 1 Pedro 3:19, Lucas 16:23, 24)

2. En el último día, como por ejemplo de los santos que se encuentran con vida, no dormir, pero se cambió, y todos los muertos serán resucitados con los mismos cuerpos, y otros no, aunque con diferentes calidades, que se unen de nuevo para sus almas para siempre.

(1 Corintios 15:51, 52;. 1 Tesalonicenses 4:17;. Job 19:26, 27; 1 Corintios 15:42, 43.)

3. Los cuerpos de los injustos, por el poder de Cristo, se elevará a la deshonra, los cuerpos de los justos, por su Espíritu, para honra y ser conformes con su cuerpo glorioso.

(Hechos 24:15, Juan 5:28, 29;. Phil 3:21)

Capítulo 34

Del Juicio Final

1. Dios ha establecido un día en que juzgará al mundo con justicia, por medio de Jesucristo, a quien todo poder y juicio es dado por el Padre, en cuyo día, no sólo los ángeles apóstatas serán juzgados, pero igualmente todas las personas que han vivido sobre la tierra, deberá comparecer ante el tribunal de Cristo, para dar cuenta de sus pensamientos, palabras y acciones, y recibir de acuerdo a lo que han hecho en el cuerpo, sea bueno o malo.

(Hechos 17:31, Juan 5:22, 27, 1 Cor 6:3; Judas 6., 2 Cor 5:10;. Eccles. 12:14;. Matt 12:36, Rom 14:10, 12.; Mat. 25:32-46)

2. El final de Dios es la que se nombra el día de hoy, es la manifestación de la gloria de su misericordia, en la salvación eterna de los elegidos, y de su justicia, en la condenación eterna de los réprobos, que son malvados y desobedientes, porque entonces los justos a la vida eterna, y recibir esa plenitud de gozo y de gloria con recompensas eternas, en presencia del Señor, pero los malos, que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de Jesucristo, serán echados a un lado en tormentos eternos , y la pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor, y de la gloria de su poder.

(Rom. 9:22, 23; Mateo 25:21, 34;. 2 Tim 4:8;. Matt 25:46;. Marcos 9:48; Tesalonicenses 2 1, 7-10.)

3. Como Cristo quiere que seamos sin duda convencido de que habrá un día de juicio, tanto para disuadir a todos los hombres del pecado, y para el mayor consuelo de los piadosos en su adversidad, por lo que va a tener el día desconocido para los hombres, que puede sacudir toda seguridad carnal y estar siempre alerta, porque no saben a qué hora vendrá el Señor, y que nunca puede estar preparado para decir: Ven, Señor Jesús, ven pronto. Amén.

(2 Corintios 5:10, 11;. 2 Tesalonicenses 1:5-7;. Marcos 13:35-37, Lucas 12:35-40, Apocalipsis 22:20)

Son frases cortas, a veces párrafos enteros dichos por significativos siervos de Dios, al menos lo son para mi. Fueron seleccionadas y copiadas, de varios de mis libros, o en conversaciones privadas como el caso del pastor Juan Sanabria. Les comparto tan siquiera un atisbo del legado doctrinal de estos hombres el cual ha sido usado por Dios para llevarme a comprender lo que no entendia. Hay mas, pero el tiempo y el espacio atentan contra mi deseo de compartir este tesoro. Quiera Dios usar este legado de fe para testificar de las doctrinas de la Gracia en sermones, estudios, o conversaciones personales, y para que otros hermanos puedan comprender muchas de las verdades contenidas en el verdadero evangelio, el único evangelio, el evangelio de la Gracia de Dios.

En el amor de Cristo,

Felipe. “Escogido por Gracia”

SOLI DEO GLORIA!!

Juan Calvino. (10 de julio de 1509 – 27 mayo de 1564)

 “…el Bautismo no nos promete más purificación que la que se hace por el derramamiento de la sangre de Cristo, la cual está figurada en el agua, por la semejanza que tiene con ella de limpiar y lavar. ¿Quién, pues, podrá decir que somos lavados con esta agua, la cual evidentemente atestigua que nuestra verdadera y única aspersión es la sangre de Cristo? (1 Pe. 1,2).’ Y así, de ninguna otra cosa se puede tomar un argumento mejor y más sólido para refutar la fantasía de esta gente que todo lo refiere a la virtud del agua, que del significado mismo del Bautismo, el cual nos aparta tanto del elemento visible que contemplamos con nuestros ojos corporales, como de cualquier otro medio de conseguir la salvación, para llevar nuestras almas a Cristo sólo.”  Institución. IV, XV (Tratando el tema del Bautismo.)

“A este respecto hemos de saber que en cualquier tiempo en que seamos bautizados, somos lavados y purificados de una vez para toda la vida.”  (Idem.)

“Por tanto, no hay duda alguna de que los fieles durante todo el curso de su vida, siempre que los atormenta la conciencia de sus pecados, han de renovar el recuerdo de su Bautismo, para confirmarse de este modo en la confianza de aquel único y perpetuo lavamiento que tenemos en la sangre de Cristo.” (Idem.)

“¿Qué quiso, entonces, decir Juan, al afirmar que él ciertamente bautizaba en agua, pero que luego vendría Cristo, que bautizaría en Espíritu Santo yen fuego? (Mt. 3, 11). En pocas palabras se puede solucionar esta duda diciendo que no pretendió establecer diferencia alguna entre uno y otro Bautismo, sino que compara su persona con la de Cristo, afirmando de si mismo que era ministro del agua, mas que Cristo daba el Espíritu Santo, y que había de manifestar esta virtud con un milagro visible el día que enviara el Espíritu Santo a los apóstoles en forma de lenguas de fuego. ¿Qué más pudieron atribuirse los apóstoles? ¿Qué más pueden atribuirse los que bautizan hoy día? Porque ellos son solamente ministros del signo exterior; pero Cristo es el autor de la gracia interior; como los mismos antiguos enseñan a cada paso, y especialmente san Agustín, quien se apoya contra los donatistas en que, sea quien fuere el que bautiza, sin embargo el que preside es Cristo.” (Idem.)

“…todos aquellos que están vestidos de la justicia de Dios, son a la vez regenerados en el espíritu; y que en el Bautismo tenemos las arras de esta regeneración (Rom. 6,3 ss.).”  (Idem)

“…ya no hay condenación alguna para los que están en Cristo Jesús (Rom.8, 1); con lo cual enseña, que aquellos que el Señor recibió una vez en su gracia los injerta en la comunión de Cristo, y por el Bautismo los introduce en la compañía de la Iglesia, cuando perseveran en la fe en Cristo, aunque estén cercados por el pecado; y aunque lo lleven en si mismos, sin embargo están libres de la culpa y de la condenación. Si ésta es la verdadera interpretación de san Pablo, nadie debe pensar que enseñamos una doctrina nueva.”  (Idem.)

 “De esta manera el Bautismo sirve de confesión delante de los hombres. Porque es una nota con la que públicamente profesamos que queremos ser contados en el número del pueblo de Dios; con lo cual testificamos que convenimos con todos los cristianos en el culto de un solo Dios y en una religión; con la cual, finalmente afirmamos públicamente nuestra fe, de tal manera que no solamente nuestros corazones, sino nuestra lengua y todos los miembros de nuestro cuerpo entonan de todos los modos posibles alabanzas a Dios.” (Idem.)

 “El error de los donatistas se pone muy bien de manifiesto con esto, ya que ellos median la virtud y eficacia del sacramento por la dignidad del ministro. Así hacen también actualmente los anabaptistas, quienes niegan que hayamos sido bautizados, porque nos ha bautizado gente impía e idólatra en el reino del Papa. Por ello furiosamente quieren forzarnos a que nos volvamos a bautizar. Contra tales despropósitos nos sirve de firme argumento considerar, que no somos bautizados en nombre de ningún mortal, sino en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (Mt. 28, 19); y, por tanto, que e Bautismo no es del hombre, sino de Dios, sea quienquiera el que lo administra. Por más ignorantes e impíos que hayan sido los que nos bautizaron, sin embargo no lo hicieron en la comunión de su ignorancia e impiedad, sino en la fe de Jesucristo. Porque ellos no invocaron su nombre, sino el de Dios, y no nos bautizaron en nombre de ninguno otro. Ahora bien, si el Bautismo era de Dios, tuvo sin duda alguna encerrada en si mismo la promesa de la remisión de los pecados, la mortificación de la carne, la vivificación espiritual y la participación de Cristo. Del mismo modo, en nada perjudicó a los judíos el ser circuncidados por sacerdotes impíos y apóstatas; no por ello el signo de Dios fue dado inútilmente, do manera que fuese necesario reiterarla, sino que les bastó volver a su puro origen.” (Idem.)

“Objetan que si una criatura muere sin el Bautismo no sería partícipe de la gracia de la regeneración. A esto respondo que no hay temor de que así suceda. Porque Dios mismo dice que adopta a nuestros hijos y los tiene por suyos antes de que nazcan, al decir que será el Dios de nuestra descendencia después de nosotros (Gn. 17,7). En estas palabras se apoya y queda comprendida la salvación de nuestra descendencia; y se haría gran injuria a Dios, si se negase que su promesa es suficiente para llevar a cabo lo que contiene.”  (Idem)

  “Cuando el Señor ordena la circuncisión a Abraham, se sirve de estas palabras: que quiere ser su Dios y el Dios de su descendencia (Gn. 17,7-10), declarándose Todopoderoso, y mostrando que en Él se da la abundancia y plenitud de todos los bienes, para que Abraham comprenda que todos sus bienes proceden de Él.”  Institucion. IV, XVI (Tratando sobre el Bautismo de los hijos de los creyentes)

“Concluimos, pues, de esto, que los padres tuvieron en la circuncisión la misma promesa espiritual que nosotros poseemos ahora en el Bautismo; y que significaba la remisión de los pecados, y la mortificación de la carne para vivir en justicia. Además, según lo hemos enseñado, Cristo es fundamento del Bautismo, en el que ambas cosas residen; e igualmente lo es de la circuncisión. Porque Él es el que fue prometido a Abraham, y en Él, la bendición de todas las gentes (Gn.12,2); como si el Señor dijera que toda la tierra, en sí maldita, recibiría la bendición por Él; en confirmación de lo cual se les da la circuncisión como un sello.”  (Idem.)

“Por consiguiente, se sigue que no hay diferencia alguna entre el bautismo y la circuncisión en cuanto al misterio interno, en lo cual consiste toda la sustancia de los sacramentos, según hemos demostrado. La única diferencia se refiere a las ceremonias externas, que es lo menos importante en los sacramentos, puesto que la consideración principal depende de la Palabra y de la cosa significada y representada.  Podemos, pues, concluir que todo cuanto pertenece a la circuncisión pertenece también al Bautismo, excepto la ceremonia externa y visible.”  (Idem.)
“Al ordenar el Señor antiguamente la circuncisión para los niños, demostró claramente que los hacía partícipes de todo cuanto en ella les representaba. Pues de otra manera habría de decirse que tal institución no había sido más que mentira, falsedad y engaño; sólo pensar lo cual es un horrible pecado. El Señor dice expresamente que la circuncisión que se administra al niño le servirá de confirmación del pacto que hemos expuesto. Si, pues, el pacto permanece siempre el mismo, es del todo cierto que los hijos de los cristianos no son menos partícipes de él, que lo fueron los de los judíos en el Antiguo Testamento.”  (Idem.)
“Si se trata de establecer diferencia: entre el signo visible y la Palabra, ¿cuál de estas dos cosas ha de ser tenida en mayor estima? Evidentemente, dado que el signo sirve a la Palabra, bien claro se ve que es inferior a ella; y puesto que la Palabra del Bautismo conviene a los niños, ¿por qué quitarles el signo, que depende de la Palabra? Si no hubiese más razón que ésta, sería suficiente para cerrar la boca a todos los que defienden una opinión contraria.”  (Idem.)
“La objeción de que había un día señalado para la circuncisión (Gn. 17,12; 21,4), no viene a propósito. Es verdad que el Señor no nos ha obligado a ciertos días, como lo hizo con los judíos; pero dejándonos en libertad en cuanto a esto, nos ha declarado, sin embargo, que los niños deben ser solemnemente recibidos en su pacto. ¿Queremos algo más que esto?”  (Idem.)
“Así como los hijos de los judíos fueron llamados linaje santo, por ser herederos de este pacto, y se les separaba de los hijos de los infieles y de los idólatras; así del mismo modo los hijos de los cristianos son llamados santos, aunque no sean engendrados más que de padre o de madre fiel, y son diferenciados de los otros por el testimonio de la Escritura (1 Cor. 7,14); Ahora bien, el Señor, después de haber establecido este pacto con Abraham, quiso que fuera sellado en los niños con el sacramento visible y externo (Gn.17, 12).¿Qué excusa, pues, podemos alegar nosotros para no atestiguarlo y sellarlo actualmente lo mismo que lo era entonces? Y no pueden replicar que el Señor no ha instituido ningún otro sacramento para testificar este pacto, sino el de la circuncisión, que ya está abolido. A esto puede responder muy fácilmente que el Señor instituyó la circuncisión en aquel tiempo para confirmar su pacto, y que al ser abolida la circuncisión, sin embargo permanece siempre,en pie la razón de confirmar el pacto; pues nos conviene tanto a nosotros como a los judíos.” (Idem.)
“Así pues, debemos considerar siempre diligentemente aquello en que convenimos con ellos, y en lo que nos diferenciamos. Convenimos en el pacto y en el motivo de confirmarlo; nos diferenciamos solamente en la manera. Ellos tienen la circuncisión para confirmación; nosotros tenemos en su lugar el Bautismo. Porque de otra manera, la venida de Cristo habría sido causa de que la misericordia de Dios no se hubiera manifestado a nosotros tanto como a los judíos, si el testimonio que ellos tenían para sus hijos se nos hubiera quitado a nosotros.”  (Idem.)
“Si es razonable llevar los niños a Cristo, ¿por qué no lo será también admitirlos al Bautismo, que es la señal exterior mediante la cual Jesucristo nos declara la comunión y sociedad que con Él tenemos? Si el reino de los cielos les pertenece, ¿cómo negarles la señal por la que se nos abre como una entrada en la Iglesia, para que ingresando en ella seamos declarados herederos del reino de Dios? ¿No seríamos muy perversos, si arrojásemos fuera a quienes el Señor llama a sí? ¿Si les quitásemos lo que Él les da? ¿Si cerrásemos la puerta a quienes Él la abre? Y si se trata de separar del Bautismo lo que Jesucristo ha hecho, ¿qué es más importante, que Cristo los haya recibido, haya puesto las manos sobre ellos en señal de santificación, haya orado por ellos, demostrando así que son suyos; o que nosotros testifiquemos con el Bautismo que pertenecen a su pacto?”  (Idem.)
“…¿qué pueden decir contra el Bautismo, que no se pueda también aplicar a la circuncisión? De esta manera castiga Dios la arrogancia de los que condenan en seguida todo lo que no pueden comprender con su sentido carnal.”  (Idem.)
“Porque la señal que Dios comunica a los niños, confirma, como si fuese ratificada con un sello, la promesa que el Señor ha hecho a los suyos, que Él será su Dios y el de su descendencia por mil generaciones. En lo cual primeramente brilla la bondad de Dios para glorificar y ensalzar su nombre; y, en segundo lugar, para consolar al hombre fiel y darle mayor ánimo para entregarse totalmente a Dios, al ver que no solamente se preocupa de él, sino también de sus hijos y su posteridad. Y no se puede decir que la promesa bastaría para asegurar la salvación de nuestros niños. Porque otro ha sido el pensamiento de Dios, que conociendo la flaqueza de nuestra fe, la ha querido fortalecer. Por tanto, todos los que con plena confianza descansan en la promesa de que Dios quiere hacer misericordia a su descendencia, deben presentar a sus criaturas para recibir el signo de la misericordia; y con ello consolarse y corroborar su fe, al ver con sus mismos ojos la alianza del Señor sellada en el cuerpo de sus hijos.”  (Idem.)
“El provecho que los niños reciben es que la Iglesia, reconociéndolos como miembros suyos, los tiene en mayor estima; y ellos; al ser mayores tienen ocasión de inclinarse más al servicio de Dios, que se les ha manifestado como Padre antes de que tuviesen entendimiento para comprenderlo, recibiéndolos en el número de los suyos desde el seno mismo de su madre. Finalmente,  debemos siempre temer que, si menospreciamos marcar a nuestros hijos con la señal del pacto, el Señor nos castigue por ello (Gn.17,14); porque al hacerlo así renunciamos al beneficio y a la merced que nos ofrece.”  (Idem.)
“…el Bautismo ha sucedido a la circuncisión, puesto que el Bautismo significa para los cristianos lo mismo que la circuncisión significaba para los judíos.”  (Idem.)
“Porque así como san Pablo afirma en cierto lugar que los judíos son santificados por ser de la raza de Abraham, así también en otro pasaje declara que los hijos de los cristianos son ahora santificados por sus padres (1 Cor. 7,14); y, por tanto, deben ser diferenciados de los otros, que permanecen todavía en su impureza. ”  (Idem.)
“Permanezcamos, pues, firmes en que el Señor es tan bueno y munífico* con los suyos, que no solamente los tiene a ellos por pueblo suyo, sino también a sus descendientes por causa de ellos.”  (Idem.)
*Munifico = accion de tener munificencia, esto es, generosidad esplendida proveniente de un rey (Aclaracion mia)
“Finalmente alegan que si nosotros tomamos la circuncisión por fundamento del Bautismo, no deberíamos bautizar a las niñas, puesto que solamente los niños se circuncidaban. Pero si consideran debidamente el significado de la circuncisión, no podrán decir esto. Porque siendo así que el Señor con este signo demostraba la santificación de la posteridad de Israel, es del todo cierto que ella servía lo mismo para las niñas que para los niños; pero la señal no se les aplicaba a ellas porque su sexo no la admitía. Y así el Señor, al ordenar que los varones fuesen circuncidados, en ellos comprendía también al sexo contrario, que al no poder recibir la circuncisión en su propio cuerpo, participaba en cierto modo de la circuncisión de los varones.”  (Idem.)
“Les parece también que tienen razón sobrada para que no sean bautizados los niños, por el hecho de que no tienen uso de razón para comprender el misterio que en él es representado; a saber, la espiritual regeneración, de la cual los niños no son capaces. De ahí concluyen que se les debe dejar como a hijos de Adán, hasta que hayan llegado a una edad en que sean capaces de esta regeneración.
   Pero la verdad de Dios es muy contraria a todo esto. Porque si se les debe dejar como a hijos de Adán, se les deja en la muerte; pues en Adán no hay más que muerte. Cristo, por el contrario, manda que los lleven a Él (Mt.19, 14). ¿Por qué? Porque Él es la vida. Quiere, pues, hacerlos compañeros suyos, para vivificarlos. Pero éstos luchan contra su voluntad, diciendo que permanezcan en la muerte. Porque, si piensan que los niños no se pierden por ser hijos de Adán, su error es ampliamente refutado por el testimonio de la Escritura. Al decir que todos mueren en Adán (1 Cor.15,22), se sigue que no hay esperanza alguna de vida sino en Cristo.”  (Idem).
“… tengamos por cierto que el Señor no saca de esta vida a ninguno de sus elegidos sin santificarlo y regenerarlo primero con su Espíritu.”  (Idem.)
“Que pregunten, pues, a Dios, por qué hacía que se aplicara a los niños; porque es la misma razón en el Bautismo que en la circuncisión. Si la circuncisión no se les dio a los niños sin motivo, tampoco ahora se les dará el Bautismo. Si se acogen a los subterfugios que suelen, a saber: que los niños han figurado a los que verdaderamente son niños en espíritu y en regeneración, ya se les ha cerrado esta puerta.
   Lo que nosotros decimos es, pues, esto: que si el Señor ha querido que la circuncisión – aunque era sacramento de fe y de penitencia – fuese comunicada a los niños, no hay inconveniente alguno en que lo sea también ahora el Bautismo; a no ser que estos calumniadores quieran acusar a Dios por haberlo así ordenado. Pero la verdad, sabiduría y justicia de Dios brilla en todas sus obras para confundir la locura, mentira y maldad. Porque aunque los niños no comprendían lo que la circuncisión significaba, sin embargo no dejaban de ser circuncidados en su carne para mortificación interna de su naturaleza corrompida, para que meditasen en ello cuando la edad se lo permitiese.”  (Idem.)
“En resumen, esta objeción se soluciona en una palabra diciendo que son bautizados en la penitencia y en la fe futuras; de las cuales, aunque no vean cuando son bautizados apariencia alguna, sin embargo la semilla de ambas por una oculta acción del Espíritu Santo queda plantada.
   De esta manera se responde a todos los textos referentes al Bautismo, cuyo significado retuercen contra nosotros. Así, de que san Pablo lo llama lavamiento de la regeneración y de renovación (Tit. 3, 5) concluyen que el Bautismo solamente se debe dar al que es capaz de ser regenerado y renovado; a lo cual les replicamos que la circuncisión es señal de regeneración y renovación, luego no se debía dar sino a los que eran capaces de la regeneración que significaba; de ser verdad lo cual, la ordenación de Dios de circuncidar a los niños seria frívola e Irrazonable. Por consiguiente, todas las razones que aducen contra la circuncisión en nada dañan al Bautismo.”  (Idem.)
“¿Por qué Abraham no recibe la señal sino después de haber creído, y en cambio su hijo Isaac la recibe antes de poder comprender lo que hacía? Porque el hombre, estando ya en la edad del discernimiento, antes de ser hecho partícipe del pacto debe saber primero qué es y en qué consiste. En cambio, el niño engendrado por este hombre, siendo heredero del mismo pacto por sucesión, conforme a la promesa hecha al padre, con todo derecho es capaz del signo, aunque no comprenda lo que el mismo significa. O para decirlo más clara y brevemente, como el hijo del creyente participa del pacto de Dios sin entenderlo, no se le debe negar el signo; pues es capaz de recibirlo sin necesidad de comprenderlo. Ésta es la razón por la que Dios dice que los hijos de los israelitas son sus hijos, como si Él los hubiese engendrado (Ez.16,20; 23,37), pues sin duda alguna Él se considera Padre de todos aquellos a quienes ha prometido ser Dios de los mismos y de su descendencia. En cambio, el que nace de padres infieles no es contado en el pacto hasta que por la fe Se une con Dios. No es, pues, de extrañar que no se le dé el signo; pues de hacerlo se le daría en vano. Por eso dice san Pablo que los gentiles estaban durante el tiempo de su idolatría sin pacto (Ef. 2,12).”  (Idem.) (Subrayado mio, para destacar importancia)
“…las personas mayores que abrazan la fe en Cristo no deben ser aceptadas para recibir el Bautismo antes de tener fe y penitencia, pues éstas solamente pueden abrir la puerta para entrar en el pacto. Mas los niños que sean hijos de cristianos, a los cuales les pertenece el pacto por herencia en virtud de la promesa; por esta sola razón son aptos para ser admitidos al Bautismo.”  (Idem.)
“Lo primero es que se acuerden que cuando quieren saber los secretos de la predestinación, penetran en el santuario de la sabiduría divina, en el cual todo el que entre osadamente no encontrará cómo satisfacer su curiosidad y se meterá en un laberinto del que no podrá salir.”  (Institucion, III, XXI, tratando el tema de la Eleccion y la Predestinacion)
“Nadie que quiera ser tenido por hombre de bien y temeroso de Dios se atreverá a negar simplemente la predestinación, por la cual Dios ha adoptado a los unos para salvación, y a destinado a los otros a la muerte eterna; pero muchos la rodean de numerosas sutilezas; sobre todo los que quieren que la presciencia sea causa de la predestinación. Nosotros admitimos ambas cosas en Dios, pero lo que ahora afirmamos es que es del todo infundado hacer depender la una de la otra, como si la presciencia fuese la causa y la predestinación el efecto. Cuando atribuimos a Dios la presciencia queremos decir que todas las cosas han estado y estarán siempre delante de sus ojos, de manera que en su conocimiento no hay pretérito ni futuro, sino que todas las cosas le están presentes; y de tal manera presentes, que no las imagina con una especie de ideas o formas 
— a la manera que nos imaginamos nosotros las cosas cuyo recuerdo retiene nueStro entendimiento —, sino que las ye y contempla como si verdaderamente estuviesen delante de El. Y esta presciencia se extiende por toda la redondez de la tierra, y sobre todas las criaturas.”  (Idem.)
  “Y así como el Señor señala a aquellos que ha elegido, llamándolos y justificándolos; así, por el contrario, al excluir a los réprobos del conocimiento de su nombre o de la santificación de su Espíritu, muestra con estas señales cuál será su fin y qué juicio les está preparado.”  (Idem.)
“… el Señor no fue hecho Hijo de Dios por vivir rectamente, sino que gratuitamente se le ha dado esta honra y dignidad, a fin de que El hiciese partícipes de estas mercedes a los demás.”  (Cap. XXII, tratando el mismo tema de la Predestinacion)
Podemos, pues, concluir con toda seguridad: Si Dios nos ha escogido para que fuésemos santos, entonces no nos ha escogido por haber previsto que lo seríamos; pues son dos cosas contrarias, que los fieles tengan su santidad por la elección, y que por esta santidad de sus obras hayan sido elegidos.”  (Idem)
“Vemos, pues, por las palabras del Apóstol que la salvación de los files se funda sobre la sola benevolencia de Dios, y que este favor y gracia no se alcanza con ninguna obra, sino que proviene de su gratuita vocación. Tenemos también una especie de espejo o cuadro en que se nos representa esto mismo. Hermanos son Jacob y Esaú; engendrados .de un mismo padre y una misma madre, e incluso enclaustrados en el mismo seno materno antes de nacer. Todas estas cosas son iguales entre ellos; sin embargo el juicio de Dios hizo gran diferencia entre ellos; porque al uno lo escoge, y al otro lo rechaza. No existía otra razón para que el uno pudiese ser preferido al otro, que la sola primogenitura; pero ni eso se tuvo en cuenta, y se da al menor lo que se niega al mayor. Más aún; en muchos otros parece que Dios a propósito ha menospreciado la primogenitura, a fin de quitar a la carne toda materia y ocasión de gloriarse; rechazando a Ismael, pone Dios su corazón en Isaac; rebajando a Manasés, prefiere a Efraín.”  (Idem)
“Debemos también recordar que la tierra de Canaan fue una prenda de la herencia del reino de los cielos; de manera, que no debemos dudar que Jacob fue incorporado a Jesucristo para ser compañero de los ángeles en la vida celestial. Es, pues, elegido Jacob y rechazado Esaú; y son diferenciados por la predestinación de Dios aquellos entre los cuales no existía diferencia alguna en cuanto a los méritos. ”  (Idem)
“…si El nos hubiera elegido porque sabia que seríamos buenos, juntamente hubiera sabido que nosotros lo habíamos de elegir.”  (Idem)
“…que la gracia de Dios no halla a nadie al que deba elegir, sino que ella hace a los hombres aptos para que sean elegidos. (Idem, esta cita es de Agustin de Hipona, pero Calvino la menciona en este lugar de la Institucion)
“… la gracia que el Señor da a los suyos sirve para su elección y más bien le sigue que no la precede; puesto que se da a aquellos a quienes la herencia de la vida había sido ya asignada. Porque el orden que Dios sigue consiste en justificar después de haber elegido. De donde se sigue que la predestinación de Dios con la que delibera llamar a los suyos a su gloria es precisamente la causa de la deliberación que tiene de justificarlos, y no al contrario.”  (Idem)
_____________________________________________
Juan Sanabria Cruz, pastor reformado,  hermano en la fe y amigo en la distancia. Islas Canarias. (21 de marzo 1970  –  presente )
“Si en la Escritura dice, que el Espiritu Santo se derrama, entonces el agua tambien tiene que derramarse”
“Si mis hijos son míos, y yo soy de Dios, ¿de quien son mis hijos?”
                                                                                                                         Archibal Alexander Hodge. (Julio 18 de 1823  –  Noviembre 12 de 1886)
“La lucha final ha de ser entre el ateismo, en sus innumerables formas y el calvinismo. Los demas sistemas seran aplastados como el hielo medio derretido entre dos icebergs. Hay dos cosas de las cuales puedes estar completamente seguro: 1.- Que no te libraras de tus dificultades arrinconando el cristianismo, porque se te presentaran tambien como filosofia. 2.- Que no te libraras de las dificultades del calvinismo haciendote arminiano, por consiguiente, no te entretengas con las medias tintas, sino posicionate en un bando o en otro, francamente, abiertamente.”
(“Pricentoniana” edicion de 1893, pag 120
” Es indiscutible que no hay transigencia posible entre el arminianismo y el calvinismo. Los que intentan estar en una posicion intermedia han de contentarse con pisar terreno movedizo mientras reciben los disparos de ambos lados.”
(“The Atonement” 1868, pag 382)
_________________________________________
R. B. Kuiper.  (Enero 31 de 1886  –  Abril 22 de 1966)
“Triste es decirlo, el termino “multiformidad” ha sido aun usado para encubrir multitud de pecados. Podemos citar un ejemplo. Hay sin duda, herejias mayores que el arminianismo. El pelagianismo es mucho peor. Pero el arminianismo tambien es un error. Que nadie diga que la diferencia entre la fe reformada y el arminianismo es meramente de enfasis, una en la soberania de Dios, y la otra en la responsabilidad del hombre, y que por lo tanto es deseable que haya tanto iglesias reformadas como arminianas. Es evidente que la responsabilidad humana es colorario de la soberania divina. Debido a que Dios es soberano, el hombre es responsable ante El. Por consiguiente, precisamente a causa de su profundo enfasis en la soberanía divina, la fe reformada subraya tambien energicamente la responsabilidad humana. Pero el arminianismo hace violencia a ambas cosas. No solamente mengua el caracter absoluto de la soberania de Dios, sino que ademas adapta las exigencias de la ley de Dios al debilitado poder del hombre. Ahora bien, todo error doctrinal, y por tanto tambien el arminianismo, es pecado. Y hacer que el pecado parezca respetable encubriendolo bajo la capa de la multiformidad es en sí pecado.”
(“The glorious body of Christ” pgs 43-44)
_____________________________________________
                                                                                                     William Greenough Thayer Shedd. (Junio 21 de 1820  –  Noviembre 17 de 1894)
“El poder de un organismo religioso, hasta donde alcanza la accion humana, depende de sus maestros religiosos. Por ello la obra mas importante de la obra de una iglesia consiste en preparar a su clero. Todo el resto de la obra de una denominacion estableciendo iglesias en el propio pais y en el extranjero, y cuidandolas, sera un fracaso absoluto si su ministerio no esta educado y es debil. Por consiguiente, todas y cada una de las denominaciones eclesiasticas, se ocupan especialmente por medio de instituciones, facultades de instruccion y grandes asignaciones en atender la educacion ministerial. Pero, suponiendo una union de calvinistas y arminianos, ¿cual sera el sistema enseñado en sus escuelas teologicas? ¿Quien ha de ser nombrado para dar las lecciones de teologia en las clases? Si se escogiera el arminianismo, seria imposible para los calvinistas escurpolosos y fervientes aceptar este sistema. Si se escogiera al calvinismo seria igualmente imposible para los arminianos escrupolosos y fervientes el quedar satisfechos. […] Empero, alguna persona de ingenio pudiera sugerir que existe la posibilidad de elaborar un credo transigente, una combinacion de los dos sistemas. Esto es completamente imposible. El arminianismo y el calvinismo, aunque tienen un sustrato evangelico en comun, ya que ambos sostienen la doctrina fundamental – a saber que Cristo es Dios, y que su sangre es la unica expiacion por el pecado – difieren sin embargo, de manera tan clara y decidida en ciertos detalles relacionados con estas verdades esenciales que la unica union entre ellos ha de ser por transubtanciacion. El uno debe convertir al otro, o el otro debe convertir al uno. La mezcla de ambos es mala. Somos calvinistas, pero no vacilamos en afirmar que el arminianismo, puro y sencillo, franco y viril, es con mucho, preferible al calvinismo modificado por elementos arminianos. […] Pero en todas las tentativas efectuadas para mezclar lo que no se puede mezclar, ha de haber mas o menos, manipulaciones, artificios e intrigas. La incinseridad y la hipocresia, consciente o inconsciente, entran en escena. Un bando se esfuerza en demostrar mas talento que el otro, y el resultado es una vida matrimonial llena de contiendas, que termina en divorcio.”
(“Orthodoxy and Heterodoxy” 1893, pgs 248-250)
 _______________________________________________________
Charles Haddon Spurgeon. (19 de junio de 1834  –  31 de enero de 1892)
“La herejía de Roma no es otra que la de añadir algo a los perfectos méritos de Cristo, la aportación de las obras de la carne para ayudar a nuestra justicia. ¿No es esta también la herejía del arminianismo, el añadir algo a la obra del Redentor? Mi opinión es de que no es posible predicar a Cristo crucificado a menos que no prediquemos también lo que hoy día se llama calvinismo. El nombre calvinismo es solo un apelativo, el calvinismo es el Evangelio, y nada mas. No podemos decir que predicamos el evangelio si no predicamos la justificación por la fe, sin las obras. Tampoco podemos decir que predicamos el evangelio si no predicamos la soberanía de Dios en la dispensación de su Gracia y tampoco si no ensalzamos el amor electivo, invariable, eterno e inmutable del Señor. No podemos tampoco decir que predicamos el evangelio a menos que no basemos este en la redención especial y particular del pueblo elegido, pueblo que Cristo rescato al morir en la cruz. Tampoco podemos aceptar un evangelio que permita a los santos caer de la Gracia una vez han sido llamados. ¡Tal evangelio, yo lo detesto!!”  (Autobiografia, Vol I pag 172)
“Nunca podremos experimentar un avivamiento a menos que no creamos que es el Señor, y solamente el Señor, quien puede obrarlo”  (“La historia de las grandes obras de Dios” sermon predicado en 1859)
“El pacto, – yendo de lleno al asunto y por ofensiva que parezca la doctrina – solo tiene relacion con los elegidos y con nadie mas. ¿Te ofende esto? Pues ofendete aun mas, ¿acaso no dijo Cristo: “…yo ruego por ellos, no ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque tuyos son.” ?   (“La sangre del pacto eterno”. Sermon predicado en 1859)
“Es motivo de gran gozo para mi pensar que el pacto de la Gracia es mas antiguo que el pacto de las obras. El pacto de las obras tuvo su principio, mientras que el pacto de la Gracia no tuvo principio, y bendito sea el Señor que el pacto de las obras tuvo su fin, y que el pacto de la Gracia permanecera firme, aun despues de que los cielos y la tierra hayan pasado.”  (“La sangre del Pacto eterno”)
“En conformidad con las enseñanzas arminianas no hay promesa alguna de que existe un poder capaz de doblegar la voluntad humana. De manera que la cuestion depende del hombre, y Dios, el Poderoso constructor, aunque ponga piedra sobre piedra, y lo haga solido como el universo, en ultima instancia puede ser derrotado por la criatura, ¡¡fuera con tal blasfemia!! Toda la estructura, desde el principio hasta el final esta en las manos de Dios.”  (“La sangre del Pacto eterno”)
“El decreto de la eleccion es limitado, pero las buenas nuevas son para todo el mundo. El mandato que he recibido de Dios es el de proclamar las buenas nuevas a toda criatura bajo el cielo. La aplicacion eficaz del evangelio esta restringida a los escogidos de Dios y en consecuencia pertenece a la voluntad secreta de Dios; pero no es asi con el mensaje: este debe proclamarse a todas las naciones.”  (Idem.)
“Todos somos aristocratas en nuestra justicia propia, nos nos gusta inclinarnos y descender al nivel de los pecadores comunes. Y si a este nivel llegamos, es porque el Espiritu nos doblega al mismo barro.”  (“La necesidad de la obra del Espiritu Santo”. Sermon predicado en 1859)
“El no ha publicado la pagina en la que los nombres de los redimidos estan escritos, pero la pagina del decreto sagrado, donde se describe el caracter de los mismos, ha sido publicado en Su Palabra, y es proclamada aun en este dia. […] a traves de tu caracter, tu puedes leer tu nombre.” (Idem)
“Dios nunca hizo desesperar a un hombre llamandole con su Gracia eficaz, a menos que no hubiera escrito su nombre en el libro de la vida del Cordero”  (“Eleccion y Llamamiento” Sermon predicado en 1859)
“Algunos hombres desprecian la doctrina de la Eleccion de la misma manera que los ladrones odian las cerraduras de seguridad, por no poder conseguir ellos el tesoro, odian aquello que lo protege.”  (Idem.)
“Un mensaje sin Cristo no es el Evangelio, y la idea moderna de predicar la verdad en vez de Cristo, es una perversa estrategia del Diablo.”  (“Un sermon de despedida” Sermon predicado en 1859)
“El creyente solo podra sostenerse puro en doctrina,  sencillo y humilde en caracter, si esta bajo la influencia de una predicacion que encierra toda la verdad del Señor Jesus”. ( Idem.)
 
 

leprososErase una vez diez leprosos. De los diez, uno solo regreso. No tenian lepra en su piel, sino en sus mentes. Por eso fueron etiqueteados como “leprosos”, y por eso fueron expulsados. El nombre de su lepra: CALVINISMO.

Corria el año 1998, la visita del papa a Cuba tenia a todo el pais con una espectativa general. Mientras el papa-movil se deslizaba por los caminos “autorizados”, esto sucedia paralelamente en el Seminario Bautista de la Habana. Si fueramos a escribir un titular de la noticia para un periodico seria: “SEMINARIO BAUTISTA EXPULSA DIEZ DE SUS ESTUDIANTES POR CALVINISTAS”

No salio por los periodicos, Juan Pablo II no se entero, en la Alianza Mundial Bautista no lo supieron, pero si sucedio.

Eran diez estudiantes del Seminario Bautista de la Habana. Estaban en diferentes años de sus estudios, eran de diferentes pueblos, algunos de ellos habian renunciado a sus estudios seculares, o a sus carreras profesionales con el proposito de ir a prepararse para el pastorado. Una cosa los unia: su deseo de aprender y servir al Senor. Por las noches, despues de las clases, se reunian en el cuarto de algunos de ellos y juntos se ponian a hablar de las doctrinas de la Gracia, o doctrinas Calvinistas. En esas charlas muchos aprendian, otros aclaraban dudas. Varios de ellos tenian ya solidez en sus conceptos de la doctrina calvinista.

Mientras ellos charlaban y discutian la doctrina, no se dieron cuenta que Judas estaba alli  agazapado en un rincon escuchando todo, y rechinando sus dientes por la envidia de ver como muchos de aquellos jovenes le superaban en conocimientos, en expresion verbal, en dominio de las Escrituras, en locuacidad. Judas se hacia pasar por uno mas, pero el no estaba alli para aprender calvinismo sino para abonar su envidia, su resentimiento, sus ansias de sobresalir. De vez en cuando aportaba algo para asi pasar inadvertido, y volver la noche siguiente. Judas no tenia buenas intenciones. Judas era el traidor. Mientras aquellos jovenes estudiantes se preparaban para su mision de evangelistas, maestros y pastores, Judas tenia otro tipo de “mision”.

Judas no podia soportar mas aquello, sus entrañas ya reventaban de la envidia, en su mente ya tenia elaborado un plan y se dirigio a la oficina del Rector del Seminario. Alli puso al tanto al Rector de que “… hay un grupo de alumnos calvinistas en este Seminario, estan trayendo ideas extrañas,  estan enseñando predestinacion y calvinismo por las noches en los dormitorios…” Del Rector paso al claustro de profesores, y asi comenzo la caceria de brujas dentro del plantel. Judas siguio adelante con su “mision”, continuo instigando a los profesores, siguio distorsionando la verdad con el solo proposito de ser tomado en cuenta como un “…alumno celoso de la doctrina….”,  que su nombre al menos se pronunciara dentro de aquellas aulas y ademas, creando conflictos en la Loma de Chaple, porque encima de Judas, habia uno “mas grande” que el. Solo faltaba el beso de Judas. Le pidieron los nombres y el los dio.

Los diez alumnos fueron citados a un concilio. Alli se les interrogo, se les hicieron preguntas doctrinales. La Inquisicion salio de su tumba y desplego sus banderas en la Loma de Chaple. Ellos se mantuvieron firmes. Ellos testificaron lo que creian. Ellos no estaban haciendo nada malo. Algunos de ellos ya estaban en el ultimo año de los estudios teologicos, otros en tercer año, y el resto en segundo y primero. En el concilio que la Inquisicion levanto contra aquellos diez jovenes calvinistas se puso al desnudo una gran verdad: muchos de aquellos jovenes sabian mas doctrina y dominaban mas las Escrituras que algunos de los profesores que los estaban juzgando. La Inquisicion hace concilios, juzga, condena, expulsa a los leprosos, pero no sabe nada de lepra.

El veredicto: quedan expulsados del Seminario por ideas calvinistas, “…ajenas a nuestra doctrina”.

Todos se fueron. Hicieron sus maletas con lagrimas en los ojos. Empaquetaron deseos, sueños. Nadie hablaba. Judas desde su rincon esbozaba una sonrisa al ver los resultados de su plan. Fueron expulsados por “leprosos”. Se fueron tristes, sin saber que camino tomar ahora, sus brujulas estaban dislocadas,…..pero con la satisfaccion que da el ser fiel a sus convicciones.

Casi con exacto cumplimiento biblico, a la semana siguiente, uno de los “leprosos”  regreso. Fue de los que estaban en cuarto año. Pidio que la Inquisicion se volviera a reunir para escuchar su retractacion. Alli, delante de los Inquisidores se retracto de lo que habia sostenido en el primer concilio. Dijo que lo habian “envuelto” en aquella otra doctrina, pero que a el en realidad no le gustaba. ¿La sana doctrina se mide por el gusto? Fue felicitado por la Inquisicion. Fue recibido de nuevo en el Seminario para terminar sus estudios. Este “leproso” regreso, pero no para agradecerle al Señor, sino para retractarse.

Ahora, al pasar el tiempo, los “leprosos” estan predicando el evangelio, sirviendo al Señor de diferentes maneras, algunos abrieron nuevas iglesias que se mantienen alumbrando a los hombres.

Judas termino sus estudios, cumplio la “mision” que le fue encomendada, fue felicitado como un cristiano “celoso de la doctrina” (¿cual doctrina? me pregunto yo….) comenzo su pastorado…, pero… fue sorprendido haciendo algo no muy “doctrinal” y fue separado del ministerio por la misma Inquisicion que un dia le dio palmaditas en la espalda. No fue la Inquisicion, fue el Señor que no le gusta poner sus ovejas en manos de Judas.

 Estuve cerca de todo este suceso. Me di cuenta que todavia habia hombres con principios, con convicciones, que no venden sus conciencias a un status quo. Tambien me di cuenta que muchos profesores de Seminario necesitan estudiar mas que es el Calvinismo, o sea, en este caso, necesitaban saber mas sobre “lepra”. Me di cuenta que muchos profesores de Seminario necesitan primero saber que es lo que creen antes de pararse delante de un aula a “enseñar”. Me di cuenta que la Inquisicion debia haber ido a las charlas nocturnas en los dormitorios antes de hacer concilios, emitir  juicios y lanzar veredictos. Y mas aun, me di cuenta, que todavia hoy el “Sanedrin” hace negocios con Judas.

Solo una pregunta de las tantas que me hice, quedo sin respuesta. ¿Como es posible que ese Seminario expulse a diez de sus estudiantes por calvinistas, cuando el Rector anterior era calvinista? La Inquisicion nunca pudo salir de su tumba ni desplegar sus banderas en la Loma de Chaple mientras Luis Manuel Gonzalez Peña fue el Rector del Seminario.

Antes de cerrar el libro, quiero decirles que lo mas que me impacto de este suceso fue ver con mis ojos en el tiempo, como Dios honra a quienes le honran, y como Su Justicia alcanza a quienes no obran de acuerdo a lo que se espera de un cristiano. Y sobre todo, que el Señor no pone sus ovejas en manos de Judas.